El nuevo proyecto de presa inundaría Acasico, Palmarejo y las tierras de cultivo de Temacapulín, señalan integrantes del Club Temaca en Los Ángeles


Pese a que la resolución de la SCJN exige que la cortina de El Zapotillo no supere lo 80 metros cuadrados, el fallo podría no ser acatado por la Conagua

http://youtu.be/FnJa8oKe80Q

“Lo reitero: Jalisco debe ser el principal beneficiado de las decisiones y no el que las padezca. No vamos a inundar Temacapulín”, señaló el gobernador de Jalisco Jorge Aristóteles Sandoval Díaz, el pasado 29 de enero desde su cuenta de Twitter @AristotelesSD. 

A siete meses de que el gobernador se comprometiera vía redes sociales a salvar de la inundación a Temacapulín, las promesas siguen en el aire. 

Con la resolución de la Suprema Corte que avala una altura de 80 metros en la cortina de la presa, el Ejecutivo dice haber cumplido a los habitantes, pero con dicha disposición todos sus campos de cultivo quedarán bajo el agua, advierten los voceros.

“Hay una coincidencia entre el Gobierno de Jalisco y la resolución de la (Suprema) Corte (…) que le quita los problemas al Gobierno del Estado porque la decisión ya no recae en este y que puede usar el gobierno de Aristóteles Sandoval cuando le reclamen”, señaló Guadalupe Sauceda Espinoza, abogado de los habitantes de Temaca. 

Para Sauceda Espinoza la altura de 80 metros implica la construcción de diques que dejarán a Temaca como “una isla”.

Además de que todos los terrenos de cultivo y ganado que se ubican en el lecho del Río Verde, así como los poblados de Acasico y Palmarejo, quedarán inundados.

“Dicen ellos que nos pongamos a trabajar el equipo técnico de nosotros como el de ellos, y que conjuntamente hagamos el proyecto de 80 metros, nosotros lo hemos pedido (el del Ejecutivo) muchísimas veces y no nos lo han mostrado”, reclamó Sauceda Espinoza. 

El abogado cree que la única forma de salvar a los tres pueblos es con una presa que no rebase los 60 metros.

Entre los compromisos asumidos por la Comisión Estatal del Agua estaba el de enviar una carta a la Conagua y al Gobierno de Guanajuato en la que Jalisco asumía la postura de no construir una presa mayor a 80 metros, pero hasta la fecha eso no ha sucedido.

Para Saucedo Espinosa lo que la gente pide son “señales” de que el Gobierno de Jalisco está de su lado.

Pero la fricción ha motivado que en el Movimiento Salvemos Temacapulín haya inconformidad y desconfíen de las autoridades.

Advierte que si se mantiene en la línea de no informar la propuesta técnica del proyecto de 80 metros (que la Comisión Estatal del Agua ya elabora) entonces los pobladores de Temacapulín radicalizarán su postura.

“Nosotros no vamos a otra mesa de diálogo hasta que se mande esa carta (…) ellos dicen que con la resolución de la (Suprema) Corte se nulifica, lo entendemos, pero eso era un compromiso y son señales que la comunidad está pidiendo”.

En cuanto a la Conagua, el abogado presume que “por debajo del agua se están moviendo para ver cómo le dan la vuelta a esta resolución (…) ellos proyectaron una presa para 105 metros, con cimientos para 105 metros, ¿qué significa una presa de 80 metros? que tienen que readecuar el proyecto de ingeniería”.

Reporte Indigo solicitó una entrevista a Conagua para conocer su postura. Pero la oficina de comunicación negó la petición bajo el argumento de que el titular no dará ninguna versión ni de El Zapotillo ni de ningún otro proyecto.

