Durante la sesión de la Comisión Permanente del Congreso de la Unión, Morena no logró convocar a un periodo extraordinario de sesiones al sumar 20 votos a favor y 12 en contra, así como la abstención de las senadoras de Morena, Margarita Valdez y Bertha Caraveo, y del panista Marco Antonio Adame, lo que influyó para que no se juntaran las dos terceras partes requeridas.

Con ello, de nueva cuenta se pospone retirar el fuero a los diputados Mauricio Toledo y Saúl Huerta, así como al fiscal de Morelos, Uriel Carmona, acusados por diversos delitos.

En la misma situación quedan otros temas, entre ellos la ratificación de los nuevos secretarios de Hacienda, Rogelio Ramírez de la O, y de la Función Pública, Roberto Salcedo, y ajustes a la ley de revocación de mandato, además de la ampliación para el inicio de la entrada en vigor de la Ley Laboral, en el rubro de subcontratación u outsourcing.

Los panistas afirmaron que es el partido guinda el que trata de evitar el desafuero de Saúl Huerta, y la senadora Kenia López Rabadán calificó de “hipócritas” a los morenistas que intentan “proteger a un pederasta”.

El senador Ricardo Monreal, en conferencia de prensa, culpó a la oposición del resultado para que, en el caso de la Cámara de Diputados, se erija como jurado popular y desaforar a los diputados y al fiscal.

Además, no se aprobó ampliar el plazo para que las empresas u organismos que tienen contratado al personal bajo el régimen de outsourcing puedan llevar a cabo los trámites que mandata la reforma a la Ley Laboral.

Aclaró que el presidente de la República no podrá emitir un decreto para ampliar el plazo, pues es solo facultad del Legislativo; sin embargo, pidió a la oposición hacer un esfuerzo para votar por otro periodo extraordinario, en donde únicamente se trate ese tema y no se perjudique a millones de trabajadores.

Al término de la votación, el presidente de la Mesa Directiva, Óscar Eduardo Ramírez Aguilar, señaló que, “en consecuencia, se tiene por desechado el dictamen. Archívese como asunto concluido”, lo que provocó confusión entre los legisladores de Morena, pues consideraron que hubo un “pequeño error” para enviar el dictamen a la Primera Comisión del Congreso de la Unión.

Petición que finalmente se aprobó por la mayoría de Morena, por lo que el dictamen “sigue vivo”, destacó el coordinador de los senadores de la mayoría legislativa, Ricardo Monreal.

También puedes leer: PRI aún podría jugar como opositor y aliado en Congreso