12,000

millones de euros perdió la petrolera española desde que comenzaron
los rumores de la expropiación, en enero de 2012


En junio del año pasado, según una gráfica de evolución de precios de la acción de Repsol contenida en el documento, se materializó ‘el peor resultado posible’

La lluvia de ataques que ha vertido en las últimas semanas el director general de Pemex, Emilio Lozoya, contra el presidente de la petrolera española Repsol, tiene su origen en la Ciudad de México. 

Un supuesto reporte interno de Repsol, clasificado como “estrictamente confidencial” y fechado en la capital el 20 de noviembre, es la clave de los argumentos principales de Lozoya.

Han guiado su crítica contra Antonio Brufau, presidente de la petrolera española ratificado este miércoles.

El documento, cuya copia obtuvo Reporte Indigo, se centra en la evolución del valor de las acciones de Repsol entre 2005 y 2012. Es el mismo periodo que lleva Antonio Brufau al frente de la petrolera. 

“Desde que Brufau es CEO: cero por ciento de crecimiento del precio de la acción vs 87 por ciento de comparables europeos”, destaca el informe, que no contiene logotipos de la compañía ni la firma de ningún ejecutivo. 

En junio del año pasado, según una gráfica de evolución de precios de la acción de Repsol contenida en el documento, se materializó “el peor resultado posible”. 

Vino con la expropiación de la compañía Yacimientos Petrolíferos Fiscales (YPF), la cual pasará a manos del gobierno argentino mediante el pago de una compensación de 5 mil millones de dólares a Repsol. 

El documento indica que la española perdió 4 mil 200 millones de euros, después de que se anunciara que el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner pensaba expropiar YPF.

El documento también apunta que la petrolera española perdió 12 mil millones de euros “desde que comenzaron los rumores de la expropiación, en enero de 2012”. 

En los mismos meses la empresa, de la que Pemex posee el 9.34 por ciento de las acciones, sufrió una caída en la calificación crediticia, que bajó hasta BBB-.

El informe reconoce que la caída en el valor de las acciones de Repsol comenzó incluso antes de que se rumorara la expropiación de YPF.

Peor que otras petroleras

En una gráfica comparativa entre Repsol y las petroleras estadounidenses ExxonMobil, Chevron y ConocoPhillips; la anglo-neerlandesa Shell, la francesa Total y la noruega Statoil, la española presenta los peores resultados. 

La comparativa inicia con el valor de las acciones en enero de 2005 y culmina con datos de julio de 2012. 

En promedio las acciones de Repsol cayeron en un nueve por ciento en ese periodo, mientras las de las otras petroleras subieron hasta en el 50 por ciento de su precio inicial. 

El informe establece que “el nivel de compensación del director general está inversamente correlacionado con el tamaño y la generación de utilidad de la compañía”. 

La remuneración del catalán Antonio Brufau, entre 2009 y 2012, es la segunda más alta de las petroleras, mientras el retorno total de saldos a los accionistas fue negativo. 

En los últimos tres años, de acuerdo con una gráfica presentada en el reporte, el resultado económico neto de Repsol fue el sexto de las petroleras privadas más importantes del mundo. 

Sus 2 mil 982 millones de euros de ganancia quedaron muy por debajo de los 19 mil 651 millones de Shell, los 11 mil 358 millones de total, los 8 mil 659 millones de British Petroleum y los 7 mil 976 millones de Statoil. 

Brufau, el ganón

A pesar de estos datos, apunta el informe, la remuneración media de Brufau en esos años solo fue superada por el presidente de Shell. 

La remuneración de Brufau, de 8.4 millones de euros como media en tres años, fue casi la misma que tuvo el presidente de Shell, con 8.6 millones de euros. 

“Mientras el desempeño del precio de la acción de Repsol, así como el retorno obtenido, han sido sumamente malos, la compensación pagada a los altos ejecutivos de la empresa ha sido desproporcionadamente elevada”, asienta el documento.

Mientras Repsol ha sido la petrolera pagada que ha perdido más valor de mercado en ese periodo, Brufau es el segundo mejor pagado en la comparativa con las demás compañías.

“La destrucción de valor no puede ni debe ser recompensada con una remuneración superior a la de comparables que se han comportado sustancialmente mejor que Repsol.

“La remuneración de la alta dirección de Repsol no refleja el fuerte castigo sufrido por los accionistas y es totalmente ajeno a la realidad de la compañía”.

El “blindaje” de 22 millones de euros para Brufau fue considerado en el informe como un elemento que contraviene “los más elementales principios de gobierno corporativo”.

Una gráfica comparativa con otras petroleras europeas muestra que la media de compensaciones para el presidente de la compañía es de 4.3 millones de euros, esto es, casi cinco veces lo que se otorgó a Brufau. 

Comparecencia de copy-paste

Al día siguiente de la fecha de elaboración del informe, Lozoya compareció ante la Comisión de Energía de la Cámara de Diputados y criticó duramente la administración de Brufau. 

Usó uno por uno los mismos datos que están contenidos en el documento. 

Dijo: “Queremos que la situación cambie. Desde que la administración actual de Repsol ha tomado las riendas de la empresa, el retorno de la acción ha sido de cero.

“La acción (de Repsol) antes de la expropiación tenía un retorno total, incluyendo dividendos, de nueve por ciento negativo, mientras que los comparables estaban entre el 51 y 53 por ciento de retorno agregado”, afirmó Lozoya, según el reporte difundido en España por la agencia EFE.

Al igual que el documento que al parecer fue tomado como base en su comparecencia, Lozoya se enfocó en la remuneración de Brufau como punto de crítica.

Usó la misma comparativa del documento, la cual indica que al mismo tiempo que bajaba el valor de mercado de Repsol, “la remuneración de la administración ha sido de las más altas en el mercado mundial.

“Son recursos públicos (de Pemex) invertidos en una empresa internacional y en ese sentido hemos sido vocales de que esta relación (…) entre retorno para el accionista y compensación para la administración está totalmente fuera de la norma internacional”, dijo Lozoya según el reporte de EFE.

Finalmente se enfocó en la compensación de 22 millones de euros que recibiría Brufau en caso de dejar la empresa. Dijo que era desproporcionada “después de darle un cero por ciento de retorno a la acción”.

Más de este tema
— Pemex y Repsol tienen mala química
— Nuevos enredos de Repsol y Pemex