Las 15 empresas suscriptoras del acuerdo antiinflacionario del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) recibirán una licencia única universal para sus importaciones que las exime de pagar el impuesto correspondiente y cumplir las revisiones sanitarias. Esto a cambio de mantener bajo control los precios de la canasta básica.

Rogelio Ramírez de la O, secretario de Hacienda y Crédito Público, anunció que “el Gobierno federal otorga a las empresas firmantes de este acuerdo una licencia única universal que, por lo que hace a las actividades de importación y distribución de alimentos e insumos para el envase de alimentos de dichas empresas se exime de todo trámite o permiso”.

Además del impuesto general de importación, se incluyen los trámites del Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad (Senasica) y de la Comisión Federal para Riesgos Sanitarios (Cofepris). Por lo que “la autoridad suspenderá la revisión de toda regulación que se considere que impide o encarece la importación o internación de alimentos y su movilidad”.

Las empresas beneficiadas son Tuny y Grupo Pinsa-Dolores de atún; Grupo Gruma-Maseca y Grupo Minsa de tortillas; Bachoco, Socorro y San Juan de pollo y huevo; Sukarne y Grupo Gusi de carne de res; Opormex y Sigma Alimentos de carne de cerdo; además de Valle Verde y los distribuidores Soriana, Chedraui y WalMart.

Lee también: AMLO y empresarios alimentarios firman acuerdo antiinflacionario para dejar canasta básica en mil 39 pesos

Tras suscribir el acuerdo, el primer mandatario recalcó como positivo el que “se les entregue la licencia para que ustedes puedan, si se necesita, importar ya sea alimentos o insumos y que no tengan que padecer el viacrucis que es hacer trámites por distintas dependencias”. Señalando que estos trámites también los padecen en el Gobierno.

AMLO también destacó que esta licencia otorgada a las 15 firmas privadas líderes en producción y distribución de alimentos ayudará al libre comercio y generará competencia, lo que a su vez servirá para mitigar la inflación. Por lo que también dejó abierta la puerta para que más empresas del sector alimentario se sumen más adelante.