Las cartas siguen sin estar claras, hay directores que se oponen a estrenar directo en plataformas y hay quienes sucumben ante la tentación, ejemplo de ello fue Pedro Almodóvar, que cuando presidió el jurado en Cannes en 2017, se opuso a que las películas que provenían de streamings se colaran a las grandes premiaciones, pero a un lustro de distancia, su largometraje más reciente, Madres paralelas, llegó directo a Netflix para América Latina.

“Almodóvar es un buen ejemplo de los intereses económicos porque al final no sabemos si lo que subyace es la pasión o el dinero, porque él era de los que se quejaban de las plataformas y de pronto está todo su catálogo en Netflix, algo que me parece maravilloso pero detrás de ese hecho, yo creo que hubo una transacción económica muy fuerte”, precisa José Antonio Elo, promotor e investigador fílmico.

La cineasta mexicana Iria Gómez Concheiro, también observa que el filme recién estrenado en el streaming es un trabajo que es menor a los anteriores, y que hay un factor silencioso al que hay que prestar atención, que sigilosamente, la presencia de la producción de la plataforma está ahí, y eso puede estar ya haciendo mella en el trabajo de Pedro Almodóvar.

“Me quedó muchísimo a deber en muchos sentidos, en actuación, en temática, en el humor tan extraño casi cabaretesco de Almodóvar ya algo diluido, yo sentí cuando la vi, tal vez me equivoco, que estaba el lente de Netflix metido enfrente de esa cámara, sí hay una manera de ver que Netflix se ha impuesto en esta última película de él y esto es preocupante”, indica la cineasta en videollamada.

También puedes leer:

Industria filmica dividida entre tradición y plataformas

Netflix: va por todo el poder en la premiaciones del Oscar

TikTok: Comedia y diversión, con potencial de contenidos