Un total de 33 dictámenes  están en “cuarentena”  en la Comisión de Medio Ambiente del Congreso local, cuya presidenta es la diputada del Partido Acción Nacional, Claudia Caballero, quien ha preferido no sesionar temas importantes para mejorar el medio ambiente en Nuevo León.

Existen reformas pendientes a las leyes Ambiental en el Estado, de Organismos Públicos Descentralizados, de Equilibrio Ecológico, de Agua Potable y Saneamiento y  de Bienestar Animal. También falta por crear la Ley de Residuos Sólidos Urbanos, que ha sido solicitada por tres diputadas en diferentes ocasiones, la de Publicidad y la de Arbolado Urbano, revela la lista de asuntos pendientes.

Claudia Caballero tomó la presidencia de la Comisión de Medio Ambiente el 10 de septiembre del año pasado. Había sólo tres iniciativas entregadas el 2 de septiembre, cuando casi estaba por terminar el primer periodo ordinario de sesiones del primer año legislativo, pero a la fecha los diputados no han logrado transitarlas. Los dictámenes se fueron acumulando a lo largo del segundo periodo ordinario de sesiones del segundo año legislativo, hasta llegar a 33 expedientes que están en confinamiento.

Pendientes propuestas de Tapia para Medio Ambiente

La diputada de la bancada Independiente Progresista, Claudia Tapia Castelo, propuso tres iniciativas de reforma desde el año pasado, que aún están pendientes por discutir y aprobar en la Comisión de Medio Ambiente del Congreso local.

Se trata de reformas a la Ley Ambiental del Estado para integrar el delito de ecocidio, con esto buscar un castigo para quienes acaben con las áreas verdes en el Zona Metropolitana de Monterrey (ZMM) y la iniciativa de reforma en los artículos 1, 131, 133 y 191 por el derecho de tener un aire libre.

La reforma a la Ley de Organismos Públicos Descentralizados es para limitar los eventos masivos en el Parque Fundidora y para obligar al Gobierno del Estado  a que le otorgue presupuesto.

También está pendiente reformar la Ley Ambiental para crear la Policía Ambiental a través de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado, a la cual se le otorgara equipo para medir la contaminación en el área metropolitana.

En pausa agua tratada para pedreras

La Comisión de Medio Ambiente tiene una iniciativa de reforma a la Ley Ambiental del Estado en materia de aprovechamiento pétreo, que ayudaría a que las empresas extractoras de caliza utilicen agua tratada en sus procesos.

Esto mitigaría un poco la falta de agua en las tres presas de Nuevo León, que por ser  un territorio semidesértico, padece año con año de severas sequías.

“Prohibir el uso de agua potable para los procesos de las pedreras, es positiva  sobre todo por la situación de sequía y fenómenos climatológicos extremos que se tienen”, dice la propuesta de la diputada del Partido Verde Ecologista, Ivonne Bustos Paredes (PVEM), presentada en septiembre del año pasado.

La Asociación de Extractores de Caliza tiene registradas ante el gobierno de Nuevo León un total de 60 pedreras, y se estima que una sola empresa puede utilizar 90 mil metros cúbicos de agua, refiere la Comisión Nacional del Agua.

También puedes leer: En la Zona Metropolitana olvidan al Medio Ambiente