El municipio de San Pedro, Nuevo León, a cargo del alcalde Mauricio Fernández, comenzó con los trabajos para la mudanza del museo “La Milarca” a un área verde del Parque Rufino Tamayo, espacio público utilizado por cientos de sampetrinos para el esparcimiento de mascotas

Reporte Índigo comprobó, en un recorrido por el parque, que en la zona verde se están perforando pozos para la instalación de una malla ciclónica, que cubriría los trabajos de construcción del museo.

Esto sorprendió a los paseantes el pasado fin de semana.

Vecinos del sector utilizan este espacio público para llevar a sus perros y jugar con ellos.

Para Guillermo Martínez Berlanga, integrante del Comité Ecológico Probienestar, el Parque Rufino Tamayo es intocable, porque existe un decreto que protege la zona.

“Ese parque tendría que ser el doble de lo que está, pero el Tec se quedó con la otra parte; ese parque llegaba hasta Las Mercedes, y sigue siendo un parque público, y Mauricio hizo una moción en el Cabildo para llevar el museo. Pero el amparo va tumbar todo.

“Ese parque es intocable… lo que están haciendo los políticos de Nuevo León es abandonar los espacios públicos. ¿Para qué? Para recurrir a los empresarios amañados y otros más pillos que los empresarios”, aseguró Martínez Berlanga.

Varias organizaciones civiles, dijo Martínez Berlanga, perfilan interponer un amparo para evitar la mudanza de La Milarca.

El 17 de abril de 2002, el Cabildo de San Pedro decretó al Parque Rufino Tamayo y a otras áreas recreativas como zona de preservación natural protegida.

El entonces alcalde Gerardo Garza Sada consideró que en esa zona se debería evitar toda acción que tienda a destruir, modificar o alterar la superficie del parque.

Organismos como Salvando San Pedro, grupo ProMontaña y Sierra Madre en Peligro, han manifestado su rechazo por la mudanza de La Milarca al Parque Rufino Tamayo.

Celina Cañada, integrante de la agrupación Sierra Madre en Peligro, señaló que se tiene que evitar vulnerar el área verde de la zona.

Cabe recordar que el empresario Marco Antonio Garza Mercado, titular del patronato Rufino y Olga Tamayo, impulsa la llegada de La Milarca al parque público.

La colección de Mauricio

La Milarca es “el hogar” del edil sampetrino Mauricio Fernández, donde tiene una colección de fósiles, arte mexicano, arte popular y muebles antiguos.

Entre sus obras, está una pintura de David Alfaro Siqueiros y la fotografía de la niña afgana publicada en la portada de la revista National Geographic firmada por su autor, Steve McCurry, así como dos obras de José Clemente Orozco.

Suman dos pescados fosilizados en tercera dimensión: un lepidotus y un xiphactinus.

Fernández tiene una carta del arquitecto japonés Tadao Ando, que explica que la Milarca debería ser un ser Patrimonio Cultural de la Humanidad.

En diciembre del año pasado, el Cabildo de San Pedro aprobó por unanimidad una solicitud para mudar La Milarca al Parque Rufino Tamayo.

Este proyecto cultural tendrá un presupuesto económico de 100 millones de pesos, de los cuales, su familia pondría 50 por ciento de los recursos.

En la zona también habrá un área para conciertos.