https://www.youtube.com/watch?v=cNjM_e6VTgU

Tres mandatarios estatales se pronunciaron a favor de impulsar un modelo de mando único en las entidades para hacer frente al crimen organizado y llamaron a ser prudentes ante la posibilidad de legislar la disolución de municipios.

Graco Ramírez, gobernador de Morelos; Rodrigo Medina, de Nuevo León; y el jefe de Gobierno capitalino, Miguel Ángel Mancera, participaron en la primer audiencia con el Senado de la República para analizar las iniciativas que en materia de seguridad y justicia envió el presidente Enrique Peña Nieto.

En dichas iniciativas, presentadas como una forma de solución a la crisis de inseguridad desatada luego de la desaparición de los estudiantes normalistas de Ayotzinapa, Peña Nieto propuso  la eliminación de los cuerpos municipales de Policía y la posibilidad de disolver los municipios si existen indicios de que hayan sido infiltrados por el crimen organizado.

Los gobernadores se manifestaron sobre estos temas y coincidieron en que es necesario despolitizar el tema y legislarlo con una visión de Estado.

Graco Ramírez
El crimen ofrece ‘ayuda’

El gobernador de Morelos, Graco Ramírez, reveló que grupos del crimen organizado han ofrecido a mandatarios estatales “ayuda” para bajar los índices de delitos del fuero común a cambio de dejarlos operar en su entidad y que algunos han aceptado.

Ante senadores, el mandatario del PRD dijo que son varios los estados infiltrados por el narcotráfico.

“Hay gobernadores que no lo quieren decir, pero yo sí lo digo, la oferta que nos hacen diciéndonos: ‘Te controlamos el delito del fuero común, pero déjanos actuar y te tenemos el problema resuelto y en paz’. Es una ilusión vana en la que han caído algunos gobernantes.

“Lamentablemente en cerca de 10 entidades (hay) una evidente penetración, en 10 entidades, en otras son cerradas, pero ahí está la penetración del crimen organizado”, expuso Ramírez.

En su exposición, Graco Ramírez comentó que, cuando llegó a la gubernatura en octubre del 2012, los criminales tenían totalmente infiltrados a los cuerpos de policía, tanto estatal como municipal, por los mismos grupos del crimen organizado que operan en Guerrero y en toda la zona de Tierra Caliente.

Por ello, el mandatario se manifestó a favor de la propuesta presidencial de establecer un mando único en los estados y concentrar la tarea policiaca en una sola instancia.

“Quiero decirles mi experiencia y por eso defiendo mi propuesta. Setecientos policías cuando llego hace dos años al gobierno, al gobierno del estado, 700, (más) 3 mil 700 de los municipios. Primeros lugares en secuestro, primeros lugares en crímenes de alto impacto; famosos porque ahí vivía Beltrán Leyva y ahí lo encontraron, la ‘Barbie’, todos esos personajes siniestros.

“(Demostré) a los presidentes municipales, que sus directivos tenían vínculos con la delincuencia, uno de un bando y otro de otro bando, sin distinguir partido (…) (los vínculos) se debieron a presiones, amenazas o a patrocinios en campaña”, acusó Graco Ramírez.

El mandatario llamó a despolitizar el tema pues, dijo, quien lo hace está trabajando con una visión estrecha del país y no le sirve a México, pues se estaría trabajando en soluciones de corto plazo y no de fondo.

Graco Ramírez pidió también que se devuelva a las Fuerzas Armadas a los cuarteles pues, consideró, se les está lastimando por las situaciones que se están dando en varias partes del país y hacen una tarea para la que no están preparados.

“No les pidamos que actúen como policías a quienes están formados en ejército; (ellos actúan) en la lógica de que combaten a un enemigo, no de que está enfrentando a un delincuente”, expuso.

El gobernador perredista llamó a que cada uno de los actores políticos tome su responsabilidad y no se deje todo al Ejecutivo federal.

Ramírez alertó sobre la propuesta de disolver los ayuntamientos por la sospecha de que estén infiltrados por el crimen organizado, y la calificó como “un exceso”.

