"Yo lo definiría, con las palabras de Luis Donaldo Colosio, candidato, a propósito de Manuel Camacho: ‘este Manuel no cambia porque no aprende’"

Carlos Salinas de Gortari

Expresidente de México


“Padece de amnesia, de pérdida parcial de la memoria. Y no es por razones de salud —que serían respetables— sino por una soberbia que desafortunadamente no aprendió a dominar”

Manuel Camacho

Senador PRD


"Si fuera irrelevante no me hubiera dedicado la entrevista…"

Manuel Camacho

Senador por el PRD


"Mire, cuando las gentes se vuelven irrelevantes buscan cómo recuperar cierta relevancia..."

Carlos Salinas de Gortari

Expresidente de México


"Le recomendaría a Ebrard que comparta con el partido todo su esfuerzo. Creo que debiéramos cuidar nuestras expresiones. En eso hay que evolucionar, en una convivencia y un lenguaje sano"

Miguel Barbosa

Coordinador del PRD
en el Senado


"Pronto exigiremos a la dirigencia nacional del Partido de la Revolución Democrática que dejemos de ser la comparsa del Revolucionario Institucional y poner en su lugar a Peña Nieto"

Marcelo Ebrard

https://www.youtube.com/watch?v=GXOD1AuDBLY

Hoy no es un buen día para celebrar San Valentín en la escena política mexicana. 

Cupido no es un personaje bienvenido en las altas esferas de la partidocracia.

El nivel de despecho es tan alto que no existe comisionado que logre resarcir el daño, restablecer el diálogo.

Hoy los amorosos NO callan. 

Al contrario, hablan mal de quien alguna vez fue su incondicional y dejan claro que ya no son aquella “pareja ideal” de la que cantaban Marisela y Marco Antonio Muñiz.

Son rompimientos que fueron más que evidentes durante los últimos días y calan en lo más hondo del sistema político mexicano, alcanzando los tres principales partidos.

Sin duda, el desencuentro que más llamó la atención fue el que provocó la entrevista que El Universal realizó a Carlos Salinas de Gortari y se publicó el lunes 10 de febrero.

Ahí el expresidente desenterró temas claves para la política nacional, pero uno en particular dio el flechazo en uno de sus más cercanos excolaboradores:

“Mire, cuando las gentes se vuelven irrelevantes buscan cómo recuperar cierta relevancia…”, dijo enviando un dardo envenenado a Manuel Camacho Solís.

Lo que vino después fue una guerra de misivas en la que una cosa quedó clara: el rompimiento de una dupla legendaria en la política mexicana.

La aparición de este personaje fue más allá y removió otro tipo de pasiones que involucran un cortón más profundo, el de Salinas con Enrique Peña Nieto y Ernesto Zedillo.

Pero no solo el PRI quedó resentido. 

El Partido Acción Nacional vivió un capítulo más de un divorcio azul que según los parientes cercanos, no terminará nada bien.

El miércoles 12 de febrero senadores panistas identificados con el grupo político de Ernesto Cordero dieron a conocer que denunciarán ante el IFE a Gustavo Madero por actos anticipados de campaña.

Ese día también se anunció la formación del frente Todos Unidos Contra Madero (Tucom), que coincidió en las siglas de los priistas unidos contra Madrazo del 2006, y que fue muy efectivo. 

Lo cierto es que este episodio es uno más dentro de la novela que narra la historia de dos protagonistas que se desean la muerte política: Felipe Calderón y Gustavo Madero.

Pero eso no fue todo. En el PRD una reunión provocó los celos y las sospechas de un amasiato partidista.

El 10 de febrero Marcelo Ebrard apareció con la cúpula de Movimiento Ciudadano anunciando un “Polo Progresista”, en el que trabajarán en conjunto en contra de las leyes secundarias de la reforma energética.

Y aunque el PRD también está invitado a este movimiento, grupos al interior del perredismo levantaron la ceja al ver un mensaje detrás del anuncio del postulante a liderar el PRD.

¿Estará siendo infiel Ebrard al partido que lo impulsó? ¿Hay otras voces que le hablan al oído y están intentando seducir al ex jefe de gobierno para buscar un partido alterno?

