Diputados del Congreso local aprobaron una iniciativa que crea la Ley de Escuela para Padres del Estado de Nuevo León, la cual evita contenido considerado polémico.

“Para la implementación del temario de la Escuela para Padres, Madres o quienes ejerzan la tutela, guarda o custodia deberán respetarse las diferentes ideologías de los participantes, evitando en todo momento la generación de contenido controversial”, establece el artículo 9.

El marco legal fue avalado el 8 de marzo. Los diputados María Guadalupe Rodríguez y Asael Sepúlveda, integrantes del Grupo Legislativo del Partido del Trabajo (PT), fueron los promoventes.

Aunque no especifica a qué se refiere con contenido polémico, la redacción de esta ley recuerda al pin parental propuesto por Juan Carlos Leal Segovia, un permiso escrito para que las madres y padres de familia pudieran autorizar o rechazar que sus hijos recibieran educación en temas de sexualidad, reproducción y género. Y, con ello, tocar temas como el derecho de las mujeres a decidir sobre su propio cuerpo o las garantías de quienes forman parte de la diversidad sexual.

Lo que establece la ley

En tres capítulos, 23 artículos y cuatro transitorios, la Ley de Escuela para Padres del Estado de Nuevo León establece las bases jurídicas para garantizar un mecanismo que permita capacitar a padres, madres o quienes ejerzan la tutela, guarda o custodia de niñas, niños y adolescentes.

“Para poder desarrollar adecuadamente sus funciones, los padres necesitan información y formación previa”, argumentaron los legisladores petistas María Guadalupe Rodríguez y Asael Sepúlveda.

La propuesta fue turnada a la Comisión de Educación, Cultura y Deporte del órgano legislativo. Los promoventes aseguraron que está en los términos establecidos por la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Nuevo León, las demás leyes y disposiciones federales y locales aplicables.

Para los diputados, los padres de familia tienen que estar permanentemente involucrados en el proceso de formación de sus hijos y participar en su educación.

“Quienes integramos la presente Comisión de Dictamen Legislativo consideramos a la familia como la piedra angular de la sociedad, donde se nace, crece y se encuentra la protección y la seguridad. Siendo la encargada de brindar a las niñas, niños y adolescentes la posibilidad de desarrollarse dentro de un grupo social, donde se sientan integrados, entendidos y respetados, sobre todo en estos tiempos actuales en donde hay muchos desafíos siendo vulnerable”, menciona la iniciativa.

La Secretaría de Educación será la responsable de la aplicación y vigilancia del cumplimiento de la ley. Mientras que, de manera complementaria, la Secretaría de Economía y Trabajo del Estado de Nuevo León tendrá que implementar acciones para promover la flexibilidad de la jornada de trabajo.

La ley ofrecerá programas mediante los cuales se les proporcione un espacio donde se les brinde orientación y apoyo, así como cursos, talleres, diplomados, ciclos de conferencias y pláticas.

Las críticas a la escuela para padres

La Escuela para Padres operará bajo el esquema de facilitadores, quienes estarán al frente de cada grupo de trabajo y un Consejo Consultivo como órgano colegiado.

Los facilitadores podrán ser profesores de los planteles educativos públicos o privados y podrán ser apoyados por el psicólogo asignado a cada escuela. Además de los requisitos que establezca el Consejo Consultivo, no deberán haber sido sentenciados por los delitos de violencia familiar, sexuales o contra la igualdad de género y la dignidad de la mujer.

“Sin embargo, no se aceptó que los facilitadores, quienes trabajarán con los padres de familia, no fueran ministros de culto”, menciona la diputada de Morena, Mariela Saldívar.

Con respecto a la generación de contenido controversial, la legisladora morenista dice que en las escuelas públicas, cuando existe polémica por los contenidos educativos, prevalece el material oficial.

“Independientemente, si hay diferencias de opiniones entre los padres de familia, en todo momento el contenido que se debe respetar es el oficial de una educación laica, gratuita, científica y universal. Es por eso que vemos con mucha preocupación estos aspectos de esta ley, porque alguien pudiera interpretar un instrumento para censurar material que viene de manera oficial en los libros de texto”, asegura.

También puedes leer: Congreso de Nuevo León rechaza el “pin parental” que censuraría educación sexual para menores