Los embarazos gemelares, o múltiples, son considerados raros por los profesionales de salud, además de que muchos ginecólogos consideran que se tratan de embarazos de alto riesgo que obligadamente acabarán en una cesárea antes de las 40 semanas.

Aunque se tratan de eventos conceptivos fortuitos, hay ciertas condiciones que predisponen a que una pareja que concibe tenga mayores probabilidades de procrear más de un bebé en una fecundación.

Los embarazos gemelares son más frecuentes en madres mayores que en jóvenes, pues al aumentar la edad los cambios hormonales que se presentan en el cuerpo de la mujer provocan que se libere más de un óvulo a la vez.

La raza de la madre, antecedentes gemelares en su familia así como el sometimiento a tratamientos de reproducción asistida, también aumentan la posibilidad de concebir más de un bebé.

Aún más raros son aquellos casos en los que se procrean gemelos idénticos, pues son más comunes aquellos mellizos en los que el padre fecunda, con dos espermatozoides, dos óvulos distintos y cada mellizo posee su propia placenta y saco amniótico. Este tipo de gemelos pueden ser niña y niño, o un par de niñas o niños.

Por otra parte, los gemelos resultado de la fecundación de un solo óvulo que se divide dará origen a dos bebés idénticos, los cuales compartirán sexo y características físicas, además de la placenta. Cada uno podrá contar con su saco amniótico.

¿Qué hacer ante un embarazo gemelar?

La mayoría de este tipo de embarazos se descubren a través de una ecografía, por ello es importante que ante cualquier signo de embarazo la probable madre acuda a los servicios de salud para comenzar a atenderlo.

Los embarazos de este tipo poseen características muy similares a los de un solo producto, sin embargo, la madre de gemelos pasará por circunstancias únicas, entre ellas, el nacimiento temprano de sus hijos, antes de las 40 o 42 semanas “de rigor”.

También deberán someterse más frecuentemente a revisión médica, el o la ginecóloga realizarán un seguimiento más frecuente del crecimiento y el desarrollo de los bebés, también requerirán de ecografías más constantes para atender cualquier signo de parto prematuro.

Debido a que se tratan de dos bebés los que se llevan en el vientre, la madre deberá mantener una dieta saludable con la intención de evitar el aumento excesivo de peso. Médicos recomiendan un aumento de 17 a 25 kilos máximo en madres que antes de embarazarse se encontraban en su peso ideal.

El parto prematuro será una realidad para la madre de gemelos, por ello, muchos médicos recomiendan cesáreas entre la semana 37 y 39 del embarazo, aunque los gemelos pueden nacer por parto al igual que en los embarazos de un solo producto.

Como precaución, ante el riesgo de parto prematuro, las madres de estos bebés recibirán medicamento esteroide para acelerar el desarrollo de los pulmones. Sin embargo, los niños producto de embarazos gemelares podrías presentar dificultases respiratorias, digestivas, de visión e infecciones.

El riesgo de que la madre presente diabetes gestacional o problemas de presión alta también se incrementan cuando se tratan de embarazos gemelares.

La transfusión feto-fetal es otra de las posibles complicaciones que podrían presentar los fetos de este tipo de gestación. Se trata de un padecimiento en el que un vaso sanguíneo de la placenta provoca que uno de los bebés reciba demasiada sangre y el otro poca, algo que podría causar complicaciones cardiacas y el requerimiento de cirugías fetales.

TE SUGERIMOS: INPer realiza exitosamente cirugía de fotocoagulación láser fetal en embarazo gemelar

Aunque no es un indicativo forzoso de cesárea, la mayoría de los gemelos o mellizos nacen así, aunque en caso de que el primer bebé se encuentre con la cabeza hacia abajo, podría ocurrir el parto.