Con sus 26 mil 909 militantes, el PAN de Nuevo León se consolidó como la tercera entidad a nivel nacional con el mayor número de panistas, sólo superado hasta hoy por el Estado de México y Jalisco
La diputada Imelda Alejandro cuenta con la estructura política de la zona rural al norte de Nuevo León, votos que han sido trabajados por la alcaldesa con licencia de Monterrey
En el acuerdo previo, el Grupo San Nicolás daba como triunfador de la elección interna a Sergio Cavazos para la diputación del distrito 5 local, que terminó ganando Marco Antonio Martínez

En la carrera por la candidatura del PAN a la gubernatura pasó lo impensable.

Y es que la ventaja que tenía la precandidata Margarita Arellanes se acortó de manera dramática en la recta final con respecto a su contrincante, Felipe de Jesús Cantú.

Ambos llegan a la elección interna de este domingo en igualdad de condiciones en las preferencias de los militantes, lo que provocó que esta semana los dos echaran toda “la carne al asador”.

El objetivo fue amarrar de último momento  a las mayores estructuras políticas que manejan los hilos de poder en el PAN en la entidad.

El padrón panista en Nuevo León está conformado por 26 mil 909 miembros, quienes  votarán para elegir este domingo a su candidato a la gubernatura en las próximas elecciones del 7 de junio.

Reporte Indigo adelantó que grupos de poder con una extensa militancia política traicionarían el apoyo que habían comprometido a Margarita Arellanes. Y sucedió.

Zeferino Salgado Almaguer, quien encabeza el Grupo San Nicolás, retiró el apoyo a la alcaldesa con licencia de Monterrey.

Trascendió que Salgado Almaguer buscaba ciertas posiciones en el gabinete de Arellanes , en caso de que ganara la gubernatura, pero ella no cedió. 

Ante esto, el pasado lunes, Salgado le dijo a Margarita que no tendría su apoyo.

En el acuerdo previo, también este grupo daba como triunfador de la elección interna a Sergio Cavazos para la diputación del distrito 5 local.

No obstante,  ganó la contienda Marco Antonio Martínez, y esto provocó el rompimiento del líder de los nicolaítas de Salgado con el grupo de Arellanes.

San Nicolás tiene un padrón de 3 mil 948 afilados.

Según fuentes de este grupo, la situación alarmó a la precandidata y al siguiente día se reunió con el candidato a la alcaldía de Monterrey, Ivan Garza, y con José Serrano, ambos dirigentes de la División del Norte,  para pedirles el apoyo y sacar la elección interna. Y éstos dos  le dieron su apoyo.

 “Está cerrada la elección… digamos que un 50 y 50.  El que más se mueva gana” dice una fuente cercana a la División del Norte, grupo qué llevó al triunfo en las internas panistas a Ivan Garza como candidato albiazul para la alcaldía de Monterrey.

Este grupo apoya a Margarita Arellanes. Monterrey cuenta con  7 mil 50 afiliados.

La decisión de Salgado Almaguer, dice la fuente,  pone en igualdad de condiciones a ambos precandidatos albiazules.

Es clave el senador Gracia

En la votación interna panista aparece en el escenario  la estructura política del senador Raúl Gracia.

El senador sería clave para inclinar la balanza para la elección del candidato a la gubernatura del próximo domingo.

El acarreo que marque el senador Raúl Gracia será fundamental para cargar los dados para cualquiera de los dos aspirantes a la candidatura,  esto puede significar el triunfo para Margarita Arellanes o para Felipe de Jesús Cantú.

Gracia, en entrevista con Reporte Indigo, negó una fractura con el grupo de Arellanes y el coordinador de la precampaña de la alcaldesa con licencia, el diputado federal Arturo Salinas.

Y se habría manifestado a favor del proyecto de  la exalcaldesa de Monterrey.

Sin embargo, en los últimos dìas ordenó a los militantes de su estructura voto libre.

Sin embargo, los diputados locales Alfredo Rodríguez y Rebeca Clouthier, afines al senador Raúl Gracia, mostraron su apoyo públicamente a Felipe de Jesús Cantú.

De esta manera es como juegan sus cartas los tres principales grupos del PAN, en el camino a la campaña por la gubernatura de Nuevo León.

La fuerza en la zona rural

Imelda Alejandro de la Garza, diputada local por el distrito 21, saltó al escenario de negociaciones internas panista para defender a Arellanes.

Ella cuenta con la estructura política de la zona rural al norte de Nuevo León, votos que han sido trabajados por la alcaldesa con licencia de Monterrey. 

Sufragios que al final podrían ser “oro molido” para cualquiera de los dos precandidatos.

Otros votos que se disputarán ambos precandidatos son en Escobedo, que tiene 803; Apodaca, 877, y Juárez, 415. 

Esta militancia recientemente fue visitada por Margarita, además de la zona citrícola y el sur del estado.

Aunque esta militancia no representa muchos sufragios, en una elección cerrada cualquier voto a favor será bueno para ambos competidores.

Pese a que el debate entre ambos precandidatos panistas se había caído, el equipo de Margarita volvió a plantearlo el miércoles.

Pidió que no se realice en el Comité Ejecutivo Estatal,  como lo propone Cantú.

Por la noche del miércoles, Felipe de Jesús llevó la petición a la sede estatal panista. Por los tiempos de precampaña, hoy es el último día en que podrían debatir.

La guerra de afiliaciones

Reporte Indigo documentó que el padrón panista de Nuevo León cerró con 26 mil 909 militantes albiazules.

Esta cifra del padrón representa un incremento de un 131 por ciento, en comparación con los militantes que estaban aceptados oficialmente hasta mayo del año pasado en el Registro Nacional de Miembros.

Los 26 mil 909 militantes del PAN de Nuevo León lo convierte en la tercera entidad a nivel nacional con el mayor número de panistas, sólo superado por el Estado de México y Jalisco.

Este crecimiento se registró en medio de la crisis del panismo nacional, tras su debacle en la elección presidencia.

Pero en Nuevo León, contrario a las expectativas, experimenta un auge que lo llevó a duplicar su padrón en sólo cuatro meses.

La guerra entre los grupos de poder, de registrar cada vez más afiliaciones para mantener el control del PAN local, duplicó en tan sólo cuatro meses el padrón albiazul de miembros adherentes.

La moneda está en el aire y hoy y mañana se dará la última oportunidad para amarrar acuerdos de cara a las elecciones.

El grupo de la División del Norte, de José Serrano e Iván Garza, hasta ayer apoyaba la candidatura de Arellanes.

La División del Norte es el grupo que representa la mayor cantidad de votos en el estado por su control en Monterrey y su alianza con el alcalde de Santa Catarina, Víctor Pérez.