Disidencia ¿derrotada con elección de Ricardo Aldana?

Por primera vez, la oposición pudo disputar el control del sindicato petrolero en una elección, solo para volver a ser apabullada. Académicos analizan lo que esto significa para quienes claman por democracia sindical

Con Ricardo Aldana en la Secretaría General del sindicato petrolero, el grupo que ha dominado la organización no solo mantiene el control

Con Ricardo Aldana en la Secretaría General del sindicato petrolero, el grupo que ha dominado la organización no solo mantiene el control

Comparte esta nota

Con Ricardo Aldana en la Secretaría General del sindicato petrolero, el grupo que ha dominado la organización no solo mantiene el control, sino que se afianzó al poder, lo que pone a los grupos opositores y disidentes, que solo ganaron tres secciones, en una situación aún más precaria.

Diferentes esfuerzos se han presentado para tratar de restar fuerza a la estructura hegemónica, como el surgimiento del sindicato Petromex, que no logró sumar el ímpetu esperado, o la iniciativa que Susana Prieto, diputada federal de Morena, impulsa sin apoyo de la bancada para que los sindicatos independientes con toma de nota no tengan que pagar cuotas sindicales.

En entrevista con Reporte Índigo, el profesor Javier Santiago Castillo comenta que el proceso de democratización sindical será largo y complejo, así como que espera que estas manifestaciones democráticas puedan fortalecerse, cuidarse y ejercerse con toda libertad, incluso haciendo votos para que de las tres secciones disidentes surja un movimiento nacional.

“La estructura del sindicato la sigue teniendo el sindicalismo charro y la única manera de quebrar, literalmente, al charrismo es llevando ante la justicia a los dirigentes corruptos. Hay un enriquecimiento inexplicable en el cual todos los altos dirigentes de los grandes sindicatos de industria y las centrales sindicales están a la luz del día”.

Si bien considera que las numerosas impugnaciones a este proceso no van a prosperar, el académico señala que “tiene que haber una acción concertada entre el Estado y los trabajadores. Ahora, también tenemos que asumir que no hay efervescencia en los trabajadores sindicalizados. No hubo ese ímpetu y cuando lo hubo fue apagado por el Estado”.

La doctora María Xelhuantzi López, de la Universidad Nacional Autónoma de México, coincide en la urgencia de que la oposición sindical se organice, aún cuando esto tome más años. Sin embargo, también comenta a Reporte Índigo que la victoria de Ricardo Aldana podría traer como resultado secundario positivo el descubrir quiénes, en efecto, buscan un cambio en el STPRM.

“Quizá algo valioso, positivo, es que realmente se va a ver quiénes de esos candidatos, en efecto, eran oposición. Aquellos que continúen haciendo un trabajo político dentro del sindicato para organizarse, para buscar un cambio, eventualmente para tratar de participar en algunas contiendas locales o hasta en la contienda nacional”.

Si bien destaca el impacto anímico que tendrá en los agremiados sindicales la continuidad del grupo dominante tras el proceso que se prometió como un cambio, Xelhuantzi pondera que:

“Habría que ver si esta elección, hacia adentro, tiene el impacto de hacer que la oposición se articule, ya que lo que necesitan es presentar un frente y una propuesta común”
María Xelhuantzi LópezAcadémica de la FCPyS - UNAM

Además de separar a candidatos reales de aspirantes “de cartón” y de que la oposición se organice con una perspectiva nacional, la académica urge poner fin a la interferencia gubernamental y “plantear como parte del proyecto que las elecciones no estén controladas desde afuera, sino que estén en manos de los propios trabajadores”.

También puedes leer:

STPRM: de vuelta al mismo lugar de Romero Deschamps

Democratizar sindicato petrolero, compromiso incumplido

Salir de la versión móvil