“Darle al fiscal, cual sea, una facultad de decidir dónde está la penetración, se presta, por más bueno que sea ese fiscal, a que el camino al infierno esté sembrado de buenas intenciones. Vamos a una manera de intervención que sí rompe el equilibrio político.

“No llegaré a la conclusión simplista de disolver todo para que solamente gobierne un solo hombre; es el sueño de algunos, pero yo no propongo eso. Yo planteo que hay que conservar y construir esas instituciones”, sentenció.

Rodrigo Medina
Invertir en seguridad

El gobernador de Nuevo León, Rodrigo Medina, se pronunció a favor del mando único y afirmó que el combate a la inseguridad se basa en voluntad política de llevar a cabo cambios profundos y en invertir de forma correcta los fondos destinados a la seguridad.

En la audiencia ante senadores, Medina afirmó que en Nuevo León se pudo revertir los índices de inseguridad hasta en un 80 por ciento gracias a una estrategia integral y el fortalecimiento de la Fuerza Civil, para la que tuvo que invertir recursos que obtuvo de varias fuentes.

“Se ha dicho en anteriores ocasiones: el modelo de Nuevo León es un modelo caro. Y déjenme decirles que para nada lo es. Quizá no estemos acostumbrados a invertir lo que debemos invertir en materia de seguridad. Y dos, por más recursos que se le inviertan a este tema, es más cara la inseguridad, siempre. Siempre va a ser más cara la inseguridad.

“Tuvimos que hacer cosas extraordinarias; tuvimos que aumentar impuestos locales; tuvimos que cancelar programas de gobierno; tuvimos que despedir a mil 200 servidores públicos del gobierno del estado. Es decir, tuvimos que hacer cosas extraordinarias para que el estado de Nuevo León pudiera tener los recursos suficientes, a efecto de llevar a cabo su estrategia basada en resultados”, expuso el gobernador priista ante legisladores federales.

El mandatario reprobó que a pesar de ser pocos los recursos destinados al combate a la inseguridad haya subejercicios en algunos estados y municipios porque se gastan en equipo y no en el mejoramiento en la formación de sus elementos policiacos.

Medina ejemplificó el beneficio que puede representar la existencia de una sola corporación policiaca en algo tan sencillo como la radiocomunicación.

“Les voy a poner ejemplos muy prácticos que hacen toda la diferencia en la operación diaria. Pasaban de una policía que utilizaba radiocomunicación de una marca a otra, que no son compatibles, porque el presidente municipal de tal municipio decidió comprar radios de una marca y el otro presidente radios de otra marca y no se pueden comunicar.

“Y el delincuente es el mismo y está atravesando a Nicolás de los Garza, Guadalupe, San Pedro y se dificulta enormemente la operación en ese momento, la persecución en ese preciso momento a ese delincuente. (Esa es) la complejidad de la coordinación”, expuso Medina.

El gobernador aseveró que el cambio en la forma de operar de las policías es una oportunidad para México y llevar a una transformación de fondo y es una gran responsabilidad la que tienen los legisladores en sus manos.

Miguel Ángel Mancera
Probado modelo de policía única

Miguel Ángel Mancera, jefe de gobierno de la Ciudad de México, defendió la existencia de una policía única para el combate al crimen pues se tiene pleno control sobre su formación, estrategia y capacitación.

 “Ante los senadores de la República, Mancera afirmó que la unificación de los cuerpos de policía ha permitido al Distrito Federal tener capacidad de acción integral.

 “El modelo ha sido probado. Nosotros tenemos probado en la Ciudad de México este funcionamiento. Actualmente la Capital tiene dividido en cinco grandes direcciones generales de supervisión, en 15 direcciones ejecutivas, 75 sectores, más de 800 cuadrantes y un promedio de 250 elementos por cada sector. Esto lo podemos planear así por esto mismo, porque tenemos la capacidad de establecer todo el despliegue en la Ciudad de México”, expuso Mancera.

De no existir el esquema de policía única en el Distrito Federal, comentó Mancera, cada delegación política tendría una operatividad propia y vigilaría sus límites y colindancias todo el tiempo.

El mandatario afirmó que la Ciudad de México apoya la instrumentación de ese modelo en todo el país.