En el 2006, el GDF entregó la concesión para la explotación de los parabuses a IMU, que apoyó con publicidad las campañas de Andrés Manuel López Obrador y de Marcelo Ebrard


Gerardo Candano Condesa, director general de IMU, aseguró que desarrollan acciones ambientales e iniciativas de movilidad en conjunto con el Gobierno del DF

Con el argumento de dar movilidad al Distrito Federal, una de las promesas de Miguel Ángel Mancera, la empresa Grupo IMU, que históricamente ha peleado el mercado del espacio urbano de la capital, se coló en el establecimiento de los nuevos corredores de transporte.

Sexenio tras sexenio, Grupo Imágenes y Muebles Urbanos (IMU) ha sostenido una constante batalla con la firma española Eumex, al disputarse la explotación de publicidad en los miles de parabuses y columnas de la Ciudad de México.

Recientemente IMU anunció que ha invertido poco más de 50 millones de pesos en materia de mobiliario urbano, desde el 2013 hasta lo que va del 2015.

La firma forma parte del establecimiento de los nuevos corredores de transporte que contemplan el establecimiento de puntos de ascenso y descenso, parabuses con la respectiva publicidad.

La semana pasada, Gerardo Candano Condesa, director general de IMU, estuvo muy activo al dar a conocer “acciones ambientales que se desarrollan en conjunto con autoridades del GDF, iniciativas de movilidad”, entre otras.

Con esta participación en parabuses y paradas señaladas, la firma asegura beneficiar a 69 mil usuarios de los nuevos corredores de transporte Sevilla-Defensa Nacional y Toreo-Buena Vista, que recientemente puso en funcionamiento la Secretaría de Movilidad.

El primer corredor dará servicio a seis rutas de transporte: Metro Chapultepec-Lomas de Sotelo, Metro Chapultepec-Homero, Metro Sevilla-Ejército Nacional; Metro Sevilla-Homero; Metro San Antonio Abad-Homero y Metro San Antonio Abad-Lomas de Sotelo.

Mientras que el segundo corredor dará servicio a cuatro paraderos: Buenavista-Cuatro Caminos; Buenavista-Lomas de Sotelo; Metro San Cosme-Cuatro Caminos y Metro San Cosme a Lomas de Sotelo.

Apenas hace un mes, en octubre pasado, IMU rechazó que dicho permiso para la explotación de publicidad en parabuses y columnas esté próximo a vencer en 2016 pues de acuerdo con la empresa, las concesiones otorgadas por el entonces jefe de Gobierno Alejandro Encinas fueron prorrogados durante  la administración de Marcelo Ebrard.

IMU recordó que su rival, la española Eumex, perdió un juicio que duró varios años y que finalmente concluyó con la resolución del séptimo Tribunal Colegiado en Materia Administrativa federal.

Que le otorgó la razón al GDF, determinando que los parabuses no eran de Eumex, a pesar de que está firma “descubrió” el negocio de los parabuses con publicidad o “mupis” en la Ciudad de México y comenzó a instalarlos a partir de un contrato desde 1994.

La guerra de los mupis

La firma que fundaron en el año 2000 Gerardo Candano Conesa y Xavier Von Bertab Mestre, cuñado de Emilio Azcárraga Jean, mantiene el liderato de la concesión de espacios publicitarios de parabuses.

Candano Conesa es protagonista del pleito histórico que sostuvo el ex jefe de Gobierno Andrés Manuel López Obrador con la firma española Eumex, rival de IMU, que llevó el litigio hasta cortes internacionales en las que acusó al tabasqueño de fabricar delitos a sus trabajadores ante el Ministerio Público de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal.

En el 2006, el GDF entregó la concesión para la explotación de los parabuses a IMU, que apoyó con publicidad las campañas de Andrés Manuel López Obrador y de Marcelo Ebrard a la presidencia de la República y a la jefatura de Gobierno, respectivamente.

Con dicha concesión, IMU se convirtió en la única empresa con permiso del GDF con facultades para comercializar publicidad en casi 3 mil muebles del espacio público.

Resultado de lo anterior, Eumex presentó en el 2006 una denuncia ante la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH) en contra de Andrés Manuel López Obrador por violación a las garantías fundamentales de ejecutivos y trabajadores de la empresa española.

Evitar malos reportes 

A nueve años de aquel pleito IMU no está dispuesta a soltar el mercado de los “mupis”, cuya publicidad se estima que genera unos 2.5 millones de impactos diarios al público, con lo que los anunciantes elevan la penetración del producto que pretenden anunciar o posicionar entre los capitalinos y visitantes.

La empresa sostiene que ha atendido 91 mil 240 recomendaciones que le han hecho diversas áreas del GDF, como Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda (Seduvi); la Secretaría de Movilidad (Semovi); Autoridad del Espacio Público (AEP) y la Agencia de Gestión Urbana (AGU), que van desde movimiento y reubicación de mupis, hasta mantenimiento general.

De lo que se trata es de no generar reportes negativos por las malas condiciones del mobiliario urbano que la empresa mantiene en diversos puntos del DF, en medio del interés de diversas empresas que buscan entrarle al negocio.

Sobre todo si se tiene en cuenta que los parabuses de IMU están instalados en las arterias y zonas clave de la capital: Reforma, Insurgentes, Polanco, Coyoacán, y ahora con los nuevos corredores se impacta a los miles de usuarios del transporte que diariamente vienen y van entre el DF y el Estado de México.