Debido a la pandemia de COVID-19 la Secretaría de Educación Pública (SEP) informó que el ciclo escolar 2020-2021 sería remoto hasta que el semáforo epidemiológico cambie a verde. Hay quienes ven en la medida una oportunidad para mejorar el sistema educativo en México y quienes advierten que esto podría desencadenar un rezago. Las legisladoras Kenia López Rabadán del PAN y Adela Piña Bernal de Morena opinan al respecto.

¿Oportunidad o rezago?

Kenia López: “La situación no es la ideal para lograr el mayor aprovechamiento del alumnado en México, ya que después de cinco meses de pandemia, los estudiantes cuentan con posibilidades limitadas para poder acceder a la educación. Ha quedado demostrado que las autoridades educativas no tienen la capacidad, por sí solas, para llegar a todos los lugares del país (…) No se trata de improvisar mecanismos, sino de combatir el rezago educativo”.

Adela Piña: “Ningún sistema educativo del mundo estaba preparado para enfrentar una de las crisis humanitarias más graves. Como maestra considero que nada puede sustituir a las clases presenciales pero la realidad nos obliga a idear formas para continuar con la educación. En nuestro país la SEP ha señalado que la salud es lo más importante (…) La educación a distancia es una oportunidad”.

Garantizar el acceso

Kenia López: “El gran reto es revertir los efectos que ocasionó la inactividad del gobierno durante estos primeros cinco meses de la pandemia. El Gobierno federal debe de garantizar la cobertura televisiva en el país, el acceso a los alumnos a los contenidos educativos, plantear horarios diferenciados, capacitar a los profesores, a los padres de familia y garantizar los contenidos para niños con discapacidad y de comunidades indígenas”.

Adela Piña: “No todos los alumnos cuentan con acceso a señal de televisión e internet por ello el programa es integral y contempla también la utilización de libros de texto, cuadernillos y radio comunitaria. Se debe de tener una coordinación asertiva entre todas las autoridades para que las directrices de la estrategia se conozcan en tiempo y forma. Es indispensable que los contenidos logren captar la atención de los alumnos”.

El papel de los maestros y padres

Kenia López: “Se está delegando la responsabilidad a los estudiantes de adaptarse a las nuevas modalidades, sin embargo, tanto los padres como los profesores, también tienen el reto de adaptarse. El involucramiento que deben tener los padres de familia es fundamental por lo que es necesario que el Estado entregue un ingreso básico universal que les permita poder brindar un seguimiento adecuado a la educación de sus hijos”.

Adela Piña: “Los maestros han sido el pilar y motor para sostener el sistema educativo en una situación tan compleja como la que estamos viviendo. Gracias a ellos y a las directrices implementadas por la SEP se han podido garantizar el vínculo entre la escuela, alumnos y padres de familia. Los maestros deben de buscar alternativas para evaluar a sus alumnos y los padres de familia deben de involucrarse en el proceso de enseñanza”.