La historia de las mujeres en México está escrita con palabras como desigualdad, opresión, desprecio -sobre todo institucional- y reclamo. Reclamo por la defensa de sus derechos más elementales, como el del estudio y el trabajo. El simple acto de vestirse como quieran o salir a la calle por la noche, les está negado.

El Estado ha sido omiso en su respuesta para la atención de los problemas que enfrentan y en los últimos años una oleada de mujeres ha tomado como bandera la digna rabia en reclamo de mejores condiciones para vivir. Los feminicidios, el acoso sexual, la discriminación, son parte de las injusticias que enfrentan cotidianamente.

Sirve la voz de todas desde distintas latitudes, pero ha sido insuficiente para lograr cambios que les garanticen el ejercicio libre de sus derechos humanos y una vida libre de toda violencia.

Como si todo esto fuera insuficiente, la llegada de la pandemia por COVID-19, dificulta su ya de por sí muy complicado escenario. Las historias hoy presentes dan cuenta de algunos de los problemas que hace falta enfrentar y cuyo reclamo, como desde hace mucho, sigue vigente.

Continúa leyendo:

La historia que nos hizo parte del movimiento feminista
El desastre tras un feminicidio, justicia para Fátima
El hotel feminicida en Puebla de Mara Castilla
Mujer, una identidad de género sin ataduras
Oportunidades desiguales, mujeres contra la pobreza
Debilitar estrategias de protección a las mujeres
‘Nunca escuchan a las mujeres’, Jenny Flores
Mujeres en el campo laboral y empleos del futuro
Mujeres pintoras, dueñas de su arte y expresión
Falta un largo y tortuoso camino para mujeres cineastas
Naomi Robles será quien marque la diferencia en ONEFA