Hasta ahora, no hay detalles ni información pública que refieran la desincorporación del inmueble que durante 24 años formó parte del patrimonio inmobiliario de la Ciudad de México


El operador fue Guillermo Guzmán Verduzco, quien vendió en montos escandalosamente bajos la calle de Enrique Rebsamen a Comercial Mexicana


El que fuera precandidato del PRD al gobierno de Veracruz en 2003, Jorge Saldaña Hernández, y Dora Leticia Wonchee Montaño, se beneficiaron con la operación

El Gobierno del Distrito Federal (GDF) vendió en lo oscurito por un millón 65 mil pesos –precio de remate– el inmueble conocido como “La casa de las brujas”. 

Dicha propiedad está ubicada en la Plaza Río de Janeiro 46 de la colonia Roma, cuyo valor aproximado en el mercado es de al menos 20 millones de pesos.

Detrás de esta operación, a todas luces cuestionable por el precio tan bajo que se le dio al particular, aparece el mismo personaje encargado de vender en montos escandalosamente bajos las calles de Enrique Rebsamen a Comercial Mexicana y la de Doctor Manuel Gutiérrez Zavala a Grupo Televisa.

Es Guillermo Guzmán Verduzco, quien el pasado tres de mayo fue echado de forma vergonzosa de sus oficinas al frente de la Dirección de Patrimonio Inmobiliario del GDF.

Pero Guzmán Verduzco, a quien se le ubica como gente de Mario Delgado Carrillo, no actuaba solo. Funcionarios de alto nivel aprobaron dichas operaciones.

Es el caso del predio conocido como “La casa de las brujas”, en Plaza Río de Janeiro, cuyo contrato de compra-venta, en poder de Reporte Indigo está firmado por el Oficial Mayor del GDF, Adrián Michel Espino, ex secretario particular de Marcelo Ebrard, quien ahora busca una diputación local en la ALDF.

En los antecedentes de dicho contrato se estipula que el 13 de marzo de 1987, el entonces departamento del Distrito Federal compró el inmueble de Plaza de Río de Janeiro al periodista veracruzano Jorge Saldaña Hernández por la cantidad de 32 millones 920 mil viejos pesos, comprometiéndose a liquidar la deuda en dos pagos, uno por 27 millones 982 mil pesos y el segundo por cuatro millones 938 mil pesos.

Pero el GDF pagó solo 30 millones 982 mil, quedando con un adeudo de un millón 938 mil pesos.

Veinticuatro años después de aquella transacción, el pasado 11 de febrero de 2011, el puño de Adrián Michel, en su calidad de Oficial Mayor, puso fin a la operación.

Michel Espino, apoyado por el polémico Guzmán Verduzco, determinó vender “La casa de las brujas” a su dueño original, el periodista Jorge Saldaña,  quien pagó tan solo 1 millón 64 mil pesos por el inmueble que hoy se taza en miles de dólares.

El que fuera precandidato del PRD al gobierno de Veracruz en 2003, Saldaña Hernández y Dora Leticia Wonchee Montaño, son los directamente beneficiados con el “remate” que hizo el gobierno pues ambos particulares ya habían recibido en 1987 más del 90 por ciento del importe total del predio. ¿Qué se negoció?

Hasta ahora, no hay detalles ni información pública que refieran la desincorporación del inmueble que durante 24 años formó parte del patrimonio inmobiliario de la Ciudad de México.

¿A dónde va el dinero de estos negocios en lo oscurito que lleva a cabo el gobierno capitalino? ¿Cómo entender que un predio de las dimensiones y costo del que nos ocupa puede rematarse en dicha cantidad?

No se explica de otra manera sino entendiendo que la Dirección de Patrimonio Inmobiliario al parecer se ha convertido en la caja chica del gobierno. 