Este año no habrá chocolates ni flores. En la política mexicana las flechas de Cupido son de guerra y no de amor.

> PRD – EBRARD

‘Tu ropa huele a leña de otro hogar’

El camino de la elección del nuevo presidente del PRD está muy lejos de ser una luna de miel.

Y es que esta semana apareció un mal tercio: el partido Movimiento Ciudadano (MC).

El lunes 10 de febrero el ex jefe de gobierno del DF apareció en una rueda de prensa en San Lázaro, junto con Dante Delgado y Ricardo Monreal, ambos dirigentes del MC.

Ebrard y dicha agrupación política convocaron al PRD y al PT a conformar un grupo que frenara la aprobación fast track de las leyes secundarias de la reforma energética.

La simple imagen fue considerada al interior del PRD como una provocación del aspirante a tomar la dirigencia del partido del sol azteca.

Pareciera que Marcelo Ebrard le dijera a Jesús Zambrano: “Entonces yo daré la media vuelta y NO me iré con el sol…”.

Y es que el recién estrenado “Polo Progresista” trae el apellido del “Movimiento Progresista” que tanto ha promovido el ex jefe de gobierno como plataforma política.

Sin embargo el distanciamiento hacia la dirigencia del PRD no es nuevo. Ya no hay cortejo en la relación. 

Desde septiembre de 2013 Ebrard pintó su raya con Los Chuchos y el Pacto por México que firmaron con la administración actual.

“Pronto exigiremos a la dirigencia nacional del Partido de la Revolución Democrática que dejemos de ser la comparsa del Revolucionario Institucional y poner en su lugar a Peña Nieto, y demandar y organizarnos para que la próxima renovación del PRD encabece la oposición nacional, respalde las causas que nos han dado origen, y exigir que no tengamos un presidente de partido aplaudiéndole a Peña”.

Por eso no extrañó que Ebrard haya comenzado a enviar señales de que podría haber divorcio en puerta.

Porque para muchos, aunque Movimiento Ciudadano no representa un partido con el suficiente peso para las aspiraciones de Ebrard, podría representar una plataforma muy útil para sus planes al 2018.

Su camino ya lo había dejado claro durante una entrevista con Reporte Indigo:

“Si el PRD se va a un papel satelital, ya olvídate de qué quiera hacer yo en el 2018, yo ya no voy a estar ahí. Digo no queremos un papel satelital, y creo que es mi caso”.

¿Aceptará Ebrard darle el “sí” a otro pretendiente?

¿Seguirá el ejemplo de López Obrador quien se buscó a otra “Morena”?

Eso está por verse.

> CAMACHO – SALINAS

‘Por eso vete, olvida mi nombre, mi cara, mi casa y pega la vuelta…’

Es difícil hablar de amistades en la política y menos cuando se desarrolla al interior de esa extraña residencia llamada Los Pinos.

Sin embargo, si hay una pareja política que siempre estuvo confabulada en el servicio público, es la de Carlos Salinas y Manuel Camacho.

Y aunque los encuentros y desencuentros de estos dos personajes han sido notorios, la entrevista al expresidente publicada esta semana por El Universal provocó un cisma… que duró varios días.

El primero en dejar en claro que la luna de miel había terminado fue Carlos Salinas cuando le confesó al periodista  Rogelio Cárdenas que Camacho era un personaje “irrelevante”.

“Mire, cuando las gentes se vuelven irrelevantes buscan cómo recuperar cierta relevancia…”, dijo el priista.

Y remató: “Yo lo definiría, con las palabras de Luis Donaldo Colosio, candidato, a propósito de Manuel Camacho: ‘este Manuel no cambia porque no aprende’”.

En materia electoral, también le dio su “repasada”.

“Camacho fue candidato a la presidencia en el 2000, y no sacó ni 1% de los votos. ¡Qué razón tuvo el PRI de no hacerlo candidato en 94!”.

Las palabras del presidente tuvieron diversas lecturas que a su vez generaron varias teorías. ¿A quién le habla?, ¿por qué en este momento?

Y la teoría del quiebre se reforzó cuando se refirió –sin nombrarlo– al sexenio de Ernesto Zedillo.

