En Durango muchos de sus habitantes confiesan que votaron por Esteban Villegas y la coalición Va por México por miedo a la alternancia.

No por que crean que es mejor “malo conocido”, sino porque ven lo que pasa en su estado vecino, Zacatecas, en donde la inseguridad y la violencia llegó a la par de Morena.

Y aunque en Durango un gobierno panista cambió por uno priista, la coalición electoral ocasionó que fueran vistos por la sociedad como uno mismo, además de que operadores, coordinadores y dirigentes se han mantenido transexenalmente.

Sobre esta situación, Juan Carlos Montero Bagatella, profesor de Transformación Pública del Tec de Monterrey, explica que la decisión de fractura o permanencia de los partidos en la coalición Va por México va más allá de sus liderazgos nacionales ya que nos encontramos ante un escenario en el que pesan más lo grupos locales que los colores partidistas.

“Actualmente no hay arraigos partidistas. Estamos hablando de que existe la figura de caudillos o caciques modernos y que los estados se reparten entre familias, independientemente del partido con el que compitan. Esto lo estamos viendo en Zacatecas con los Monreal y lo vimos en Veracruz con los Yunes.

“Yo por eso creo que la alianza Va por México se mantendrá en lo regional y seguramente se romperá en lo nacional. Las candidaturas se las han estado repartiendo los partidos en cuestión de quién está más fuerte en cada estado. Ahí es donde entran en juego los grupos que buscan quedar arraigados en cierta entidad”, dice.

Por la fractura a nivel nacional y la conveniencia de estos grupos, el especialista considera que es muy poco probable que haya una alianza entre PAN, PRI y PRD en Coahuila y el Estado de México para 2023 y que en 2024 se verá solo en ciertas entidades.

Sobre el gobierno de coalición de Villegas, Montero Bagatella considera que habrá pocas posiciones de poder para el PAN y el PRD en su gabinete.

“Esto ya lo vimos. La primera evidencia de un gobierno de coalición se dio durante el gobierno de Rafael Moreno Valle en Puebla que llegó con una alianza amplia e incluyó a algunos priistas en su gabinete.

“Pero poco a poco, con el paso del tiempo, el gobierno los fue quitando, además de que nunca estuvieron en posiciones estratégicas y Moreno Valle terminó el sexenio con su grupo personal principalmente conformado por panistas”, concluye.

Te puede interesar:

Durango, el epicentro político rumbo a 2023 y 2024

Inicio de obstáculos para Esteban Villegas en Durango