Ventas polémicas

¿Cuántas ventas de este tipo ha realizado la administración de Marcelo Ebrard? El antecedente inmediato es la calle de Enrique Rebsamen, en la colonia Del Valle de la delegación Benito Juárez que se “remató”  en 18 millones de pesos a Comercial Mexicana.

En abril de 2011, los vecinos de la zona alzaron la voz y se inconformaron por la venta de la calle, indicaron que en esa zona el metro cuadrado cuesta alrededor de 18 mil pesos, por lo que Comercial Mexicana debió pagar como mínimo 50 millones por la superficie de 3 mil 698 metros cuadrados que se le entregó.

La inconformidad vecinal abrió la caja de pandora y ventiló las ventas de “remate” o bajo arreglo que había efectuado la Dirección de Patrimonio Inmobiliario, encabezada por Guillermo Guzmán Verduzco.

La polémica por la venta de esa calle a Comercial Mexicana obligó al jefe de gobierno Marcelo Ebrard dio la orden a la consejera jurídica, Leticia Bonifaz y al Oficial Mayor, Adrián Michel, dar marcha atrás a la operación financiera.

En el mismo caso está la calle de Doctor Manuel Gutiérrez Zavala, entre Doctor Río de la Loza y avenida Chapultepec, en la colonia Doctores de la delegación Cuauhtémoc que fue desincorporada del patrimonio inmobiliario del GDF, mediante decreto del 22 de diciembre de 2010, para venderla a Grupo Televisa.

No obstante, como las ventas de “remate” estuvieron bajo los reflectores, el gobierno capitalino informó que la alternativa que emplearían sería la de otorgar un Permiso Administrativo Temporal Revocable (PART) que le diera derechos a Televisa de usar la calle como estacionamiento pero que se mantuviera como propiedad de la ciudad.

Fue en la Gaceta Oficial del DF, del 30 de noviembre de 2010 que la administración local publicó el decreto de la desincorporación de otros tres predios mas, sin informar a que particular fueron vendidos y principalmente, a que costos.

Uno de estos espacios fue el predio que conforman las calles de Tres Picos y Lord Byron, en Polanco, de 25 mil 200 metros cuadrados . Ahí se construyó una torre de 10 pisos.

El segundo predio, ubicado en la calle de La Morena 804 tambien fue desincorporado en el decreto de noviembre de 2010. Dicho terreno de dos mil metros cuadrados fue sede de Fertimex hasta antes del sismo de 1985 que devastó la capital.

Otro de los espacios desincorporados se ubican en el Rancho San Antonio Tarango, cuya superficie es de 8 mil 700 metros cuadrados. Sin excepción, se desconoce a quién fueron vendidos y a qué precio.

Por el escándalo de las ventas de calle a precio de “remate”, Guzmán Verduzco dijo, a manera de justificación, que las operaciones fueron autorizadas desde el 2010 por el comité de Patrimonio Inmobiliario.

Dicho comité está integrado por 12 secretarías del gobierno local, entre estas, la Oficialía Mayor, encabezada por Adrián Michel; la de Gobierno, por José Ángel Ávila; la de Transportes y Vialidad, por Armando Quintero y Desarrollo Urbano y Vivienda por Felipe Leal. Todos del círculo más cercano al jefe de gobierno.

Cierto. La Ley de Ingresos contempla la obtención de recursos por la venta de predios del gobierno capitalino y el Presupuesto de Egresos establece en qué se utilizará ese dinero.

Lo que pone en tela de juicio las operaciones del gobierno capitalino es la estrategia de “remate” que aplica en algunos casos. En otros, ni siquiera se sabe el monto de lo acordado, lo que da pie a especulaciones.

Además, la Ley de Regimen Patrimonial y del Servicio para el Distrito Federal es la norma base a la cual se deben sujetar las operaciones inmobiliarias del GDF.

El artículo 15 de esta norma establece que el Comité de Patrimonio Inmobiliario del DF es un órgano de la administración, cuyo objeto es reconocer, opinar, analizar y dictaminar los actos jurídicos y administrativos que realicen las dependencias, entidades y órganos descentralizados sobre inmuebles propiedad del DF.