Cuestionado sobre si existe la posibilidad de que la resolución de la Suprema Corte se acate y no quede en letra muerta como ha sucedido en otros casos, el abogado responde que existe ese riesgo: 

“Es muy real, en México así pasa y hay muchos fallos que no se cumplen, ahí está el de los Yakis con el acueducto de independencia (…) está el problema de los compañeros que se oponen a la minera San Javier en San Luis Potosí; han ganado todas las resoluciones, pero no las pueden ejecutar”.

Los Hijos Ausentes se pronuncian

En un comunicado, la asociación de hijos e hijas ausentes de Temacapulín, radicados en Estados Unidos conocido como el Club Temaca en Los Ángeles, exige a las autoridades del Estado que reconsideren la construcción de la presa.

En su versión, las instituciones gestoras del agua no solo no contemplaron la opinión de la población en la construcción de la presa, tampoco consideraron que la zona está afectada por la escasez de agua que, sumada a los efectos del cambio climático, ha hecho crisis en productores de ganado de Los Altos de Jalisco.

Refieren que aunque ya existe una resolución de la Suprema Corte de Justicia de la Nación respecto a la altura de la cortina “La presa El Zapotillo sigue siendo una amenaza social y ambiental para la vida de un poblado de la región”.

Agrega que con la construcción de la cortina a 80 metros se  incluye la edificación de diques que rodearán a la comunidad y que significan “un riesgo latente de inundación. 

 “Las tierras de los habitantes campesinos y ganaderos se perderían y de esta manera se amenaza su subsistencia y se viola su derecho a la alimentación”, refiere el documento.

Respecto a las mesas de trabajo que actualmente se llevan con el Gobierno del Estado y otras autoridades, a vista de los habitantes “han dado pocos resultados para las comunidades” y no han garantizado el cumplimiento de acuerdos. 

Exigen, entre otras cosas, que la Comisión Nacional del Agua, la Comisión Estatal del Agua, el Gobierno de Jalisco y el Gobierno de Guanajuato informen y consulten a las comunidades y a la región Alteña sobre las consecuencias y efectos sociales y ambientales de la modificación del proyecto de presa El Zapotillo.

Y que con ello se garantice que “no representará ningún riesgo para los poblados de Temacapulín, Acasico y Palmarejo”.

También piden que las mesas de trabajo establecidas entre las comunidades y el Gobierno de Jalisco “garanticen jurídica y políticamente la modificación de los convenios establecidos con el gobierno de Guanajuato”.

Finalmente destacan que Jalisco debe “recuperar el equilibrio de sus acuíferos sobreexplotados y mantener los ríos y fuentes de abastecimiento que cada vez son más limitadas para los diferentes usos”.

Según los afectados, se debe contar con mecanismos legales que le permita al Estado defender la soberanía del agua. 

Juicio político, sin avances

Para el abogado de los habitantes de Temacapulín, Guadalupe Sauceda, el Gobierno del Estado solo ha administrado el conflicto en la zona sin realmente ofrecer soluciones a la población, “esperemos que no sean llamaradas de petate para salir al paso”, apunta.

El secretario General de Gobierno, Arturo Zamora Jiménez, dijo a mediados de agosto que se emprenderían acciones en contra del exmandatario de Jalisco, Emilio González Márquez, por malos manejos en la construcción de la presa El Zapotillo.

La propuesta de juicio político se dio a una semana de que la Suprema Corte emitiera la resolución  a fin de que la altura de la cortina quedara en 80 metros.

Sin embargo, desde entonces no se ha informado nada a la población, señala el abogado defensor, quien refiere que solo conocen lo que se ha expuesto en la prensa.

El juicio político deberá ser solicitado por los diputados locales a la Cámara de Senadores.

En enero de este año, organizaciones como el Centro Jalisciense de Apoyo al Adulto Mayor y al Migrante y de la Coordinadora 28 de Mayo exigieron que se iniciara el julio político en contra de González Márquez por despilfarro y desfalco a las arcas publicas.

No obstante el repudio, ninguna de las dos propuestas de juicio ha tenido eco en los diputados de la 60 Legislatura.