¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Reporte
Nacional

CASONEWSDIVINE

¿Dónde está Zayas?

Icela Lagunas

Otra vez su nombre y apellidos vuelven a levantar polvo en los medios de comunicación. ¿Y la pena de Zayas?, se cuestionaron propios y extraños cuando el Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal (TSJDF) dio a conocer el lunes las condenas contra 19 de los 30 mandos, funcionarios y policías involucrados en la muerte de 12 personas en la discoteca News Divine en 2008. 


Abr 9, 2013
Lectura 9 min

No hay pena para Zayas porque presentó hace dos meses un recurso de amparo, igual que lo hizo otra funcionaria de la SSP-DF

Hasta ahora, el único recluido por los muertos del News Divine es Alfredo Maya Ortiz, exadministrador de la discoteca

“¿Dónde están los jefes de los sentenciados?”, dijo un familiar, refiriéndose a Marcelo Ebrard, a Joel Ortega y a Francisco Chiguil

“Guillermo Zayas los mató”, se titula el video subido a YouTube hace cinco años. Desde entonces, ha vivido un infierno personal

Otra vez su nombre y apellidos vuelven a levantar polvo en los medios de comunicación. ¿Y la pena de Zayas?, se cuestionaron propios y extraños cuando el Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal (TSJDF) dio a conocer el lunes las condenas contra 19 de los 30 mandos, funcionarios y policías involucrados en la muerte de 12 personas en la discoteca News Divine en 2008. 

El resto de los 11 implicados, según la sentencia del juez 19 penal del TSJDF, Prudencio Jorge González Tenorio, fueron absueltos, entre ellos el extitular de la Secretaría de Seguridad Pública y actual director del Sistema de Transporte Colectivo, Joel Ortega.

Guillermo Zayas, otrora temido fiscal de homicidios de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) en tiempos del procurador Bernardo Bátiz Vázquez, y Andrés Manuel López Obrador, fue enterrado vivo después de los hechos del News, cuando un operativo fallido terminó con la vida de nueve jóvenes y tres policías.

Zayas fue expulsado de la escena policial y política de la Ciudad de México, en la que era un personaje de referencia obligada cuando se trataba de asuntos de homicidios, operativos y detención de sicarios en Tepito.

“Él los mató, traducido en un lenguaje llano, los mató con dolo”, se escucha decir al entonces procurador capitalino, Rodolfo Félix Cárdenas, en un video subido en junio de 2008 al canal YouTube, durante una reunión con diputados en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF).

Infierno personal

“Guillermo Zayas los mató”, se titula el video que circuló por las redes hace cinco años. Desde esa fecha, el exfiscal de homicidios, galardonado por el gobierno de la Ciudad con la medalla José María Iglesias, ha vivido un infierno particular, donde a él y a sus hijos les persigue el calificativo de “multihomicida”.

Bajo estas circunstancias, tuvo que sacar de una escuela de la colonia Roma, en la delegación Cuauhtémoc, a sus dos hijos, a quienes señalaban en su momento como los hijos del policía “mataniños” que salía en televisión.

Fueron varios sus intentos por llevar ligitios privados en Chiapas, Estado de México, Veracruz y Morelos, por mencionar algunos. Casi todos fallidos, pues los jueces le impedían llevar los casos por su calidad de procesado por el caso News Divine.

Meses de intensas pruebas para aspirar a un trabajo como jefe de seguridad en un importante laboratorio de México y Latinoamérica para que al final, todo se viniera abajo, con una simple búsqueda  en Google donde aparecía su negra historia, acompañada por la fotografía de su rostro.

De nada valían entonces los reconocimientos en papel y en metal que, en mano propia, le entregó más de una vez Andrés Manuel López Obrador, cuando mandaba en la ciudad. Sus mejores tiempos.

Tampoco los días de gloria, en los que Guillermo Zayas acaparaba los reflectores de la televisión local para hablar acerca de cada detalle de la captura en la delegación Tlalpan de Orlando Magaña, uno de los responsables del multihomicidio de la familia Narezo Noyola, quien había estado prófugo.

El crimen cometido por el llamado “Chacal de Tlalpan” sacudió a la sociedad capitalina durante meses. Su captura encumbró al entonces brillante fiscal de Homicidios.

Ocho años y medio se mantuvo al frente de la Fiscalía de Homicidios de la PGJDF. Parte en la administración de Samuel del Villar, después con Bernardo Bátiz y al final con Rodolfo Félix Cárdenas. Con este último comenzó su caída.

Después de varias diferencias, Zayas renunció a la Fiscalía de Homicidios de Rodolfo Félix Cárdenas, recién nombrado procurador capitalino por Marcelo Ebrard Casaubón.

Meses después, el exfiscal reapareció al lado de Joel Ortega Cuevas, entonces secretario de Seguridad Pública local y actual director del Sistema de Transporte Colectivo Metro, quien le dio la oportunidad de enrolarse en las filas de la SSPDF.

Con su cambio de destino, cambió también su suerte. Comenzaron los operativos policiales en toda la ciudad, denominados Unipo, y Guillermo Zayas fue asignado a la zona norte de la capital. Por eso, estaba a cargo la tarde del fallido operativo para combatir el narcomenudeo y la venta de alcohol en el News Divine.

