¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Reporte
Nacional
doPlay

CienciaPorMéxico

Método Conacyt deja inconforme a comunidad científica

Salvador Vega

La transformación que el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología ha pretendido encabezar durante el presente año es un proyecto en solitario, pues la institución dejó fuera las opiniones de la comunidad científica a la que representa, la cual se encuentra preocupada por la falta de comunicación y de presupuesto


Oct 9, 2019

En apariencia amurallado, el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) se ha mantenido hermético y renuente, desde principios de 2019, para abordar a profundidad y corregir de forma abierta las diversas inquietudes de los integrantes de la comunidad científica a nivel nacional.

Preocupaciones que junto con una serie de momentos desafortunados, tales como la contratación de funcionarios poco capacitados para puestos directivos, el recorte de sectores prioritarios –como becas, la Agencia Conacyt o el programa Cátedras– y los altos costos de su comedor institucional, han transformado la relación del Consejo con los integrantes de su sector.

La arbitraria destitución del Dr. Antonio Lazcano del Conacyt, quien fue electo por 743 investigadores del país, ha generado muchas fricciones entre el Consejo y la comunidad que dice representar

Derivadas del discurso oficial del régimen de la Cuarta Transformación (4T), el Conacyt emprendió desde diciembre de 2018 una campaña de reformas internas, en donde la corrupción, la opacidad y las prioridades en el campo científico de nuestro país cambiarían de forma definitiva, abriéndole paso a una nueva era de la investigación en México.

Sin embargo, en aras de instalar la visión del llamado “Nuevo Conacyt” junto con toda su agenda de proyectos, María Elena Álvarez-Buylla –titular de la dependencia federal– instauró un discurso de descalificación hacia el pasado de la institución, señalándolo en innumerables oportunidades como altamente nocivo y subyugado a intereses particulares, a la par de blindar al Consejo ante cualquier clase de crítica, incluso las provenientes de la propia comunidad científica del país.

Ahora, a casi un año de arrancar el experimento, este método de administración de la ciencia en nuestro país está arrojando sus primeros resultados, mismos que se reflejan a través de una comunidad de académicos e investigadores no sólo preocupados e indignados, sino cada día más organizados.

Mismos que ahora exigen tanto al Consejo como a su titular, no sólo un alto a las acusaciones de corrupción, sino acciones legales que las pongan en evidencia y una transformación en la comunicación del organismo.

“La primera vez que tuvimos la oportunidad de platicar con la titular nos quedamos muy emocionados por todos los planes que venían. Sin embargo, hemos estado viendo una y otra vez los constantes errores, fallas o falta de experiencia en el Consejo”, comenta Ricardo García Escalante, diputado federal y secretario de la comisión de Ciencia, Tecnología e Innovación en el Congreso de la Unión.

A consideración del funcionario veracruzano, la renuencia del Conacyt y de la Dra. María Elena han tomado por sorpresa a todos los sectores y señala que, “sin lugar a dudas, es lamentable la actitud de la directora”. Esto en relación al diálogo mostrado con los integrantes de la propia comunidad, pero también con los representantes del legislativo.

En entrevista para Reporte Índigo, García Escalante detalla que a pesar de que existieron puentes de comunicación con la titular del Conacyt desde antes de que tomara protesta el 4 de diciembre del 2018, esos mismos se desintegraron casi un año después, pues el 24 de septiembre pasado, Álvarez-Buylla canceló su asistencia a una reunión con la comisión en el Congreso de la Unión.

“Eso no es algo de extrañarse porque vemos cómo se conduce con sus demás compañeros científicos. Es muy lamentable la actitud que está tomando y muy contraria a lo que vemos aquí en el Congreso y en particular en la comisión, en donde hay una gran unidad de todos los partidos por sacar los temas de ciencia, tecnología e innovación adelante”, comenta.

También puedes leer: Antonio Lazcano es destituido de su cargo tras criticar al Conacyt

Polémica destitución

El 21 de septiembre, el Conacyt hizo pública la destitución del reconocido Dr. Antonio Lazcano, miembro honorario de la Comisión Dictaminadora del área de Biología y Química del Sistema Nacional de Investigadores (SNI), bajo el argumento de que no se permitirían “prácticas opacas” de administraciones anteriores.

El despido generó una ola de indignación, así como una solicitud de explicación y disculpa pública suscrita por más de 60 exintegrantes del SNI.

“En primer término la destitución fue a través de un correo sin firma, imagínate de qué estamos hablando. Le avisan que ya se va a través de este medio, pero es importante señalar que el Dr. llegó ahí por méritos propios. No impuesto por nadie”, comenta el diputado federal.

