Durante 20 años, Juan José Olmos se disfrazó de diversos personajes como Darth Vader, La Máscara y La Muerte con la sola intención de divertir a grandes y pequeños la noche del Día de Muertos. Hoy es un personaje popular, una leyenda viviente de este barrio de la Ciudad de México.