¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Reporte
Nacional

DOMéSTICAS

Domésticas al mejor postor

María Alesandra Pámanes

“Un mal necesario”, “la alegría del hogar”, “el balance de los matrimonios”, las empleadas domésticas suelen ser apodadas de esa manera e incluso suelen ofrecerse como “mercancía” u objeto en las agencias de colocación y ahora, también en las redes sociales.

Ahí, las agencias de contratación de empleados domésticos difunden sus servicios y a ellos mismos, como si se tratara de mercancía que ofrecen al mejor postor incluso en “combos” que incluyen dos empleadas, por el mismo sueldo. 


Ene 23, 2014
Lectura 9 min

Emplear a una trabajadora menor de 14 años cae en un delito que se sanciona con pena que va de 3 a 10 años de prisión

https://www.youtube.com/watch?v=WwriCgQEmRA

“Un mal necesario”, “la alegría del hogar”, “el balance de los matrimonios”, las empleadas domésticas suelen ser apodadas de esa manera e incluso suelen ofrecerse como “mercancía” u objeto en las agencias de colocación y ahora, también en las redes sociales.

Ahí, las agencias de contratación de empleados domésticos difunden sus servicios y a ellos mismos, como si se tratara de mercancía que ofrecen al mejor postor incluso en “combos” que incluyen dos empleadas, por el mismo sueldo. 

En Facebook se da a conocer cuando llega “la mercancía”,  para que hagan ofertas de empleo y entre las estrategias de mercadotecnia llama especialmente la atención el “combo 2×1”, que ofrece “una empleada y su hija por el mismo precio”.

Por ejemplo, “La Alegría del Hogar Agencia de Empleadas Domésticas”, que opera en Monterrey, Nuevo León, ofrece en Facebook ese tipo de “combos”, y también empleadas menores de edad, a las que describe como “ideales para hacerlas a tu modo”.

Estas características incluyen, y aclaran, que las chicas son de 15 años, “recién desempacaditas del rancho”.

Entre los comentarios, las clientas han dado a conocer su interés e insisten por tal o cual perfil, por ejemplo: “quiero la de Oaxaca”. 

Y literal, y virtualmente, llegan a pelearse por alguna de las empleadas en oferta,  como si se tratara del último vestido en una tienda.

Además, algunas de esas agencias no muestran su autorización o registro ante la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, lo que las convierte en ilegales. 

Y aparte, también  cometen prácticas fuera de la ley, entre las más comunes está cobrar por el servicio a los trabajadores colocados y pedirles una cuota por el transporte y alimentación cuando son reclutados en sus pueblos o rancherías.

 “(También es ilegal) que las agencias traten de colocar a personas menores de 14 años, o no atender las disposiciones especiales para los mayores de 14 y menores de 16 años”, comentó Fanny Arellanes, abogada con práctica en derecho laboral.

Agencias como la mencionada, se escudan alegando que las menores a 14 años van en compañía de sus madres, con el propósito de “aprender”, antes de trabajar formalmente en algún hogar.

De aprovecharse el  “combo”, el patrón tendría a un menor trabajando en casa, sin sueldo. 

Para que esté regulada una de esas agencias de contratación de empleadas domésticas, debe cumplir con el Reglamento de Agencias de Colocación de Trabajadores, el cual fue publicado en el Diario Oficial de la Federación mediante Decreto, el 3 de marzo del 2006.

En entrevista para Reporte Indigo, Fanny Arellanes dijo que las empleadas domésticas tienen “toda la protección de la Ley”. 

Sin embargo, a diferencia de otros trabajadores, “tienen un régimen especial de regulación, porque la naturaleza del trabajo amerita reglas diferentes, ya que guardan circunstancias particulares, como el hecho de que en su centro de trabajo no se realiza una actividad productiva o que en ocasiones comparten vivienda con el patrón”.   

Ley Federal del Trabajo reconoce que realizan un trabajo especial.

Arellanes subrayó que “las agencias de colocación deben ser autorizadas y registradas por la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, así como sujetarse a su control e inspección”.

Sin embargo, algunas de ellas operan en Internet como si se tratara de mercancía pura, que se ofrece “al mejor postor”.

¿Abuso, o trata?

Las empleadas domésticas no solo están expuestas a ser víctimas de explotación, también caen en las redes del tráfico humano, una especie de esclavitud de los tiempos modernos.  

Según el informe del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación: “A menudo, las y los empleadores engañan a las niñas, y prometen enviarlas a la escuela a cambio de trabajo del hogar, pero rara vez cumplen. 

“Una vez que aceptan, se encuentran en casas lejanas a su hogar y familia, y son obligadas a realizar tareas que no les gustan. En algunos casos, se puede hablar de trata y tráfico de niños y niñas trabajadoras del hogar, que llegan a estar bien organizados”. 

La Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (Enadis) en su informe del 2010 dice que nueve de cada 10 trabajadoras domésticas no cuentan con contrato laboral, a gran mayoría no tienen prestaciones y otra mayoría pierden su trabajo por problemas de salud y despidos, sin contar con protección. 

El mismo informe asegura que, debido a los bajos niveles de ingreso, tres cuartas partes de las trabajadoras del hogar no tienen ningún tipo de prestación social, 36.3% recibe aguinaldo y sólo 25.8% tiene vacaciones con goce de sueldo, y 96.6% no tiene acceso a servicios de salud

La Encuesta Nacional sobre Discriminación en México de 2010, se pueden identificar algunas prácticas del maltrato que enfrentan las personas trabajadoras del hogar como el hecho de que 24.8% de los encuestados considera que se justifica mucho o algo dar de comer los alimentos sobrantes a una persona que hace el servicio doméstico. 

Sin embargo, 81.5% de ellas cree que esta práctica se lleva a cabo mucho o algo, y tiene una mayor incidencia en las zonas metropolitanas de Puebla-Tlaxcala, Toluca, la Ciudad de México y Ciudad Juárez, en las que entre 32.2 y 37.6% de las y los mexicanos considera que dar de comer las sobras de los alimentos sucede mucho.

Menores de 14 años

La violación más obvia que cometen las agencias de empleo es que la trabajadora no debe ser menor a los 14 años, dice la abogada Arellanes. 

Pero aún  más grave es “el hecho de no pagar un salario a una persona que nos está brindando un servicio”, dijo Fanny en referencia a los combos 2×1 que ofrecen a la menos sin sueldo, “el patrón en estos casos corre un gran riesgo laboral de ser demandado con alta probabilidad de éxito para el trabajador que ha sido abusado”. 

Además, “esta práctica es constitutiva de delito, según lo estipula la Ley General para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Trata de Personas, publicada mediante Decreto del 14 de junio del 2012, que la señala como un acto de explotación laboral y la sanciona con pena de prisión que va de los 3 hasta los 10 años”, enfatizó.

La Enadis de 2010 mostró que el 38 por ciento de las trabajadoras del hogar cree que el problema principal es poco sueldo y trabajo en exceso. 

El 19.3 por ciento presentó quejas de abusos, entre ellos humillaciones, discriminación y maltrato, además de la falta del cumplimiento de los derechos laborales.

De acuerdo a los datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), solo 1.5 millones de los 26 millones de hogares mexicanos contratan empleadas domésticas. Los sectores con los mayores ingresos.

Protegidas por la Ley

Se considera ilegal cualquier práctica contraria a lo que dicta la Ley Federal del Trabajo respecto a los empleados domésticos. 

Un ejemplo de ello es no cumplir con obligaciones patronales como el descanso obligatorio de un día y medio por semana. Así como el derecho a 18 días de vacaciones por  año.

Si el empleado(a) se enferma, el patrón debe pagar el salario que le corresponde hasta por un mes. Sin embargo, también los trabajadores domésticos, como cualquier trabajador, debe estar protegido por el IMSS. 

La reforma laboral, aprobada por el Congreso de la Unión el año pasado, incluye mejoras que favorecen a los empleados domésticos, entre ellas el derecho a un descanso mínimo diario de nueve horas continúas por la noche y “un descanso mínimo de tres horas entre la mañana y la tarde, cuando se habita en el hogar donde se presta el servicio”, agregó Arellanes.

Esto daría un total, en el caso de trabajadoras que habiten en la misma casa que los patrones, de 12 horas de trabajo diario, obligatorio. 

Otro aspecto de la reforma es que “las sanciones por no cumplir con le ley han sido sensiblemente endurecidas de tal suerte que, atendiendo a la gravedad del hecho, si ha habido reincidencia, van de 50 hasta 5 mil salarios mínimos”, explicó. 

Los tristes números

La realidad de los trabajadores domésticos se ve en estos números de acuerdo a diversas encuestas nacionales, el INEGI y el Consejo  Nacional Contra la Discriminación.

> 9 de cada 10 
no cuentan con contrato laboral

> ¾ partes
no tienen ningún tipo de prestación social

> 36.3 % 
recibe aguinaldo 

> 25.8 % 
tiene vacaciones con goce de sueldo

> 96.6 % 
no tiene acceso a servicios de salud

> 24.8 % 
de los encuestados considera que se justifica mucho o algo dar de comer los alimentos sobrantes

> 32.2 y 37.6 % 
de las y los patrones creen que dar de comer sobras de los alimentos sucede mucho

> 38 % 
considera que el problema principal que enfrentan es poco sueldo y trabajo en exceso

> 19.3 % 
de trabajadores presentaron quejas de abusos, entre ellos humillaciones, discriminación, maltrato y falta del cumplimiento de los derechos laborales

> 1.5 millones 
de los 26 millones de hogares mexicanos contratan empleadas domésticas

Comentarios