El gobernador de Nuevo León, Rodrigo Medina de la Cruz, destacó ayer en el Senado de la República el trabajo de seguridad realizado en la entidad, enfatizando los sistemas de control interno.

La participación del gobernador se presenta días después de que un elemento de seguridad de la alcaldesa de Monterrey con licencia, Margarita Arellanes, fue detenido por la PGR acusado de dirigir una banda de secuestradores.

El pasado 13 de enero, elementos de la Policía Federal detuvieron Antonio González Abad, escolta de la precandidata a la gubernatura del estado, a quien acusaron como jefe de una banda de secuestradores.

Junto a González Abad fueron señalados tres elementos de la Policía de Monterrey; dos de ellos también eran escoltas de Arellanes y se encuentran prófugos. González Abad había sido evaluado como confiable por el Estado.

En su cátedra referente a la depuración de corporaciones, Medina de la Cruz urgió a los municipios a sanear las dependencias para que el modelo de seguridad en México sea óptimo.

“¿Con qué vamos a combatir?, con policías, con agentes investigadores, es muy importante que nos aseguremos de depurar a las  corporaciones para poder lograr el mando unificado.

“Lo primero que hay que ver en una crisis, si hay que combatir al enemigo, cuál es mi ejército, con cuántos policías cuento buenos, cuántos son los que sí funcionan, cuáles son los que dan resultados, los que sean, prefiero tener 10 que sean buenos a mil malos”, dijo el gobernador.

Medina de la Cruz asistió a la Cámara Alta como participante en una serie de audiencias públicas en Materia de Seguridad y Justicia, como parte de un análisis previo a la aprobación de las reformas hechas en diciembre pasado por el presidente de la República, Enrique Peña Nieto.

‘Evidencia la simulación’

Ante la detención del escolta de Margarita Arellanes, el coordinador de su campaña denunció que el gobierno de Rodrigo Medina no aplicó correctamente los exámenes de control y confianza.

“Es inadmisible que las pruebas de confianza realizadas por el Gobierno de Rodrigo Medina no sean confiables, y este hecho pone de manifiesto la simulación y malos resultados en la revisión de los cuerpos policiacos en nuestro estado”, declaró Arturo Salinas Garza.

Pero el Gobierno del Estado afirmó que en enero del 2012 se avisó al Ayuntamiento que el guarura había sido declarado “aprobado con restricciones”.

El choque de declaraciones ha seguido entre las partes, dejando en evidencia la vulnerabilidad de los actores y la permisión con que se manejan los asuntos de seguridad.

En su ponencia ante los senadores, el gobernador refirió que el trabajo conjunto con la Federación, la implementación de una estrategia basada en resultados y financiamiento para seguridad, son las principales medidas a tomar para el combate a la inseguridad.