Para los actuales dirigentes de la Universidad de Guadalajara (UdeG) la prioridad parece ser el negocio cultural y no el desarrollo académico de la institución. 

Y es que a las 18 empresas universitarias que la UdeG reportaba hasta el año pasado, se le suma en 2013 una más, la Operadora del Centro Cultural Universitario que en diciembre pasado fue aprobada por el Consejo General Universitario (CGU).

La que al parecer es la segunda universidad pública más importante de México en cuanto a matrícula, es desde mediados de los 90 un negocio para el Grupo Universidad, manejado por Raúl Padilla López. 

Y al margen queda la relevancia académica, pues a pesar de ser la segunda con más alumnos, no cuenta con ese mismo sitio en los rankings de desarrollo educativo. 

Según el Estudio Comparativo de Universidades Mexicanas Execum 2012, la UdeG es quinto lugar en el ámbito de la investigación, incluso debajo de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) con una menor plantilla de profesores, aunque también de alumnos.

Y es que la UdeG, que para 2013 ejercerá cerca de 9 mil millones de pesos de presupuesto, está en el quinto sitio de las universidades que más generan investigación, cuando la UAM con 5 mil 700 millones de pesos, está en segundo sitio.

Por otro lado, la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) es la que más genera ciencia en el país, con un 20 por ciento del total y que en 2012 ejerció un presupuesto de 31 mil millones de pesos.

Según el Execum 2012 la UAM crea cerca del 5 por ciento de la ciencia con 5 mil 600 docentes y 51 mil alumnos y la UdeG crea entre el 3 y el 4 por ciento con 7 mil 600 profesores y 92 mil estudiantes. 

Las cifras entre la UNAM y la UdeG no son tan cercanas, pero los datos entre la Universidad de Guadalajara y la UAM dejan ver que los recursos que se ejercen en la universidad tapatía no están rindiendo frutos en lo que debería ocuparle primordialmente a la academia: el conocimiento, la ciencia.

Según dice la Ley Orgánica de la Universidad de Guadalajara la cultura también es asunto universitario, pero como un anexo a lo académico, y no como una red de negocios paraestatales.

Esta industria llamada cultura, que le significó recibir 548 millones de pesos de recursos de la UdeG en 2012 para el Corporativo de Empresas Universitarias que ahora administrará casi una veintena de empresas que van desde estacionamientos, gasolineras, hoteles y foros culturales.

Del total de su presupuesto la UdeG apenas aporta por recursos propios alrededor del 6 por ciento, de acuerdo a calculos realizados con lo ejercido en 2012. 

Una cantidad mínima si se toma en cuenta la importante inversión que realiza la máxima casa de estudios de Jalisco en negocios culturales. 

Entre estos está el Auditorio Telmex, que desde septiembre de 2007 opera aprovechando recursos universitarios como los estudiantes que prestan su servicio social en este foro, y en eventos como al Feria Internacional del Libro (FIL), una de las empresas registradas por UdeG.

En más de cinco años de operación el Auditorio Telmex recaudó hasta marzo de 2012 cerca de 2 mil 700 millones de pesos según la revista Obras del grupo Expansión.

Esta cifra se acerca a los 3 mil millones con los que operarían tres dependencias y los 15 centros universitarios de la UdeG en todo el 2012.

Sin embargo, la reinversión de la parte que le tocaría a la universidad de estos 2 mil 700 millones, no se ve reflejada en mejoras educativas o simplemente un mayor presupuesto autogenerado. 

La infraestructura y los índices de creación de ciencia siguen sin estar en los primeros lugares del ranking de universidades. 

Y la UdeG sigue argumentando que el presupuesto que recibe por parte del gobierno estatal es insuficiente. 

De 2007 a la fecha este recurso del gobierno de Jalisco ha aumentado cerca de mil millones de pesos, pasando de 2 mil 700 millones hasta los 3 mil 600 millones en 2013.

En la reunión celebraba en diciembre el CGU aprobó también el Presupuesto de Ingresos y Egresos que la UdeG ejercerá en este año: 8 mil 900 millones de pesos.

Además el Congreso de Jalisco aprobó una partida especial de 370 millones de pesos adicionales al presupuesto 2013 para la Universidad, que según Ruth Padilla Muñoz, titular del Sistema de Educación Media Superior (SEMS), serán destinados al gasto de operación e infraestructura.

Aunque es cierto que se sigue construyendo la nueva sede del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades en la zona de Los Belenes, y se inauguró en 2012 la Biblioteca Pública del Estado Juan José Arreola, los recursos para negocios culturales son una de las prioridades. 

