Este no es el mejor momento para hacer una dieta enfocada exclusivamente en bajar de peso por vanidad, y mucho menos si restringe algún grupo de alimentos importante, ya que es necesario recibir nutrientes, explica el ingeniero en alimentos Guillermno Arteaga Mac Kinney, colaborador del Laboratorio de Datos contra la Obesidad.

“Estas dietas de moda o dietas mágicas con polvitos o con bebidas pueden ser riesgosas, y al final lo que se ha visto es que la pérdida de peso se debe a que se pierde agua y masa muscular, por lo que luego viene el efecto rebote. Son dietas mal planificadas porque no se puede vivir nada más tomando un licuado”, explica.

El efecto de estas dietas es que logran resultados pero no de la mejor manera para el organismo.

“Por ello es importante que lo hagamos con ayuda de un profesional, ahora creo que varios nutriólogos dan consultas virtuales que nos pueden ayudar a tener un patrón de alimentación más sano y más sustentable en el tiempo”, sentencia.

Sugiere consumir frutas, verduras y tener una dieta variada porque en estos momentos es muy importante que el organismo capte nutrientes.


Recordemos que los seres humanos somos omnívoros, es decir, nuestra dieta ideal son muchas dietas, comemos de todo, entonces empezar a restringir los alimentos nos conlleva un riesgo porque podemos perder el balance

Guillermno Arteaga Mac Kinney

Colaborador del Laboratorio de Datos contra la Obesidad

El ingeniero considera que hay que seguir tres recomendaciones. Primero, identificar si se come por ansiedad, de ser así, evitarlo. Es decir, procurar la ingesta alimenticia sólo cuando haya hambre y liberar esa energía.

La segunda es que se evite la compra de tentaciones como golosinas y productos en paquetes enormes.

“Recordemos que las calorías se van sumando. Yo creo que hay que estar consciente de lo que voy a comprar, si tengo un antojo compro una porción pequeña, se me acaba y ya”.

Como tercer punto, el especialista sugiere preparar alimentos en casa, ya que se procura la mejor calidad y se suelen usar dosis menores de azúcar o aceite.

Suplementos sin nutrientes necesarios

El consumo de vitaminas y minerales de manera indiscriminada que se venden en farmacias y tiendas es un riesgo, ya que es mejor tomar los nutrientes de los alimentos, afirma la maestra Alejandra Ponce Garza, experta en nutrición y colaboradora del Laboratorio de Datos contra la Obesidad.

“Hay un peligro en la sobre suplementación que se está dando ahorita. No se sabe de nada que nos ayude como tal a prevenir el COVID-19, lo que ahorita más se conoce es la vitamina D. Y aún así con eso hay que saber cuánto puedo estar consumiendo, cuánto necesito para no caer en un exceso de esta vitamina”, explica la especialista.

Comenta que mucha gente se excusa en decir que el zinc y la vitamina C son de origen natural y puede utilizarlo, pero recuerda que todo se metaboliza en el hígado.

“Ahorita que muchos estuvieron utilizando los suplementos que están de moda, el Zinc, la vitamina C, la vitamina D, más quién sabe cuántas otras cosas, su hígado podría estar sobrecargado”, alerta.

Afirma que es innecesario gastar miles de pesos en productos cuando todos los nutrientes, como vitaminas y minerales, los podemos obtener de los productos frescos.


Lo más básico es lo mejor para realmente enfrentar un virus así. Si nos da (COVID-19) necesitamos estar durmiendo bien, un cuerpo fuerte, que nuestros pulmones funcionen bien, nuestro corazón y nuestros músculos, para que al final si terminamos en el hospital nuestro daño sea menor y esto viene de estar haciendo ejercicio de forma constante

Alejandra Ponce Garza

Nutrióloga

Para mejorar la alimentación, Alejandra Ponce Garza propone consumir alimentos enteros, es decir, con los menos ingredientes posibles; que estos sean de origen natural, tales como frutas y verduras, leguminosas, semillas, que aportan vitaminas y minerales; tratar de disminuir la ingesta de productos animales y tener una buena variedad de alimentos, es decir, procurar cambiar de frutas y verduras cada semana.

También puedes leer:

Búnkers de riesgo, consumo de alimentos procesados