De acuerdo con el asambleísta Arturo Santana, a través del jefe delegacional en Iztapalapa, Jesús Valencia, los marcelistas delinean lo que será el Partido Encuentro Social (PES)


"Se vuelve complicado solicitar la expulsión de todos los perredistas que quieren conformar otro partido, pero en el caso de Valencia es más fácil ya que ha utilizado la estructura delegacional"

Arturo Santana

Diputado local


Para vincular la participación de los cercanos a Jesús Valencia está la participación directa en el programa de filiación de Miguel Macedo y de la directora Territorial en Santa Catarina, Leticia Carrera


Jesús Valencia es uno de los hombres más cercanos al ex mandatario capitalino, quien en la actualidad tiene un frente abierto con las tribus perredistas afines al jefe del Ejecutivo local, Miguel Ángel Mancera

https://www.youtube.com/watch?v=qRkfgZsLiDc

La candidatura presidencial de Marcelo Ebrard en el 2018 no solo se pretende construir a través de la unidad de las izquierdas, sino, por una ruta paralela: la creación de un nuevo partido político.

Así lo aseguran sus cercanos colaboradores, quienes afirman que la segunda opción todavía se ve como una lejana posibilidad; pero que en la práctica ya comenzó a diseñarse en las entrañas del Distrito Federal.

De acuerdo con el asambleísta Arturo Santana, a través del jefe delegacional en Iztapalapa, Jesús Valencia, los marcelistas delinean lo que será el Partido Encuentro Social (PES).

Y es que asegura que en los últimos días, brigadistas y promotores de la demarcación más poblada de la capital del país (Iztapalapa), comenzaron a afiliar electores pensando en el proceso electoral del 2018, ya que en esté es prácticamente imposible.

La hoja de afiliación a la que Reporte Indigo tuvo acceso, detalla que el PES se conformaría con base a lo estipulado en el artículo 5 del Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales.

Jesús Valencia es uno de los hombres más cercanos al ex mandatario capitalino, quien en la actualidad tiene un frente abierto con las tribus perredistas afines al jefe del Ejecutivo local, Miguel Ángel Mancera.

Incluso, esa cercanía ha provocado diversos conflictos entre el delegado y los diputados locales, al grado que esa demarcación fue la más castigada en la repartición del presupuesto 2014.

En entrevista, el propio Jesús Valencia ha manifestado que la verdadera problemática está en la visión política que tienen los grupos de poder respecto a Marcelo Ebrard y sus afines.

Por su parte, el legislador Arturo Santana sostiene que desde hace más de un año Valencia rompió los acuerdos con los grupos perredistas; tiempo en el que se ha dedicado a diseñar una estrategia electoral ajena al PRD.

Por su parte los marcelistas se niegan a hablar sobre la posible construcción de un partido político, argumentando que todavía no son los tiempos para comentar el tema y que las aspiraciones de Marcelo Ebrard siguen en el sol azteca.

El Partido

De acuerdo con el Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales (Cofipe) en enero del año anterior a la elección las Agrupaciones Políticas Nacionales, deberían haber presentado su solicitud de registro.

Según lo estipulado en el artículo 24, entre los requisitos está contar con tres mil afiliados en por lo menos veinte entidades federativas, o bien tener trescientos afiliados, en por lo menos doscientos distritos electorales uninominales.

Estos deberán contar con credencial para votar con fotografía correspondiente a dicha entidad o distrito, según sea el caso. Bajo ninguna circunstancia, el número total de sus afiliados en el país podrá ser inferior al 0.26 por ciento del padrón electoral federal que haya sido utilizado en la elección federal ordinaria inmediata anterior a la presentación de la solicitud de que se trate. 

Por esos requisitos ya no es viable registrar el partido para la contienda electoral del 2015, y según las declaraciones de Arturo Santana la mejor manera de empezar un registro de partido es en la delegación más poblada, la cual tienen cerca de 2 millones de electores.

Sobre todo porque en el plano local aún pueden aterrizar ese proyecto y así crear el primer partido local.

La prohibición 

Los estatutos del PRD prohíben que los militantes de ese órgano político-electoral puedan conformar otro; incluso esto también está especificado en el Cofipe, por lo cual el diseño es a través de terceros.

“Se vuelve complicado solicitar la expulsión de todos los perredistas que quieren conformar otro partido, pero en el caso de Valencia es más fácil ya que ha utilizado la estructura delegacional”.

Santana y Jesús Valencia han cruzado una serie de acusaciones a lo largo de 12 meses, tiempo en el que se han lanzado todo tipo de acusaciones

En esta ocasión, el asambleísta afirma que no permitirá que se violen los estatutos del Partido de la Revolución Democrática y que sí él (el delegado) quiere competir contra el sol azteca lo debe hacer pero desde fuera.

Fuentes consultadas por este medio de comunicación detallaron que los operadores de Jesús Valencia están promoviendo abiertamente que se trata del partido de Marcelo Ebrard.

Y para vincular la participación de los cercanos a Jesús Valencia está la participación directa en el programa de filiación de Miguel Macedo y de la directora Territorial en Santa Catarina Leticia Carrera.

Los conflictos    

Desde que dejó el cargo de jefe de Gobierno, la presencia de Marcelo Ebrard menguó. Y los cercanos al actual mandatario local comenzaron a desarticular el poderío que dejó cimentado.

Es más, en el pasado congreso nacional del PRD, se modificaron los estatutos para quitarle las posibilidades de convertirse en el próximo presidente del sol azteca. Ebrard impugnó esas decisiones ante el IFE.

Mientras este conflicto se resuelve, Valencia inició una serie de desencuentros con los liderazgos de la zona: el grupo de Alfredo Hernández Raigosa, de Clara Brugada y el de Arturo Santana.

Por eso todos los cotos de poder saben que gobernar Iztapalapa en el 2015 será decisivo en la contienda electoral del 2018, por lo cual todos buscarán quedarse con ese puesto.

Algunos consideran que Valencia fue el encargado de amagar con la creación del partido para acceder a los cargos de decisión dentro del PRD, pero otros consideran que es una ruta clara para la siguiente elección presidencial.

Como prueba de la marginación que tienen Ebrard y Valencia están los eventos públicos donde no son invitados o dejan de ser mencionados entre los destacables, afirman algunos perredistas.