El 2020 será un año complicado para los integrantes del Consejo General del Instituto Nacional Electoral (INE), quienes tendrán que cargar con la responsabilidad de organizar un proceso electoral a pesar del recorte presupuestal más grande en su historia.

El reajuste que dejó sin mil 72 millones de pesos al Instituto fue ampliamente criticado por numerosos sectores sociales y miembros de la oposición, quienes acusaron que esta maniobra –propuesta desde Palacio Nacional y aprobada en el Congreso de la Unión– atentaba contra la democracia y la autonomía del organismo.

No obstante, el Consejo General anticipó que la reducción presupuestal del INE no provocará una solicitud de mayores recursos al Estado.

“A diferencia de lo ocurrido en 2019, no vamos a solicitar una ampliación presupuestal a la Secretaría de Hacienda, porque esto mandaría un mal mensaje de que un órgano autónomo del Estado mexicano depende de instancias gubernamentales para cumplir adecuadamente sus funciones”, afirmó el consejero presidente, Lorenzo Córdova Vianello.

En sesión extraordinaria al término del 2019, quien encabeza el INE explicó que las asignaciones de recursos en el Presupuesto de Egresos de la Federación no afectarán ninguno de los proyectos que contribuyen a dar certeza a las elecciones, prometiendo que se hará todo lo posible por no reducir la calidad en la organización ni afectar los derechos laborales de las y los trabajadores del organismo.

La magnitud del golpe propinado al INE se calcula en proporción a los detalles de la organización de los comicios, la elección más grande de la historia en donde se anticipa un incremento de 6 millones de votantes nuevos en el padrón electoral en comparación con el 2018.


No vamos a solicitar una ampliación presupuestal a la Secretaría de Hacienda, porque esto mandaría un mal mensaje de que un órgano autónomo del Estado mexicano depende de instancias gubernamentales para cumplir adecuadamente sus funciones

Lorenzo Córdova

Consejero presidente del INE

Ruta electoral del INE

En el mes de septiembre, arrancará de forma oficial el Proceso Electoral 2020-2021, en donde se elegirán casi 3 mil 200 cargos de elección popular: 15 de ellos gubernaturas, 29 congresos locales, 30 ayuntamientos y la renovación de la Cámara de Diputados y de Senadores.

La responsabilidad del INE no solo es orquestar los preparativos para el proceso electoral, también deberá fiscalizar los recursos de las campañas políticas y dar salida a las 106 manifestaciones de intención de organizaciones que buscaron durante 2019 su registro como partidos políticos nacionales en 2020.

Al 17 de diciembre, 58 organizaciones se mantenían en la contienda, incluyendo México Libre, encabezada por Felipe Calderón y Margarita Zavala, así como Redes Sociales Progresistas, vinculada a Elba Esther Gordillo, exlideresa del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación.

El Secretario Ejecutivo del INE, Edmundo Jacobo Molina subrayó que el proceso para consolidarse como partido político es complejo, pero que la autoridad electoral estará al pendiente para cumplir la ley y no obsequiar ningún registro a organizaciones que incumplan con los requisitos.

“El INE no da ni regala los registros, son las ciudadanas y los ciudadanos los que lo hacen al expresar su voluntad de pertenecer a ellos. El Instituto simplemente verifica que quien aspira a ser un instituto político nacional cumpla con las leyes, las normas y los requisitos establecidos para esos efectos”, detalló.

También puedes leer: AMLO cuestiona al INE por costo de nueva credencial de elector