La problemática de abasto de agua en la Ciudad de México es cara: cuesta al año entre 60 y 80 millones de pesos de los recursos públicos de las alcaldías.

Tan solo entre el 2019 y el 2020, las demarcaciones territoriales invirtieron casi 150 millones de pesos en arrendar o comprar pipas para ayudar al abasto de agua potable a sus habitantes, de acuerdo con una revisión de los contratos que firmaron realizada por Reporte Índigo.

A través de estas unidades, los gobiernos atienden la demanda del recurso de las colonias donde hay carencia del líquido, ocasionada por factores como la inequitativa repartición del recurso y los problemas de desarrollo urbano.

Los montos

Los contratos firmados durante 2019 y 2020 por las 16 alcaldías de la Ciudad de México que se puede consultar en la Plataforma Nacional de Transparencia (PNT) revelan que en total gastaron 149 millones 695 mil 90 pesos en ambos años en contratar pipas para operar programas emergentes de abasto de agua.

Los cálculos hechos por Reporte Índigo con base en la información consultada indican que en 2019, primer año completo de gobierno de las alcaldías, las 16 demarcaciones gastaron 66 millones 9 mil 199 pesos en arrendar o comprar camiones con tanque para transportar agua.

Para 2020, la cifra de gasto para abastecer de agua a zonas donde la infraestructura hidráulica es insuficiente aumentó a 83 millones 685 mil 890 pesos.

Lo anterior significa que, durante el año en que inició la pandemia de COVID-19, el gasto en la contratación y compra de pipas de agua potable creció 26 por ciento en comparación con el año anterior.

Respecto a la información de 2018, la PNT no cuenta con información sobre las contrataciones de las alcaldías en ese año.

Mientras que los datos correspondientes al año 2021 son parciales y solo hay información del lapso de enero a junio que indica que las demarcaciones territoriales aún no han contratado servicio de pipas.

Las que más han gastado en el desabasto de agua

Cinco alcaldías de la ciudad concentran el 85 por ciento de la inversión hecha en el arrendamiento y compra de pipas durante 2019 y 2020.

Iztapalapa, Tlalpan, Venustiano Carranza, Cuajimalpa e Iztacalco han gastado en el periodo mencionado un total de 127 millones 569 mil 461 pesos en sus programas de abastecimiento de agua por medio de camiones con tanque.

De esas cinco, la que más ha invertido en garantizar el derecho al agua de sus habitantes es Iztapalapa, que en ese lapso ha erogado un monto de 46 millones 550 mil 99 pesos en adquirir servicios de pipas de agua.

En segundo lugar está Tlalpan, que en los años mencionados hizo una inversión en transportar agua para su población de 31 millones 48 mil 204 pesos.

Venustiano Carranza es la tercera con mayor inversión en programas de pipas de agua en 2019 y 2020, con 30 millones 808 mil 509 pesos.

El cuarto lugar le pertenece a Cuajimalpa, que ha gastado en pipas en el lapso referido la suma de 11 millones 960 mil 702 pesos.

Y en quinta posición de las que más han invertido en pipas durante 2019 y 2020 está Iztacalco, con 7 millones 201 mil 945 pesos.

Cinco alcaldías han concentrado el 85 por ciento del arrendamiento y la compra de pipas en los últimos dos años: Iztapalapa, Tlalpan, Venustiano Carranza, Cuajimalpa e Iztacalco

Las que menos han invertido

En contraste con las cinco alcaldías mencionadas, hay tres cuya inversión en pipas no asciende ni al 5 por ciento del total erogado por todos los gobiernos de orden municipal en la capital durante 2019 y 2020.

Cuauhtémoc apenas invirtió un millón 196 mil 12 pesos en la contratación de pipas de agua en los dos años indicados.

Mientras que Benito Juárez pagó 861 mil 283 pesos; y la que menos invirtió en dicho fin fue Gustavo A. Madero, con 412 mil 206 pesos.

Sin embargo, existen dos alcaldías que durante el periodo referido no firmaron ningún contrato para el transporte de agua potable a su población: Milpa Alta y Azcapotzalco.

La crisis de agua

Las alcaldías de la Ciudad de México han tenido que destinar casi 150 millones de pesos en 2019 y 2020 para garantizar el abasto de agua a parte de su población debido a la crisis hídrica que padece la metrópoli desde hace más de 20 años.

La Gaceta UNAM de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) indica en su artículo “El Día cero en México está lejos si tomamos conciencia”, señala que la capital del país atraviesa por una emergencia de desabasto de agua debido al estrés hídrico en la Cuenca del Valle de México.

El texto detalla que la ciudad está en dicha situación debido al agotamiento de los recursos, fallas en el abastecimiento de agua, sobreexplotación de acuíferos por la falta de planeación urbana, escaso tratamiento de las aguas residuales, desaprovechamiento del agua de lluvia y desigual e inequitativa distribución del líquido entre la población, principalmente.

Incluso, menciona el artículo, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) ha considerado que la Ciudad de México podría quedarse sin agua y llegar al día cero en el año 2028, si es que no se toman medidas.

Para evitar que se agote el recurso se deben modificar hábitos de consumo, aumentar la eficiencia de su distribución para evitar que el 70 por ciento se pierda en fugas y comenzar a implementar programas integrales para la captación de agua de lluvia, se recomienda en el artículo.

También puedes leer: Simulan soluciones para el desabasto de agua en CDMX