0.3%
de los Policías Municipales cuenta con apoyo para gastos funerarios
Los sueldos de los policías son bajos en algunas regiones con problemas de presencia del narcotráfico o grupos de delincuencia organizada
Si queremos que nos respeten nuestros derechos, empecemos por respetar los derechos de los policías, su dignificación y su profesionalización” 
María Elena MoreraPresidenta de la
organización Causa
en Común

El eslabón primario del Nuevo Sistema de Justicia Penal es la Policía, y uno de los primeros retos que se enfrentan es mejorar sus condiciones salariales.

Un diagnóstico sobre los Sueldos y las Prestaciones Policiales realizado por la Secretaría de Gobernación (Segob) revela que en México el salario de los policías es precario y desigual.

El rango de sueldos de los efectivos policiales estatales va de los 5 mil 351 pesos, en Chiapas; a los 14 mil 501 pesos mensuales en Sinaloa.

En el caso de los policías municipales, los rangos también son desiguales. Van desde los 2 mil 380 pesos al mes en el municipio de Cuautitlán, Jalisco; a los 13 mil 781 pesos en Tangamandapio, Michoacán.

Los sueldos de los policías son bajos en algunas regiones con problemas de presencia del narcotráfico o grupos de delincuencia organizada.

Además, las prestaciones de cada cuerpo policiaco son distintas; en algunos casos, por ejemplo, no pueden contratar un seguro de vida para dejar protegida a su familia en caso de su fallecimiento.

Esta falta de homologación en las condiciones laborales de los policías, que no favorecen un compromiso genuino en su trabajo, podría tener un impacto directo en la aplicación del Nuevo Sistema de Justicia Penal, puesto en marcha el pasado 17 de junio.

Combatir al narco por dos mil pesos

Algunos de los municipios que tienen salarios bajos para sus policías viven con la presencia del narcotráfico.

El ingreso más bajo registrado para un policía es de 2 mil 380 pesos y lo reciben los elementos de la Policía municipal de Cuautitlán de García Barragán, Jalisco.

En ese poblado, ubicado al sur de Jalisco, ha habido conflictos desde hace unos años por la presencia de grupos del crimen organizado.

En agosto del 2014, según consignó el diario La Jornada, organizaciones de derechos humanos hicieron público el desplazamiento forzado de varias familias de esa zona, expulsadas por miembros de bandas criminales que se dedicaban a la tala de árboles y la extracción ilegal de metales en minas clandestinas.

A eso tienen que enfrentarse día a día los policías peor pagados del país.

En el Diagnóstico, el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), dependiente de la Segob, señala que el 96 por ciento de los policías se encuentran en la escala salarial más baja.

El SESNSP tomó una muestra de 500 municipios en las 32 entidades del país, que permitió conocer cuáles son las condiciones que tienen los cuerpos policiales del país.

Así, las autoridades supieron que el ingreso de un Policía estatal es de 10 mil 434 pesos.

En los municipios, el ingreso promedio es de 9 mil 236 pesos mensuales para las comunidades que reciben dinero federal del Subsidio para la Seguridad en los Municipios (Subsemun), hoy Programa de Fortalecimiento para la Seguridad (Fortaseg).

En las comunidades que no reciben el apoyo de ningún subsidio en materia de seguridad, el promedio de ingresos es de 7 mil 302 pesos; en ese grupo se encuentran los policías de Cuautitlán, Jalisco.

¿Y las prestaciones?

No solo los ingresos son desiguales, también lo son las prestaciones.

El total de los policías estatales tiene acceso a seguridad social; fondo para el retiro; y acceso a un fondo para vivienda.

En el caso de los policías municipales con subsidio federal, el 96 por ciento tiene seguridad social; el 82 por ciento un fondo para el retiro; y el 83 por ciento un fondo de vivienda.

Estas prestaciones son más escasas para las policías municipales sin apoyos federales. En ellas, solo el 70 por ciento tiene seguridad social; el 23 por ciento, fondo para el retiro; y el 20 por ciento, el fondo para vivienda.

La contratación de un seguro de vida es prácticamente imposible para los policías municipales que no están apoyados de subsidios federales, pues solo el 8 por ciento cuenta con esa prestación.

Apenas un 0.02 por ciento tienen vales de despensa; el 0.3, apoyo para gastos funerarios; y un 6 por ciento cuentan con seguro de gastos médicos.

Las cifras son un poco más altas para los policías estatales y municipales con apoyo del Fortaseg.
La escolaridad promedio de las policías es el bachillerato.

El 25 por ciento de los policías tienen más de 45 años. Esto significa que los cuerpos policiacos están envejeciendo.

Primer eslabón

En el Nuevo Sistema de Justicia Penal, el primer eslabón de contacto con las autoridades y de investigación de un delito, son los policías; de ellos depende, en gran medida, el futuro de cualquier caso judicial.

Para Álvaro Vizcaíno, secretario ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, la capacitación es un elemento central para fortalecer a la policía, pero es necesario también atender las otras carencias.

“Más allá del Sistema Penal Acusatorio, me parece que algo fundamental es consolidar un sistema de desarrollo policial, fortalecer a los policías, cuidar a quien nos cuida”, comentó Vizcaíno.

En el Foro Nacional de Seguridad y Justicia, realizado en junio, expertos y autoridades analizaron el progreso de la Policía para esta transformación, en la que ahora los policías realizarán actos de investigación.

Para María Elena Morera, presidenta de la organización Causa en Común, es importante que las autoridades de todos los niveles de gobierno asuman su compromiso con la capacitación de los cuerpos policiacos, pues son a quienes más se les critica y menos se les protege.

“Si queremos que nos respeten nuestros derechos, empecemos por respetar los derechos de los policías, su dignificación y su profesionalización”, comentó.

El nuevo modelo de mando mixto policial, aprobado ya por el Senado y pendiente en la Cámara de Diputados, establece la conformación de 32 cuerpos estatales y la posibilidad de que algunos municipios conserven un cuerpo de proximidad si pasan una serie de pruebas.

También contempla el arranque de un Servicio de Carrera Policial y la homologación de salarios y prestaciones, que permitan a los policías tener un desarrollo flexible en sus carreras y poder ejercer su trabajo en cualquier parte del país.