“Luis Donaldo era un gran político, un hombre de visión modernizadora y un excelente economista. No hubiéramos tenido error de diciembre con Luis Donaldo Colosio”.

Al otro día Manuel Camacho le respondió:

“Padece de amnesia, de pérdida parcial de la memoria. Y no es por razones de salud —que serían respetables— sino por una soberbia que desafortunadamente no aprendió a dominar”.

Y reviró usando las palabras del político de Agualeguas.

“Si fuera irrelevante no me hubiera dedicado la entrevista…”.

Muchos pensaron que el pleito terminaría ahí. Que Salinas de Gortari dejaría el tema por la paz. 

Sin embargo en el intercambio de adjetivos se dejaba entrever que la relación Camacho-Salinas no es cualquier binomio. Tienen mucho en común. Saben muchas cosas uno del otro.

Como respuesta, vino otra carta del expresidente:

“Manuel fue un colaborador leal y con entusiasmo aceptó ser empleado en tres puestos del gobierno que hoy denuesta (además de haber sido por cuatro años subsecretario en la Secretaría de Programación y Presupuesto que yo encabecé). 

“El prestigio que hoy puede tener, deviene de estas responsabilidades y no de los tumbos que ha dado por tres o cuatro partidos políticos”.

Quien alguna vez fue comisionado para la paz en Chiapas, ya no respondió.

> CALDERÓN – MADERO

‘Se ve que no te voy, se ve que no me vas’

Si existe un divorcio ruidoso, violento y bélico ese es el que se vive en Acción Nacional.

Los personajes a los que se les acabó el amor son Felipe Calderón y Gustavo Madero, y sus hijos políticos ya tomaron partido.

Por un lado están los incondicionales al actual líder del PAN,  que busca repetir como presidente de su partido. Personajes como Jorge Luis Preciado y Luis Alberto Villarreal respaldan a Madero.

Por otro, están los calderonistas de hueso colorado como Maximiliano Cortázar, Javier Lozano, Roberto Gil Zuarth, Mariana Gómez del Campo y por supuesto Ernesto Cordero.

Hace pocas semanas, este último personaje le pidió a un diputado panista: “Ustedes tienen la posibilidad de hundir a (Luis Alberto) Villarreal y hundir a (Gustavo) Madero”. 

Y es que la separación ha estado lejos de ser civilizada. Pero a decir verdad, los blanquiazules se “han puesto de pechito” y los escándalos no se han dejado esperar.

Desde los moches en la cámara de diputados, las fiestas de Preciado y las llamadas de Cordero, las dos partes se han empecinado en perder puntos frente al electorado.

Sin embargo esta semana, cual esposos despechados, las diferencias se recrudecieron.

El miércoles 12 de febrero nació el Tucom (Todos Unidos Contra Madero), una agrupación que como su nombre lo dice, crea un bloque contra el actual líder.

Al igual que lo hicieran los gobernadores priistas en 2006 contra Madrazo, los panistas rebeldes demostraron que la escuela tricolor también es para los azules. 

El Tucom amenazó con denunciar al presidente del PAN al IFE por anticiparse a la campaña, y por malos manejos financieros al interior del partido.

Por si fuera poco, ese mismo día por la noche, el más Tucomista de los Tucom, volvió a la escena pública.

El expresidente Felipe Calderón reapareció en la presentación de su Fundación Desarrollo Humano Sustentable y, aprovechando la atención pública, utilizó los micrófonos para enviarle un “cariñito” a Madero.

“Me siento muy orgulloso de ser panista, pero a la vez muy triste de la realidad por la que está atravesando el partido”, le dijo en entrevista a Ciro Gómez Leyva en Radio Fórmula.

“Tengo mis diferencias evidentemente. Con la dirigencia actual hay prácticas y circunstancias que yo no acepto y que me han mantenido alejado del PAN desde que salí de la Presidencia de la República, y así estaré porque no coincido con algunas cosas”.

Gustavo Madero se limitó a responder que era respetuoso de la opinión del expresidente.

¡Cierren las puertas señores!… La batalla del año está por comenzar.