Desde su perspectiva, la destitución de forma arbitraria del científico –del cual dijo, fue electo por 743 investigadores del país– le pone mucha presión a la relación del Nuevo Conacyt con la comunidad que dice representar.

No vemos otra explicación (para la remoción de Antonio Lazcano) más que las críticas lanzadas hacia las acciones del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador y pues no se vale que lo destituyan de esta encomienda, que insisto, no se la dio nadie en particular, sino sus propios compañeros que votaron por él

- Ricardo García Escalante

Diputado federal y secretario de la comisión de Ciencia, Tecnología e Innovación

Por su parte Carlos Alberto Vaquera Araujo, catedrático del Conacyt asignado a la división de ciencia y tecnología de la Universidad de Guanajuato, coincidió en que esta decisión elevó la tensión entre el organismo y los investigadores de México.

“Nos indigna la forma en la que se le ha tratado de forma oficial por parte del Conacyt. En particular en el último comunicado que nos hicieron llegar informándonos su remoción”, menciona.

María Elena Álvarez Buylla tomó cargo como titular del Conacyt el 4 de diciembre de 2018

María Elena Álvarez Buylla tomó cargo como titular del Conacyt el 4 de diciembre de 2018

Ensayo y error en el Conacyt

Las molestias que los investigadores y científicos del país han documentado a lo largo de estos 11 meses no han sido pocas y, conforme avanza la administración en turno, las “pugnas” que las autoridades del Consejo parecen mantener con los integrantes de las diversas áreas de investigación se han intensificado.

Siempre el Conacyt estuvo abierto a escuchar las opiniones de los investigadores, pero en esta época se siente una renuencia de las autoridades del Conacyt a escucharnos

- Carlos Alberto Vaquera Araujo

Catedrático del Conacyt

Pero en contraste con el discurso de confrontación que no admite crítica de ningún tipo, se presentan fenómenos que inquietan a los científicos a nivel nacional como la contracción de recursos para la ciencia, mismos que para este año –pese a las declaraciones oficiales– se mantienen a la baja.

“Una de las principales preocupaciones es el presupuesto. Actualmente la ley contempla que la ciencia debería recibir el 1 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB). Pero este año recibimos la tercera parte y se prevé que para los próximos años el financiamiento disminuya”, afirma el catedrático del Conacyt.

También puedes leer: FCCyT, de pie ante la catástrofe del presupuesto

Doble discurso

Desde el ámbito legislativo, el diputado Ricardo García explica que aunque en apariencia el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación (PPEF) 2020 contempla un aumento de cerca de 8 mil 700 millones de pesos para la ciencia en México, en términos reales presenta una contracción.

“No hay que dejarnos engañar, porque para el PPEF 2020 se habla de que habrá un aumento en ciencia y tecnología, pero si nos sentamos a desglosarlo nos daremos cuenta de que no es así”

De acuerdo con datos compartidos por el integrante de la comisión de Ciencia, Tecnología e Innovación del Congreso, los 50 mil 586 millones de pesos que se prevén para este año traen consigo una reducción del 2.1 por ciento en términos reales. Esto debido a la mala distribución de capital en dos de las cuatro subfunciones

De esta forma, el presupuesto de ciencia contemplado para 2020 presenta aumentos únicamente en las áreas de Desarrollo Tecnológico y Servicios Científicos y Tecnológicos. Rubros que sumados representan únicamente el 11.6 por ciento del gasto total en el área.

“Nos dicen que va a haber más, sí, pero en los chiquitos. Y a los más importantes no se les da nada y con esto acumularían cinco años de ajustes a la baja consecutivos en términos reales. Entonces estamos hablando de un doble discurso, que se escucha muy bonito que va a aumentar, pero que la realidad es otra”, comenta el diputado del PAN.

Grandes pendientes del Conacyt

En tanto, programas que sufrieron los recortes del Nuevo Conacyt, tales como el de Cátedras –al cual pertenece Carlos Alberto Vaquera– aún viven la incertidumbre de no saber en dónde se reasignarán los casi mil 500 catedráticos que pertenecen al programa, o cómo se atraerá a los científicos jóvenes hacia puestos de trabajo.

“Tienen todavía problemas para implementar un programa que nos permita reasignarnos a las instituciones en donde estamos residiendo. Todavía no hay nada oficial al respecto; se nos informó en una reunión con la directora del Conacyt –en línea– que iba a haber un programa para la reasignación de los catedráticos a los centros de investigación a los que estamos asignados, pero todavía no se concreta nada en esa dirección”, señala.

