En 2020 México fue el país con más casos de mujeres embarazadas infectadas por COVID-19 en América Latina.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) informó que hasta septiembre del año pasado, más de 60 mil mujeres embarazadas se habían contagiado del virus SARS-CoV-2.

De acuerdo con la Organización Panamericana de la Salud (OPS), unas 458 mujeres embarazadas o en condición de posparto fallecieron, la mayoría de ellas en México, donde se registraron 140 muertes y cinco mil 574 contagios.

1,574

mujeres embarazadas o en condición de posparto se contagiaron de COVID-19 en México durante 2020 según la OPS

El segundo país con más casos es Brasil con 135 muertes entre 2 mil 256 mujeres que tuvieron COVID-19, seguido de Estados Unidos con 44 muertes y 20 mil 798 casos, Colombia con 40 muertes de 2 mil 726 mujeres contagios y Perú con 35 muertes de 19 mil 909.

Además, en Latinoamérica se han presentado al menos mil 500 casos del peligroso Síndrome Inflamatorio Multisistémico derivado del COVID-19 entre niños y adolescentes, por lo que la agencia de salud de la ONU pidió desde el año pasado que se intensifiquen los esfuerzos para garantizar el acceso a los servicios de salubridad.


La OMS informó que las mujeres embarazadas tienen menos probabilidades de presentar síntomas de COVID-19 que las no embarazadas, sin embargo, son más susceptibles de necesitar cuidados intensivos en caso de enfermar gravemente

También se detalla que durante 2020 el mayor aumento de casos del síndrome se observó en Centroamérica con un incremento del 28 por ciento y de 22 por ciento en las muertes, seguido de América del Sur, con un aumento del 26 por ciento en casos y 23 por ciento en los decesos.

Entre las poblaciones indígenas, nueve países de América Latina, Estados Unidos y Canadá, reportaron 120 mil 593 casos confirmados del SARS-CoV-2.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) informó que las mujeres embarazadas tienen menos probabilidades de presentar síntomas de COVID-19 que las no embarazadas, sin embargo, son más susceptibles de necesitar cuidados intensivos en caso de enfermar gravemente.

“Los estudios y resultados publicados recientemente han indicado un mayor riesgo entre las mujeres embarazadas de presentar formas graves de COVID-19 y, por lo tanto, de ser hospitalizadas e ingresadas en unidades de cuidados intensivos”, explicó la OPS.

Mujeres en riesgo por pandemia de COVID-19

Según la Dirección de Epidemiología de la Secretaría de Salud (SSa) en México se registraron 934 fallecimientos maternos en 2020, de los cuales 202 fueron a causa del virus y 46 se clasificaron como posible caso del mismo.

La misma dependencia señala que a nivel nacional aumentó la mortalidad de mujeres gestantes al contabilizarse 244 defunciones más que en 2019.

Solamente durante la primera semana de 2021, es decir, del 2 al 7 de enero, se contabilizaron 31 muertes de mujeres embarazadas, de ellas 19 (61.2 por ciento) fueron a causa de COVID-19, además alertó sobre otros dos decesos cuya posible causa es el coronavirus.

La Dirección General de Epidemiología de la SSa señala que las principales causas de muerte materna fueron: COVID-19 con 18.5 por ciento; enfermedad hipertensiva, edema y proteinuria en el embarazo, el parto y el puerperio con 16.7 por ciento; hemorragia obstétrica con 16.5 por ciento; probable contagio de COVID-19 con 6.2 por ciento,; y aborto con 5.5 por ciento.

19

muertes de mujeres embarazadas se registraron en la primera semana de 2021, según la Dirección de Epidemiología de la SSa

“Cabe resaltar que las causas indirectas no infecciosas representaron el 18.3 por ciento del total de las defunciones y que el grupo de edad con mayor número de muertes maternas es de 30 a 34 años. Las entidades con más defunciones maternas fueron Estado de México, Chiapas, Chihuahua, Jalisco, Ciudad de México y Puebla”, se lee en el informe.

En entrevista, Hilda Eugenia Argüello y Francisco Gómez del Observatorio de Mortalidad Materna, detallan las características de las mujeres embarazadas que han sido más vulnerables ante el COVID.

“Hemos observado de acuerdo a estadísticas oficiales, que el grupo de mujeres de 30 a 34 años es en el que se ha dado el mayor número de muertes maternas vinculadas al virus, el segundo lugar es para las de 25 a 29 años con un 21.1 por ciento de las 177 muertes maternas según el último dado y en tercer peldaño las de 35 a 39 años con un 18.7 por ciento de mortalidad”, explica Hilda.

Para Francisco, los mayores riesgos de complicación para las embarazadas son las enfermedades crónicas como la obesidad, diabetes, hipertensión y asma.

“Si bien el mayor número de contagios se ha dado durante el embarazo, vemos que también las mujeres corren riesgo después de dar a luz pues según los datos de mujeres que fallecieron y dieron positivas a COVID en el momento del puerperio es de 36.8 por ciento”, señala Hilda.

Para los investigadores, el impacto de una muerte materna en la familia tiene implicaciones no solo en la salud sino también en el ámbito social y económico.

“Al no tener los cuidados específicos de la madre como la lactancia, enfrentamos también un riesgo de muerte infantil pues el primer y siguientes años del bebé pueden sufrir afectaciones en el crecimiento y desarrollo sano de esos infantes, por ejemplo, al amamantarlos se disminuye el riesgo de que padezcan enfermedades como obesidad o diabetes”, sentencia.

Por su parte, Francisco recalca la urgencia de que en México, las autoridades modifiquen el funcionamiento del sistema de salud y se tenga presente que la mortalidad materna no es un nuevo problema de salud pública sino que ha aquejado al país por mucho tiempo y si bien ha bajado en los últimos 30 años, no fue suficiente.


Hay que mejorar la atención y la oferta de servicios de salud para las mujeres embarazadas, muchas veces padecen para resolver una complicación obstétrica por no contar con una instancia cerca, hay estados como Oaxaca o Chiapas que la atención más cercana está a más de dos horas

Francisco Gómez

Especialista del Observatorio de Mortalidad Materna

También puedes leer: México llega a 149 mil 614 decesos por coronavirus; aplican más de 7 mil nuevas vacunas