En una situación de desastre natural que no tiene precedentes históricos –de acuerdo al gobierno federal– el secretario de gobernación Miguel Ángel Osorio Chong realizó la declaratoria de “emergencia nacional”. 

Con solo tres estados exentos de las afectaciones que ha provocado el huracán Ingrid y la depresión tropical Manuel, toda la fuerza del estado mexicano ha sido movilizada para coordinar las acciones de rescate y ayuda humanitaria a las zonas más afectadas.

Dado que la agenda nacional de riesgos a la seguridad nacional contempla los desastres naturales, un alto funcionario de seguridad del gobierno federal relató a Reporte Indigo que, luego de varios reportes y reuniones del Consejo de Seguridad Nacional, se determinó que la situación por la que atravesaba el país era única en la historia.

Y ante ello, el presidente Enrique Peña Nieto ordenó que se instalaran los comités nacionales de emergencia. 

El comandante supremo de las fuerzas armadas tomó la decisión en vísperas del 203 aniversario de la Independencia de México, luego de que reportes de Conagua, Sedena, Marina y Cisen, evaluaran la situación. 

Esto después de la conformación de una masa de nubosidad perteneciente a dos fenómenos meteorológicos de alta precipitación. 

El presidente no dejó pasar más tiempo y reunió al gabinete federal para dar órdenes sobre el plan que habría trazado con su equipo de Seguridad Nacional.

Encomendó a 10 secretarios de Estado encargarse de la coordinación entre el gobierno federal, las fuerzas armadas y las autoridades locales para los esfuerzos de rescate y ayuda humanitaria.

Indicó que ante el riesgo del desbordamiento de más de una decena de ríos y más de 100 presas, incluyendo las generadoras de electricidad de la CFE, el presidente ordenó el desplazamiento de secretarios de su gabinete a  por lo menos 10 estados: 

Jorge Carlos Ramírez, de Desarrollo Agrario y Urbano, a Colima; Mercedes Juan,  de Salud, a Oaxaca; Ernesto Nemer, subsecretario de Sedesol, a Chiapas; Pedro Joaquín Coldwell, de Energía, a Puebla.

Alfonso Navarrete, del Trabajo, a Nuevo León; Enrique Martínez, de Agricultura, a Veracruz; Emilio Chuayffet, de Educación, a Tabasco; Rosario Robles y Gerardo Ruiz Esparza, de Sedesol y SCT, a Guerrero.

El subsecretario de Gobernación, Luis Enrique Miranda, a Tamaulipas; Y Claudia Ruiz Massieu, de Turismo, a Hidalgo.

La entidad más afectada, de acuerdo a cifras, es Guerrero.

La seguridad nacional que no se ve

Con un número aproximado de 50 muertes en todo el país como consecuencia de las tormentas, las dependencias federales encargadas de coordinar los esfuerzos han trabajado contra reloj. 

Especialmente, la Secretaria de Gobernación, en que recae la responsabilidad de uno de los retos nacionales más serios que ha enfrentado su encargado, Miguel Osorio Chong.

Habrá que recordar que la Segob está encargada de la agenda de Seguridad Nacional y también de la Ley General de Protección Civil. 

Gobernación debe mantener una estrecha y marcada colaboración con el Ejército para que el Plan DN-III E sea implementado, así como el moderno Plan Marina.

Así lo expone la ley, que en adición, supone una emergencia cuando el groso de la densidad poblacional de alguna región determinada sufre de afectaciones terciarias.

Por ello la necesidad que las diversas autoridades federales, estatales y municipales determinen e implementen acciones de protección civil apropiadas para la prevención, auxilio y recuperación de la población en zonas de desastre.

Más de este tema
Tras la tempestad, ¿viene la lana? 
— El efecto mediático de Peña Nieto