El Municipio de Pesquería buscó ayer modificar el dictamen que atoró el uso de suelo industrial a la planta armadora de Kia Motors.

Compañía coreana que invertirá mil 500 millones de dólares en Nuevo León.

Los integrantes del Cabildo no acudieron al Palacio Municipal, para buscar destrabar el proceso de actualización del Plan de Desarrollo Urbano en una reunión privada y así evadir la explicación del atorón.

Esto, luego de que no habían modificado el uso de suelo para dar factibilidad a la empresa coreana.

Cerca del mediodía de ayer, el alcalde José Gloria López afirmó en entrevista que el proyecto había sido aprobado y ratificado por los regidores, pero que lo único condicionado era un cambio de uso de suelo solicitado por un particular.

La petición que quedó en entredicho, según el funcionario, fue la de su amigo, el exmunícipe de Apodaca, Luis Garza, para modificar la vocación de un terreno a 15 kilómetros del distrito industrial Ternium, donde se pretende edificar la armadora.

Gloria López sostuvo que el terreno de 700 hectáreas destinado a la planta de Kia Motors, está dentro de un área de 5 mil hectáreas proyectadas para instalar industria pesada.

“(El proyecto) nunca ha estado en desacuerdo”, dijo, “lo aprobaron seis (ediles) y cinco quedaron con sus reservas. Esto lo apoyan en su mayoría”.

Las observaciones que desataron la abstención de regidores y la discordia en el Cabildo, según él, fueron las peticiones de este empresario, quien busca cambiar la vocación de una tierra de su propiedad, de agrícola a industrial.

La armadora hasta el momento no cuenta con permisos municipales de edificación, indispensables para iniciar con la construcción de la planta, pero el alcalde mencionó que no sería difícil solucionar ese trámite administrativo.

El conflicto al interior del Municipio de Pesquería se da a una semana de la posible visita a Nuevo León del presidente, Enrique Peña Nieto, quien colocaría la primera piedra para iniciar las obras de la planta de esta compañía fabricante de automóviles.

Tras la entrevista, el munícipe se comprometió a mostrar el acta de sesión de Cabildo del pasado 12 de agosto, porque en ese momento no estaba a su alcance.

Cerca de las 13:00 horas, los regidores se ausentaron de sus oficinas en la Presidencia Municipal de Pesquería y se dieron cita en una reunión privada, para negociar y firmar el dictamen de uso de suelo industrial a favor de la armadora.

Por separado, el secretario del Ayuntamiento de Pesquería, Óscar González, confirmó que entregó el acta de Cabildo a los ediles para que sólo revisaran “correcciones” al texto, la rubricaran fuera de las instalaciones oficiales y ratificaran el acuerdo.

“Ya estaban convencidos que estaba bien el acta, desde el 12 de agosto, nada más querían estar seguros, nos pidieron que se fundara y se motivara correctamente”, justificó.

El funcionario afirmó que los regidores tenían reservas en siete propuestas de ciudadanos para modificar usos de suelo, derivadas de la consulta popular para el Plan de Desarrollo Urbano de Pesquería.

“Faltaban dos o tres regidores y ellos lo que decían era: ‘No, vamos a revisarla bien’”, añadió.

Se solicitó el acceso al documento, una vez firmado por todos los integrantes del Cabildo, pero hasta las 16:00 horas de ayer no fue presentado por el secretario de Ayuntamiento.