Para poder gobernar en México se necesita demostrar músculo, capacidad de convocatoria y tener detrás a miles de personas dispuestas a llenar las urnas.

Durante la época en la que gobernó el Partido Revolucionario Institucional (PRI), el tricolor se hizo de grandes confederaciones siempre leales al poder como la Confederación Nacional de Organizaciones Populares (CNOP), la Confederación de Trabajadores de México (CTM) y la Confederación Nacional Campesina (CNC).

Para la especialista en derecho laboral, Jannis Janet Carrillo Ferrer, los sindicatos fueron de vital importancia durante el sexenio pasado y en los más de 70 años que gobernó el PRI al país, ya que estos representaban a gran parte del gremio laboral y sumaban fuerza, militantes y votos al partido.

“El sindicalismo en el anterior gobierno y durante el priismo tuvo mucha influencia y esto se resume en una fórmula: entre mayor número de simpatizantes tengamos a favor, obviamente será más el apoyo que tengamos hacia el gobierno, en las urnas y en las calles”, dijo la también catedrática de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Acatlán de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) en entrevista a Reporte Indigo.

Actualmente tras el cambio de régimen y de color en el poder, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador y Morena comienzan poco a poco a conformar la maquinaria que les ayudará a mantenerse en el poder tal y como lo hizo el viejo PRI.

Desde las campañas electorales en las que participó López Obrador (2006, 2012 y 2018) hasta los primeros días del gobierno ya le han prometido fidelidad al tabasqueño sindicatos y organizaciones laborales como el Sindicato Mexicano de Electricistas (SME), la Conferencia Autónoma de Trabajadores y Empleados de México (CATEM), el Sindicato Nacional Minero Metalúrgico de México y gran parte de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación.


El Sindicato Mexicano de Electricistas, la Conferencia Autónoma de Trabajadores y Empleados de México, el Sindicato Nacional Minero Metalúrgico de México y la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación han mostrado su apoyo a López Obrador

“La CNTE y el Sindicato de Mineros son de los sindicatos más importante del país y de los que tienen el mayor número de agremiados, seguramente el hecho de una alianza puede implicar que haya mayor número de apoyo y simpatizantes hacia Morena”, agregó Carrillo Ferrer.

La especialista en derecho laboral advirtió que este cambio en los sindicatos afines al poder incluso podría traer afectaciones a los trabajadores y comenzar una cacería de brujas en contra de los opositores.

“Lamentablemente en el país esa relación viene a verse afectada por el favoritismo, el clásico ‘si el sindicato está conmigo entonces yo estoy con ellos’. Hay ciertos líderes sindicales que pudieran ocasionar ruido político tal y como ocurrió en sexenios pasados con Elba Esther Gordillo y Napoleón Gómez Urrutia”, recordó la entrevistada.

Finalmente la abogada sentenció que no todo es blanco o negro en el sindicalismo mexicano, ya que sí hay quienes apoyan a sus agremiados pero existen otros que distan mucho de hacer su labor de defensa.

“Sí hay ciertos líderes sindicales que están afuera de sus objetivos y lamentablemente son quienes tienen mayor número de afiliados”, concluyó.

También puedes leer:

Relevo sindicalista por Salvador Vega