Porque proyectos como el complejo del Centro Cultural Universitario -donde están ya ubicados la Biblioteca Juan José Arreola y el Auditorio Telmex- implicarán una inversión total de cerca de 10 mil millones de pesos. 

Con ello se muestra la devoción cultural de la casa de estudios. 

Pues pareciera que el negocio de la cultura es prioridad por encima de la calidad y cobertura académica de la universidad.

Además el radio de impacto que tiene la UdeG en la cultura en Jalisco llega hasta las prácticas que podrían ser calificadas de monopólicas. 

Y es que en la cultura local tienen comprometidos gran parte de los teatros y centros culturales de la ciudad, reprimiendo y limitando así los espacios para los artistas y teatreros independientes.

Gasto en educación superior

Para los Centros Universitarios (CU) de educación superior de la UdeG el reparto de recursos es centralizado pues los siete ubicados en la zona conurbada de Guadalajara recibieron el 70 por ciento de los 3 mil millones destinados a este rubro en 2012.

Los 839 millones (el 30 por ciento) restantes fueron destinados a ocho centros universitarios regionales y tres dependencias anexas a la universidad. 

Cuatro de los centros son los más privilegiados pues absorben mil 669 millones de pesos, más de la mitad del recurso.

En 2012 recibieron un presupuesto anual de 476 millones de pesos para el Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades, 460 millones para Ciencias de la Salud, 380 para Ciencias Exactas e Ingenierías, y 353 millones de pesos para el de Ciencias Económico Administrativas. 

Estos se encuentran en la Zona Metropolitana de Guadalajara, pero no son los únicos en esta región, se le suman el de Arte, Arquitectura y Diseño (Cuaad); Ciencias Biológico Agropecuarias (Cucba); y el Centro Universitario de Tonalá.

La inversión en estos últimos es menor. En 2012 para el CUAAD se destinaron 187 millones, el Cucba recibió 266 millones, pero el caso del CU Tonalá es el más regateado con 39 millones de pesos al año.

La UdeG administra 15 centros universitarios de educación superior en todo Jalisco y su matrícula de alumnos se concentra en la Zona Metropolitana de Guadalajara (ZMG) con cuatro alumnos por uno que estudia en los centros del interior del estado.

Según la Coordinación General de Planeación y Desarrollo Institucional de la UdeG hasta fines de noviembre de 2012 la matricula de alumnos de nivel superior asciende a los 103 mil estudiantes, de los que casi 80 mil estudian en la ZMG y 19 mil en centros al interior del estado.

Además existen tres dependencias que absorbieron cerca de 170 millones de los 3 mil asignados a este rubro. 

La Secretaría de Vinculación y Difusión Cultural, el Departamento de Madera, Celulosa y Papel, y la Secretaría de Vinculación y Desarrollo Empresarial.

Los alumnos también son empleados

El Servicio Social en la Universidad de Guadalajara sirve a los intereses de las empresas universitarias, especialmente a las culturales.

Cada año entre 600 a 750 estudiantes de bachillerato y universidades incorporadas a la UdeG, hacen su servicio social en eventos como Papirolas, y la Feria Internacional del Libro (FIL). 

Si bien la cifra es menor en comparación con la matricula general de la universidad, las facilidades que se dan para concluir más rápido el servicio en uno de estos eventos, muestra el interés de los organizadores por tener empleados de este tipo. 

El alumno debe acudir a cuatro eventos, tres de carácter emergente, y con eso recibe la liberación del servicio social, según se lee en un documento oficial.

En general, para concluir el servicio social, cada alumno debe completar una serie de horas de trabajo gratuito que pueden ser en una empresa o institución pública consultables en la página web de la dirección de servicio social. 

Pero también, se puede participar en los conocidos eventos culturales de la universidad, a estos se les llama programas de apoyo institucional. 

En la oferta de eventos están los organizados por la FIL, Papirolas y el Festival del Cine. Pero en 2010 también se hicieron inscripciones para el evento deportivo de golf Lorena Ochoa, organizado por la golfista en el Country Club.

Por cada asistencia el alumno recibe una constancia. Después deberá realizar un informe periódico y un informe final.

La polémica del uso de alumnos de la UdeG en eventos culturales de la UdeG no es nueva. 

En 2010, el entonces secretario General de Gobierno, Fernando Guzmán Pérez Peláez, desató una polémica al señalar que la empresa privada de seguridad Centurión –que pertenece al ex titular de la policía, Servando Sepúlveda- utilizaba a estudiantes de la UdeG como prestadores de servicio.

La universidad no desmintió el dicho, en un comunicado se limitó a decir que esos eran alumnos de la Universidad Enrique Díaz de León, que hacían su servicio social, y que habían recibido una capacitación en materia de seguridad.

UdeG