La polémica en torno a las prácticas selectivas de la cadena de restaurantes Sonora Grill avivó la discusión sobre la discriminación en la Ciudad de México, luego de que en los últimos meses, casos similares de exclusión contra determinados sectores de la población capitalina se han repetido, causando la indignación de unos grupos y las justificaciones de otros.

Una denuncia anónima vía redes sociales señaló al restaurante Sonora Grill, sucursal Polanco, por supuestamente separar a sus clientes de acuerdo con su aspecto. Aunque la cadena rechazó las acusaciones de prácticas racistas y clasistas, la exempleada Sofía Otero respondió con una serie de videos relatando su versión de cómo recibió instrucciones en este sentido cuando trabajaba en lugar.

En entrevista con Reporte Índigo, Temístocles Villanueva, diputado de Morena en el Congreso de la Ciudad de México, señala que la discriminación siempre ha estado presente en la capital, pero se ha vuelto más visible no solo por la difusión que permiten las redes sociales, sino también porque hay una mayor sensibilidad al respecto entre la población.

“Desgraciadamente, la discriminación racial, que siempre ha estado presente como una de las más graves en esta materia, había sido invisibilizada y normalizada al mismo tiempo. Entonces, pues nadie asumía que estuviera mal que en un restaurante te pudieran separar por tu apariencia física, por tu forma de vestir, por supuesto por tu color de piel”, expresa.

Al respecto, el Consejo para Prevenir y Eliminar la Dscriminación (Copred) inició una investigación sobre el caso, toda vez que la pobreza y tener la piel morena fueron señaladas como las principales causas de discriminación en la Ciudad de México de acuerdo con la encuesta dada a conocer por la institución en noviembre de 2021.

La pobreza, que en la Encuesta sobre Discriminación de la Ciudad de México edición 2017 era considerada como la cuarta causa de marginación con un 13.8 por ciento, en cuatro años subió hasta el primer lugar con 16.4. En tanto que la percepción de discriminación contra las personas de piel morena fue del 18.7 por ciento, dando un salto desde el 12 por ciento registrado anteriormente.

En junio pasado, el Congreso de la Ciudad de México aprobó un paquete legislativo contra la discriminación que reformó el Código Penal y, entre otras, las leyes de Cultura Cívica, Educación y de Fomento al Empleo para considerar una falta administrativa el vejar, intimidar o maltratar física o verbalmente a cualquier persona o grupo.

El diputado Villanueva Ramos destaca que “desde 2007 existe la sanción penal en el Código que establece hasta prisión por haber discriminado. La realidad es que el tipo penal resultaba bastante inaplicable, también muy subjetivo y, por lo tanto, muy complicado de implementar y no había generado un comportamiento en el comportamiento social”.

Con la reforma habrá sanciones como inhabilitación a funcionarios públicos que incurran en actos discriminatorios, multas a ciudadanos si los comenten en vía pública y hasta clausuras de establecimientos comerciales, centros laborales y educativos; por lo que el legislador morenista recalca la importancia de que las personas denuncien si son víctimas de un hecho así.

En este sentido, señala que “es muy importante darle seguimiento a las acciones que emprenda la alcaldía Miguel Hidalgo y, Copred, por su lado, está generando medidas para la no repetición”. Con lo que espera que se pueda resignificar y darle un nuevo valor a la placa de no discriminación que todos los establecimientos comerciales tienen.

La reacción a ‘los resentidos’ por la discriminación

El caso de Sonora Grill no es el único, en 2021 se registró el de una pareja homosexual a la que se le pidió retirarse de Six Flags por darse un beso. A ese se suma el de una mujer indígena a la que se le impidió usar el sanitario de clientes en Casa Lamm en febrero pasado o el de unas mujeres trans que fueron sacadas del baño de Cinemex Reforma 222 por presuntamente mostrar sus genitales a un menor de edad.

A la mayoría de estos actos y la indignación que causaron siguió una reacción de personas justificando las conductas discriminatorias, como hizo la diputada panista América Rangel, quien acudió al mencionado restaurante criticando “a los progres victimistas” y quien también difundió información falsa contra las mujeres trans con un tuit apócrifo del cine.

“Hay un sector conservador cada vez más pequeño, pero bastante reaccionario, que creen que son normas sociales generar discriminación, ‘que es parte de la tradición de nuestra ciudad, que tiene que ver con los valores familiares’, cosas completamente absurdas, fuera de lugar”, dice Temístocles Villanueva al contrastar el rechazo de estas conductas entre las juventudes capitalinas.

Además del pronunciamiento de Rangel Lorenzano, otras figuras como el columnista Carlos Mota también salieron en defensa del restaurante y en contra de los “resentidos que quieren dividir a México” bajo el argumento de que la cadena genera empleo. Ambas narrativas se utilizan constantemente para desacreditar cualquier denuncia de clasismo o racismo.

Respecto a esta tendencia, Villanueva Ramos plantea que “quien aún reacciona de forma negativa frente a las denuncias, frente a la corrección social del comportamiento de las empresas, en realidad creen que están en riesgo su estatus, su privilegio y por eso reaccionan de esa forma”. Recalcando la profunda relación entre racismo y clasismo en México.

Finalmente, hace hincapié en que no se está debatiendo si los mexicanos pueden tener acceso a restaurantes de lujo u otro tipo de establecimiento comercial, sino que estos mismos apliquen prácticas discriminatorias en contra de personas basándose en factores como su origen étnico, color de piel, apariencia física u orientación sexual.

Te puede interesar: “Yo creo que me contrataron por ser blanca”, exempleada de Sonora Grill continúa con revelaciones