La falta de comunicación entre el Conacyt y los investigadores que lo integran, sumado a los recortes presupuestales para ciencia y tecnología en 2020, han despertado muchas inconformidades entre los científicos mexicanos

También puedes leer: La 4T entorpece la Ciencia en México

Surgen los bloques

La evolución del Conacyt, institución que pasó de la pugna discursiva a la contundencia de las acciones concretas como la remoción del Dr. Lazcano, provocó que los bloques de investigadores y académicos ya existentes se multiplicaran.

Ahora, sectores como ResisCiencia18 o Red ProCiencia Mx mantienen esfuerzos por elevar el discurso científico, a la par de exigir un debate abierto y cambios en conjunto con las diversas áreas de investigación científica de México.

Las diferencias entre la dirección del Conacyt y los científicos e investigadores ha provocado que se creen distintos grupos dedicados a exigir un debate abierto y cambios en conjunto con las diversas autoridades mexicanas

Para Martín Bonfil Olivera, técnico académico en la dirección general de divulgación de la ciencia en la UNAM, este objetivo resulta algo complejo debido a que la dirección a cargo de ÁlvarezBuylla parece firme en su idea de erradicar los “privilegios” del pasado, aunque omita la crítica de que se están recortando fondos.

“La ciencia se está viendo más limitada que antes cuando se esperaría que hubiera más apoyo, sobre todo teniendo por primera vez a una investigadora como directora del Conacyt en un gobierno de izquierda.

El grupo Red ProCiencia Mx busca elevar el discurso científico y un debate abierto con las autoridades del Conacyt para tratar los problemas que enfrentan

El grupo Red ProCiencia Mx busca elevar el discurso científico y un debate abierto con las autoridades del Conacyt para tratar los problemas que enfrentan

“Lo que hay que hacer es buscar conciliar; no profundizar en una especie de ‘guerra’ que pudiera haber entre la comunidad científica y las autoridades. El problema inicial es que el enfoque que le quiso dar la Dra. Álvarez-Buylla a este llamado Nuevo Conacyt, está profundamente ideologizado, tanto por la parte política como por lo que se concibe como ‘conocimiento válido’ desde el punto de vista de la ciencia”, explica.

Para el divulgador, el problema con la insistencia de la directora de priorizar una ciencia nacionalista –también llamada “ciencia de frontera”– es que se relegan los esfuerzos de la ciencia básica, indispensables para el desarrollo del conocimiento en el país.

“Por supuesto que todos queremos una ciencia cuyos beneficios sean visibles, pero no hay que olvidar que la ciencia es una actividad a largo plazo, no a corto; una actividad que para dar frutos necesita tener una raíz, que es la ciencia básica, misma que a veces no tiene aplicaciones inmediatas y directas pero que permite que muchas veces surjan conocimientos que pueden transformar la vida de las personas”.

De igual forma, Bonfil Olivera puntualiza que el activismo de la Dra. María Elena en temas como la prohibición del uso de los transgénicos en los cultivos del país, la ha puesto en una franca separación con el grueso de investigadores que no sólo defienden, sino que buscan perfeccionar las técnicas de cultivo para beneficio de México.

Cuestión de tonos

Para Martín Bonfil, el discurso al que se aferra el Conacyt es muy preocupante, pues fomenta una visión “parcial, limitada y polarizante” de los científicos del país. Un discurso confrontativo que pone a la sociedad en contra de los investigadores, dañando su trabajo y reputación

“El discurso que se ha manejado desde el Conacyt yo creo que ha sido incorrecto porque confronta y porque descalifica; porque habla de estas prácticas del pasado que eran corruptas. En donde pareciera que se refieren a la ‘ciencia inútil’ y (sugieren) que sólo se investigaban cosas que no tenían valor. Incluso se llega a caricaturizar a la ciencia, porque parecería que el trabajo de un matemático o de alguien que hace cosmología es una pérdida absoluta de tiempo”.

También puedes leer: Conacyt: experimento entre dudas


Notas relacionadas
doPlay

Ago 2, 2019

CienciaPorMéxico

En defensa del Foro Consultivo Científico y Tecnológico

José Pablo Espíndola y Fernanda Muñoz


Ago 2, 2019

Abr 17, 2019
Lectura 7 min

CienciaPorMéxico

Conacyt, opacidad y dudas

Salvador Vega


Abr 17, 2019 Lectura 7 min

Mar 5, 2019
Lectura 3 min

Comentarios