Miguel Córdova, el joven en situación de calle que sobrevivió al colapso en la Línea 12 del Sistema de Transporte Colectivo (STC) ya fue localizado, luego de que usuarios en redes sociales emprendieran su búsqueda para ofrecerle un mejor empleo y condiciones de vida más favorable.

Luego de que se hiciera viral la historia del joven, el subsecretario de Turismo, Simón Levy, inició una convocatoria para encontrarlo y ofreció 8 mil pesos para la persona que le ayudara a dar con él.

“El que encuentre a este joven y me ayude a localizarlo en la Ciudad de México, le entregaré 8 mil pesos a quien lo haya encontrado. ¿Me ayudan a correr la voz?”, solicitó el funcionario.

Fue el usuario de Twitter Jaime Ortega quien compartió una fotografía al lado de Miguel Córdova y anunció sobre su hallazgo. Además renunció a la recompensa ofrecida por el funcionario para donársela al joven en situación de calle.


“Simón Levy, aquí estamos con Miguel, el dinero que ofreciste se lo quiero donar a él. Miguel pasa a diario frente a mi trabajo con su bolsa, donde va juntando pet, ojalá también puedas ayudarlo”.

El joven salió a la luz luego de dar su testimonio del momento en que presenció el colapso de la estructura del Metro, que dejó, hasta ahora, un saldo de 25 personas fallecidas.

“Siempre me quedo aquí debajo del puente de los Olivos o de Tezonco. Pero ayer venía de vender mis botellas de La Polvorilla, cerca de las Minas, y me regresé para por mi cobija”, narró Miguel, quien dormía debajo de la estructura que colapsó.

Alrededor de las 21:30 horas, se encontraba recostado bajo el puente con amigos suyos, platicando, luego de haber regresado de vender sus botellas y latas.


“Eran más o menos como las 10 de la noche cuando se escuchó como si tronara un fierro, se cimbró la banqueta donde estábamos nosotros acostados debajo del pilar, el segundo, donde están las cazuelas”.

“Se cimbró bien feo y tronó y se movió y nosotros salimos corriendo. Ni siquiera jalamos nuestras cobijas”, narró Miguel.

Los jóvenes salieron corriendo del lugar y tropezaron en la vía pública. “Nos caímos y se vio cómo se vino el Metro hacia abajo, así, en dos. Se hundió. Una desesperación de gente horrible, no le deseo a nadie que lo viva”.


“No me gusta platicar de esto porque lo que viví fue una cosa horrible. Gracias a la bendición de dios sigo vivo. Yo me dedico a juntar mis botellas y mis latas y de eso vivo todos los días, pero fue terrible”.

Te puede interesar: Ellos son Jeram y Beatriz, los novios rescatados entre escombros de la Línea 12