La deforestación de una superficie que ronda las mil 500 hectáreas al interior del área natural protegida de la Sierra del Águila, en el estado de Jalisco, generó la primera vinculación a proceso que se concreta en la entidad por el delito de ecocidio, confirmó la Fiscalía estatal.

Dicho delito fue recientemente tipificado en el estado, pues su inclusión en el Código Penal local se aprobó apenas en marzo de 2022; sin embargo, la figura se estrena con un caso de relevancia, y en el cual se habría confirmado una afectación severa para ese paraje protegido.

De acuerdo con la información que difundieron la Fiscalía del Estado y el gobernador Enrique Alfaro Ramírez, esa deforestación habría influido en la inundación de julio pasado que provocó severos daños en decenas de viviendas del municipio de Ahualulco de Mercado.

“Al considerar que el medio ambiente es el bien jurídico tutelado para la humanidad y las futuras generaciones, incluyendo las que aún están por habitarlo, el juez de Control y Oralidad del Décimo Distrito Judicial con sede en Tequila dio la razón a la Fiscalía del Estado de Jalisco y vinculó a proceso a Carlos Miguel G. por su probable responsabilidad en el delito de ecocidio en agravio del área natural protegida de la Sierra del Águila, localizada en la zona Valles de Jalisco”, detalló el organismo en un comunicado.

Carlos Miguel G., señalado por el supuesto delito de ecocidio, deberá permanecer seis meses en prisión justificada, como medida cautelar

Agregó que la indagatoria permitió establecer que en mayo de este año, el imputado reunió a un grupo de personas y, posteriormente,, con herramientas y maquinaria pesada, presuntamente quemaron y talaron un predio del paraje Tiro Patria, ubicado en el bosque del área natural protegida de la Sierra del Águila.

Lo anterior, según las autoridades judiciales, dejó como resultado la pérdida de mil 481 hectáreas.

Investigación y sanciones

La Unidad de Investigación de Delitos Ambientales, que forma parte de la Fiscalía local, es la encargada de llevar las investigaciones del caso, y recientemente destacó que esta vinculación a proceso es la primera en su tipo que resuelve en el estado.

El Código Penal de Jalisco define, en su artículo 289 Bis, al ilícito de ecocidio como “el daño, destrucción o la pérdida total o parcial, vasta, duradera o grave de uno o más ecosistemas, en un territorio determinado, de tal manera que el disfrute de las especies habitantes y el equilibrio ecológico se vea limitado”.

Asimismo, la disposición establece que se sancionará con penas de tres a diez años de cárcel y una multa de quinientas a cincuenta mil veces el valor diario de la Unidad de Medida y Actualización (UMA) a quien cometa tal delito.

“Las penas anteriores aumentarán en un tercio cuando el ecocidio sea en áreas naturales protegidas, así declaradas por la autoridad competente”, señala el documento.

El artículo define como daño vasto al que abarca cuando menos diez hectáreas, daño duradero cuando la afectación y sus impactos duran al menos un periodo de cuatro meses y daño grave cuando la alteración pone en riesgo la salud de las personas o la afectación irreparable a los recursos naturales.

Las investigaciones apuntan a que, a causa del deterioro provocado por el imputado, el suelo perdió la capacidad de filtración de agua en temporal de lluvias

Secuelas del ecocidio en Sierra del Águila

La Fiscalía de Jalisco asegura que dos meses después de que fueran deforestadas las casi mil 500 hectáreas en el área natural protegida, se presentó una inundación en un poblado cercano al lugar de los hechos.

“Se pudo establecer que lo anterior derivó en impactos ambientales negativos para los ecosistemas con su degradación, ya que generó en el suelo un efecto llamado costra con la que perdió la capacidad de filtración de agua en temporal de lluvias.

“Por lo que el 25 de julio de este año, tras una tormenta registrada en el municipio de Ahualulco de Mercado, se inundó una zona con más de 50 casas, además de que generó el desbordamiento de un río y otro con aguas pluviales”, informó.

En este sentido, el Gobierno estatal señaló que, además de los daños en  57 viviendas, hubo infraestructura con afectaciones por la crecida que se presentó en el Arroyo Cocolisco, que alcanzó hasta los 80 centímetros de altura, como el colapso del puente que une las comunidades de la Morita y Tiro Patria.

Ecosistema perdido

El área natural protegida de la Sierra del Águila tiene una superficie total de 20 mil 746.3 hectáreas, lo que significa que el caso de ecocidio que busca castigar la Fiscalía del Estado acabó con las condiciones naturales del 7.13 por ciento de su extensión, es decir, casi una décima parte.

Para concretar la captura de Carlos Miguel G., a quien se le atribuyen presuntamente estos hechos, los agentes desplegaron un operativo de búsqueda que se prolongó hasta el municipio de Tequila, donde fue detenido el individuo en fechas recientes, a la altura de un punto conocido como colinas del Rosario.

“Deberá permanecer seis meses en prisión justificada, como medida cautelar”, comunicó el órgano judicial.

Al respecto, el mandatario estatal dijo que con las acciones penales en contra del presunto responsable, se está sentando un precedente.

“Esta es la primera vinculación de este tipo en Jalisco y les aseguro que no será la última. El mensaje es claro y, sobre aviso no hay engaño: quienes crean que pueden destrozar el capital ambiental para lucrar, la van a pagar”
Enrique Alfaro RamírezGobernador de Jalisco

Te puede interesar: Protección para Sierra de Picachos