En la primera fase del proceso, se le acusó de homicidio doloso, que, más tarde, un juez reclasificó como culposo.

Al exfiscal se le acusó del delito de comisión por omisión. Es decir, que pese a tener la responsabilidad, no hizo nada para evitar la muerte de las 12 personas que perdieron la vida por asfixia en el interior del antro de Gustavo A. Madero.

Heridas abiertas

A casi cinco años de lo ocurrido, las sentencias absolutorias del juez 19 penal del TSJDF, Prudencio Jorge González Tenorio, han reabierto las viejas heridas.

Madres y padres de las víctimas se manifestaron frente al edificio del tribunal para conocer la histórica y esperada sentencia.

“¿Dónde están los jefes de los sentenciados?”, exclamó uno de los familiares, refiriéndose al mismo Marcelo Ebrard, entonces jefe de Gobierno, a Joel Ortega, titular en ese momento de la policía preventiva, y a Francisco Chiguil, exjefe delegacional de la Gustavo A. Madero.

¿Y la sentencia de Zayas? La pena para el exfiscal no pudo emitirse debido a que, hace aproximadamente dos meses, presentó una solicitud de amparo al juzgado de amparo sexto de distrito en materia penal del Distrito Federal contra el auto de formal prisión. En la misma situación está Rosalía Herlinda Antunes, exfuncionaria de la SSP-DF.

Hasta ahora, el único recluido por los muertos del News Divine es Alfredo Maya Ortiz, exadministrador de la discoteca donde ocurrieron los hechos, que cumple una condena de 24 años y nueve meses de prisión por el delito de corrupción de menores.

Pero el proceso del News Divine no se puede dar por concluido mientras no se conozca la suerte final de Guillermo Zayas, uno de los protagonistas principales de esta historia.

En los juzgados, sus abogados sortean una batalla por evitar que los demonios políticos recaigan solo sobre los hombros del exfiscal de homicidios, que, sin duda, tiene una deuda pendiente.

Autoexiliado del Distrito Federal donde no escapa del mote de “multihomicida”, Zayas afina estrategias, mientras intenta sobrevivir. 

Primeras sentencias

En 2010 se dio a conocer el primer bloque de sentencias del caso News Divine por las que el médico legista, Francisco Javier Casiano Guerreno, recibió pena de nueve años de prisión por abuso de autoridad y fue inhabilitado para desempeñar el servicio público durante 19 años.

En ese mismo año también fue sentenciado el exdirector jurídico y de gobierno de la GAM, Ángel Nava Rojas, con cinco años de cárcel e inhabilitación para desempeñar el ejercicio público por seis años y medio.

308 años de cárcel

Las sentencias emitidas el lunes por el juez sumaron penas de 308 años y nueve meses de cárcel repartidos entre el grupo de 19 sentenciados, según informó la Procuraduría capitalina.

Entre ellos, María de Jesús Graciela Márquez y Luciano Baeza Chávez, con penas de 24 años y seis meses de cárcel, cada uno, como responsables de 12 homicidios dolosos y siete lesiones culposas.

También 19 años y tres meses de prisión para Rafael Rufino Pantaleón Cruz, Bartolo Nava Guzmán, Delfino Fernández, Carlos Eduardo Pérez Cocón, Jesús Esteban Cortés Alcántara, Anselmo Hernández Bautista, Felipe Pérez Hernández, Mario Manuel Duarte Vega, Antonio Basurto Basurto, Néstor Hernández Dávila, Efrén Ortiz Hernández y Marcela Rivera Cruz.

Sentencia de cinco años y nueve meses e inhabilitación para ocupar cargo público durante ocho años y tres meses para Ángel Muñoz Rico, Sergio Figueroa Hernández, Juan Manuel García Chávez, José Jiménez López y Alejandro Garniño Tejeda, todos por el delito de ejercicio ilegal del servicio público.

Destaca la sentencia a Alejandro Garniño Tejeda, reconocido durante 2005 y 2006 como el mejor policía de la Ciudad de México. En 2005 frustró el secuestro de una persona en la colonia Doctores al ubicar a los plagiarios cuando intentaban privar de su libertad a la víctima. Aunque los delincuentes le dispararon con armas largas, logró capturarlos y liberar al victimado. Un año más tarde, Marcelo Ebrard como jefe de Gobierno, y Joel Ortega como jefe de la policía preventiva, volvieron a reconocerlo por su valor.

Un mes después del fallido operativo del News Divine, Alejandro Garniño, quien se desempeñaba como director del sector Pradera de la policía preventiva, fue acusado de ordenar que se fotografiaran a los menores detenidos tras el dispositivo. Garniño fue detenido y acusado del delito de abuso de autoridad. Otrora reconocido y condecorado, el exuniformado vivió en carne propia el sistema de justicia capitalino.

La suerte de Garniño, igual que la de Guillermo Zayas, es otra. Ambos forman parte del proceso que se ventila en el juzgado 19 penal, bajo la causa 176/2008.

Comentarios