La llegada del sargazo en las playas del Caribe mexicano ocasiona daños severos a los arrecifes del Caribe mexicano, afirma Esteban Amaro, director de la  Red del Monitoreo del Sargazo.

“Es una enfermedad que se está expandiendo y que es consecuencia del efecto negativo del sargazo, el sargazo cuando llega a la costa se descompone y sienta los lixiviados, que es esa sustancia marrón muy rica en materia orgánica y en ácidos orgánicos, lo que hace es bajar el PH del agua, aumenta de manera extraordinaria la cantidad de materia orgánica suelta y baja por completo la concentración de oxígeno disuelto en la concentración del agua”, explica.

Comenta que el impacto del sargazo en el medio ambiente es muy grave y que, en recorridos de monitoreo para observar el daño, han observado un incremento alarmante de ejemplares de arrecife coralino que se han blanqueado, lo que se le conoce como el “Síndrome Blanco”.

La Red del Monitoreo del Sargazo es un grupo multidisciplinario de especialistas que predice la ruta de esta alga con base en el procesamiento de imágenes satelitales y el desarrollo de un modelo matemático.

Esteban Amaro menciona que otros especialistas, principalmente de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), han detectado este padecimiento desde Holbox hasta Isla Mujeres y Cozumel y, más recientemente, en Banco Chinchorro.

Como consecuencia, dice, las aguas se vuelven anóxicas (con el oxígeno agotado) y de color marrón, lo que hace muy difícil la vida de los organismos que viven en el arrecife, principalmente los peces y los invertebrados. Un ejemplo de esto es que hace unos días se reportó una mortandad de peces en la población de Mahahual.

“Ha estado afectando muchísimo porque en otros años no había llegado tan fuerte y en tal cantidad de biomasa, este año la cantidad ha sido tremenda y ha inundado  esos parques que tienen conexión con el mar”, explica Estebamn Amaro.

Muestra de esto son las fotografías que usuarios compartieron en redes sociales de los parques temáticos de Xcaret y Xel-Ha llenos de sargazo, algo nunca antes visto, los cuales se cerraron para que personal los limpiara.

Sin remedio a la vista para el sargazo

Esteban Amaro explica que las medidas tomadas por las autoridades para combatir el sargazo han fracasado año con año.

“Es como querer detener un huracán con una sombrilla, las medidas que se adoptan están fuera de protección, necesitan escalarlas a una mayor dimensión, hay que poner barreras más grandes, ya no barreras costeras, sino oceánicas, que estuvieran mar adentro a varios kilómetros de la costa, no cerca de las playas y que no sean tan pequeñas como éstas”, dice.

Amaro explica que la Secretaría de Marina ha implementado barreras sargaceras de tipo costero que son colocadas a unos metros de la playa y los barcos sargaceros las limpian, pero la Semar solo tiene 9 kilómetros de barrera para cubrir los principales destinos turísticos del estado, mientras que Quintana Roo tiene 900 kilómetros de litoral costero, es decir, solo se cubre el 1 por ciento.

“Prácticamente, Cancún y toda la Riviera Maya viven de la actividad turística y la actividad turística es precisamente eso, ir a la playa, ir a bucear, ir a esnorquelear, ir de pesca, nadar, todo eso significa un ecosistema de arrecife sano”, menciona.

También puedes leer: La crisis por la llegada del sargazo en Quintana Roo llega a nuevos récords