En el caso de “La casa de las brujas”, la operación ni siquiera fue puesta a consideración del Comité de Patrimonio Inmobiliario, encargado de sesionar para la aprobación o rechazo de las propuestas.

Fin del contrato

A través del convenio firmado el 11 de febrero de 2011 entre el GDF y Jorge Saldaña se dio por terminado el contrato de compraventa de 1987.

“Es su voluntad dar por terminado el contrato de compraventa a que se refiere el antecedente I del presente convenio en razón de que no se cubrió el precio total de la venta”, de acuerdo con uno de los apartados del documento.

Cabe recordar que el GDF nunca pago el millón 938 mil pesos que adeudaba al particular por concepto del predio de Plaza Río de Janeiro 46.

En virtud de esa deuda y de que el terreno no era de su “utilidad” en regresarlo a su dueño a cambio de que este le pagara tan solo un millón 64 mil pesos por el terreno que hoy vale millones.

 “Es de su interés conservar en propiedad el inmueble objeto del presente convenio, por lo que están de acuerdo en dar por terminado el presente convenio”, puntualiza sin hacer referencia a razones por las que el GDF, en lugar de pagar el millón 938 mil que le debía al particular, decide regresar la casa a cambio de un millón, cuando hoy, su precio es de al menos 20 millones.

A través de la página de internet www.metroscubicos.com, uno de los grupos inmobiliarios más importantes de México, se consultó el precio que tiene el metro cuadrado en la colonia Roma, donde se ubica la casa en cuestión.

De acuerdo con el portal, los precios en la Roma van desde los 23 mil a 29 mil pesos el metro cuadrado, aproximadamente.

Si tenemos en cuenta que se trata de un terreno de 505 metros cuadrados, el costo estimado en lo que pudo haberse vendido es de 15 millones de pesosm más la construcción en su interior, que sumaría un total de al menos 20 millones de pesos.

Sin contar por supuesto el incremento del precio si este espacio es aprovechado para construir departamentos.

Durante un recorrido por la zona, se pudo constatar que “La casa de las brujas” está en remodelación y un grupo de empleados de la construcción laboran en su interior.

En la entrada se encuentra un letrero con algunos datos de la construcción, como por ejemplo, que el uso de suelo es habitacional y unifamiliar, además de que cuenta con los siguientes permisos: 010814/2011 de la Secretaria del Medio Ambiente, 0822-C/0326 del INBA, el 4010-22-D170 del INAH y el 12997-181 de la Seduvi.

La fachada se encuentra protegida y al cuestionar a los empleados respecto al trabajo que se realiza en su interior, manifestaron que es la remodelación de una casa privada.

“A la firma del presente convenio se otorgan el finiquito más amplio que en derecho correspondan, por lo que en este acto renuncian a reclamarse mutuamente cualquier prestación que pudiera derivar del presente convenio”, firman Adrián Michel Espino y Guillermo Guzmán Verduzco, por parte del GDF y Jonatan Parra Mejia, apoderado legal de los dueños, Jorge Saldaña y Dora Leticia Wonchee.

El pasado 3 de mayo, Guzmán Verduzco fue despedido de la Dirección General de Patrimonio Inmobiliario. Cuentan, quienes estuvieron en el primer piso de Ribera de San Cosme 75, en la colonia San Rafael, que el momento fue vergonzoso y que dos policías lo acompañaron hasta la puerta.

Al menos otras 10 personas de su equipo también salieron de la dirección. Habrá cuentas claras tras su salida o el que llegue, simplemente ocupara su lugar.

No hay que olvidar que en la Dirección de Patrimonio Inmobiliario, las órdenes provienen directamente de Oficialía Mayor, donde está . Ahí Adrian Michel, amigo cercano del jefe máximo.