Guillermo Gándara imparte desde hace varios años la clase de Perspectiva Estratégica en el Tecnológico de Monterrey, él, junto con otros dos coordinadores y 19 autores, escribió el libro “Futuros México hacia 2050”, un análisis de los principales retos que enfrenta el país y los posibles escenarios en caso de solucionarlos o no.

Después de cinco años de trabajo, el especialista señala que el principal problema para enfrentar estos retos es la visión a corto plazo que tienen las autoridades y la sociedad en general.


“La visión a corto plazo no aplica solo para México, sino para toda la humanidad. Este cortoplacismo no solo se vincula a las autoridades, es una debilidad generalizada en la población, pero se puede incidir en ella y para ello es importante la educación”

Guillermo Gándara

Profesor de la clase de Perspectiva Estratégica en el Tecnológico de Monterrey

Respecto al gobierno, dice que el problema es que las estrategias, planes y políticas públicas tienen una caducidad de tres o seis años, dependiendo de la persona que esté en el puesto de elección popular.

“No tenemos un proyecto de nación a largo plazo, nuestro futuro se define por planes sexenales, nuestros ayuntamientos por tres años y no tenemos otros instrumentos de largo plazo, estamos sujetos a los vaivenes de quienes están al frente de una administración.

“Con este libro lo que quisimos explicar es que tenemos la posibilidad de construir desde la sociedad futuros más aspiracionales”, agrega.

Entre los quince retos que se abordan se encuentran el desarrollo sustentable, el cambio climático, la seguridad nacional, la democracia, las políticas a largo plazo, la reducción de brechas económicas, educación, salud, igualdad de género, ética, valores y se plantean tres escenarios.

En el catastrófico, en caso de no atenderse los retos, señalan los autores que viviremos en un Estado fallido y en perpetuo desasosiego y desconfianza, “habrá agonía y desolación”, advierten.

En caso de seguir como vamos y de atender algunos retos y otros no, el análisis señala que México continuará siendo el país de la “eterna promesa”.

“México seguirá padeciendo añejos problemas que inhiben su desarrollo y su trayectoria hacia una nación democrática, próspera, equitativa, incluyente y en paz. Sin embargo, aparecerán señales prometedoras para que, conjuntamente, Estado, sociedad y sector privado acuerden una estrategia de largo plazo que permita alcanzar el futuro deseado”, señala el libro.

En el tercer escenario y en caso de atender los retos, México viviría en plenitud, sería un país democrático, justo y en paz.

“El libro lo escribimos para que la gente sepa que el futuro puede ser diverso y que si se quiere que ocurra el escenario ideal hay que ponerse a trabajar ya que el futuro lo construimos todos”, concluye el entrevistado.

También puedes leer:

Desarrollo Sostenible, necesaria visión a corto plazo

La eficiencia del gasto público para mejorar el futuro