Ismael “El Mayo” Zambada es el último gran capo de aquella generación de narcotraficantes que creció de la mano de Miguel Ángel Félix Gallardo, se dividió el país con los hermanos Arellano Félix y disputó el negocio con Osiel Cárdenas.

El socio histórico de Joaquín “El Chapo” Guzmán, hoy enfrenta a “Los Chapitos”, Iván Archivaldo y Ovidio, para mantener el control del Cártel de Sinaloa.

Vicente Zambada Niebla y Raymundo Zambada García, hijo y hermano de “El Mayo”, respectivamente, dejaron de estar bajo custodia de las autoridades estadounidenses, quienes simplemente reportaron dejar de conocer sus paraderos. Esto luego de que ambos testificaron en contra de “El Chapo” en el juicio que lo condenó a pasar el resto de su vida en prisión.

“Desde ahí se ve que hubo una suerte de ruptura en esa estructura que comienza a dejar fragmentaciones en la cúpula del Cártel de Sinaloa. Si eso llega efectivamente a romperse, ese liderazgo que había estado durante décadas y décadas, va a representar una reconfiguración del narcotráfico en México y posiblemente un fortalecimiento del Cártel de Jalisco Nueva Generación”, considera Josué Ángel González, fundador de la Consultora SIE.

Gabriela Nava, analista de inteligencia por el Centro de Estudios Hemisféricos William J. Perry, compara el perfil de los capos de la vieja escuela, como “El Mayo”, con el de “Los Chapitos”, más similar al de organizaciones como el CJNG. Particularmente en el sentido de que los primeros priorizaban el crimen sobre la violencia, mientras que los segundos se valen de la fuerza para operar.

“En el caso del Cártel de Sinaloa, son segundas o terceras generaciones los que están liderando. Ellos ya traen otro “chip” respecto a lo que es la delincuencia organizada y cómo se tienen que comportar. Lo mismo “El Mencho”, aunque no es hijo de ningún capo, estuvo con ellos desde muy joven. Es una siguiente generación de delincuencia con un perfil que se caracteriza por no tener un bajo perfil, en términos de violencia, y tener una estrategia de comunicación muy fuerte.”

Finalmente, José Manuel Aguilar, de CASEDE, apunta que “en el caso concreto de estos capos, sí hay un fin de una era vinculados a ellos y parte de un nuevo paradigma, del surgimiento de las fuerzas criminales en México con el Cártel Jalisco Nueva Generación al frente y “El Mencho” como principal figura de este fenómeno histórico en nuestro país”.

También puedes leer:

Vuelve la ‘vieja escuela’ del narcotráfico en México

La amenaza de liberar al “mata amigos”, Osiel Cárdenas