Sobrio, rodeado de siete periodistas, entre ellos uno de sus acérrimos críticos: Carlos Loret de Mola, el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, expuso parte de su programa de gobierno en el programa televisivo Tercer Grado.

Envestido en un sobrio traje oscuro, con una corbata guinda, el tabasqueño fue cuestionado por Denise Maerker, Joaquín López Dóriga, Leo Zuckermann, Raymundo Riva Palacio, René Delgado, Leopoldo Gómez y el referido Loret de Mola sobre consultas, “militarización” del país y el Tren Maya, entre otros temas.

Sobre el cuestionamiento de Raymundo Riva Palacio, acerca de retomar ideas de Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto en cuanto la actuación de las fuerzas militares en las calles, el tabasqueño fue claro y aseveró que el “desastre” policiaco que impera en México lo llevó a conformar la Guardia Nacional.

Obrador abundó en el tema y calificó la situación de inseguridad en México como “extraordinaria” por lo que tomó la decisión de no regresar a los militares a sus cuarteles, como durante campaña había prometido. El presidente electo aseguró que la ola de violencia se originó debido a la corrupción y a una política que favorece a las minorías.

Aseguró que se requiere una Guardia Nacional con elementos suficientes para garantizar la seguridad de los mexicanos y por ello la Policía Federal va a desaparecer de forma gradual para integrarse a esta nueva fuerza.

“El desastre relacionado con lo policíaco me llevó a tomar esta decisión. Hace 20 años se creó la Policía Federal, donde hay 40 mil elementos, pero sólo 20 mil pueden ser utilizados… Las policías naval, militar y la federal se van a integrar de manera gradual a la Guardia Nacional, solo sí lo autoriza el Congreso”, expuso López Obrador.

Enfatizó que es “gravísima la situación de inseguridad y violencia en el país”, peor de lo que se imaginó en campaña. La gente está “en estado de indefensión en varios estados”; además, resaltó que los cambios serán en el ámbito federal porque los estados son soberanos y por eso tienen las policías estatales y municipales.

El próximo mandatario federal dijo que para enfrentar una problemática tan difícil y tan compleja, recurrirá a los legisladores: “de ustedes (legisladores) va a depender porque tienen la facultad, quiero que se reforme la Constitución para que esta fuerza (Guardia Nacional) pueda ocuparse de la Seguridad Interior y de la Seguridad Pública y para tener los elementos suficientes y dar buenos resultados”.

Una de las principales causas de la inseguridad, prosiguió el presidente electo, es la corrupción, pues según él es tanta “que no nos alcanzarían las cárceles ni los juzgados. Si somos honestos, tendremos que empezar por los de arriba y eso nos metería en un pantano de confrontación”.

De acuerdo con López Obrador, “ir por los de arriba es apostar a la discordia. Mi planteamiento es iniciar una etapa nueva y vamos a dejar atrás la horrible historia de la corrupción”.

López Obrador reiteró su promesa de respetar la libre expresión y el derecho a disentir, el cual incluye su propio derecho, pues “tengo el derecho a defenderme y afortunadamente existen las benditas redes sociales”.

Descartó asimismo que su gobierno tolere el uso político de los programas sociales, por lo que insistió en su planteamiento de que en la entrega de esos apoyos no habrá intermediarios, y advirtió que el lucro político con la ayuda se castigará con cárcel sin derecho a fianza, sea quien sea, incluidos sus familiares.

Al referirse al tema de los migrantes, López Obrador adelantó que están en diálogo con Estados Unidos y Canadá para establecer un acuerdo de inversión de empresas y gobiernos para financiar proyectos productivos en México y en Centroamérica para frenar la migración.

Sobre la próxima consulta para definir la construcción del Tren Maya, el tabasqueño descartó que se trate de una simulación, y dijo que es una reafirmación de sus compromisos de campaña.

Además, afirmó que el ejercicio forma parte de la democracia participativa que se pondrá en práctica en el país a partir del 1 de diciembre próximo.

“No olvidemos que el pueblo es soberano y tiene la facultad para cambiar la forma de gobierno. Estoy planteando que las consultas sean parte del cambio en México”, añadió.

Con información de NOTIMEX

TE RECOMENDAMOS LEER: COMBATIRÉ A MORENA.- MARKO CORTÉS