78.1

por ciento de los proyectos apoyados de 2003 a 2011 en Jalisco, son templos católicos


Las dos últimas administraciones gestionaron y aportaron recursos para la preservación de inmuebles de la Iglesia y la creación de museos de arte sacro


Dos nuevos museos de arte sacro abrieron sus puertas en los últimos tres años, ambos contaron con donativos
del Estado.

Las administraciones panistas muestran fervor religioso a la hora de gestionar e invertir recursos del Estado.

Y es que en la última década le han apostado a la restauración de templos, museos y bienes de la Iglesia Católica. 

El Gobierno de Jalisco ha sido uno de los más activos en su apoyo a los proyectos en beneficio de la Santa Sede.

A través de la Secretaría de Cultura, las dos últimas administraciones gestionaron y aportaron recursos para la preservación de inmuebles de la Iglesia Católica y la creación de espacios museísticos de arte sacro.

La administración de Emilio González Márquez ha sido una de las más cuestionadas por su apoyo monetario a la institución religiosa.

Durante este sexenio se han ofrecido desde cursos bíblicos para funcionarios públicos, hasta donativos millonarios a proyectos religiosos como la Ruta del Peregrino o el Santuario de los Santos Mártires de Cristo. 

Hasta el final de su administración, González Márquez no dejó de aportar –pretextando el impulso a la cultura y las artes- recursos del erario a empresas religiosas.

Recursos para arte sacro

Dos nuevos museos de arte sacro abrieron sus puertas en los últimos tres años en Jalisco. 

Uno es el primer Museo de Arte Sacro del Occidente del País ubicado en Lagos de Moreno, Jalisco.

Dicho proyecto contó con una inversión de 800 mil pesos por parte del Gobierno de Jalisco en 2010.

El segundo acaba de abrir sus puertas en 2012.

Se trata del Museo de Arte Sacro de la Arquidiócesis de Guadalajara (MAS).

Recibió tres millones de pesos del Gobierno del Estado y otros tres millones del Ayuntamiento de Guadalajara.

Desde 2004 la Arquidiócesis de Guadalajara planeaba realizar el proyecto.

En 2011 anunciaron la creación de un “Club de Amigos del Museo” para financiar la obra, porque la iglesia no contaba con recursos para un proyecto tan ambicioso que requeriría de un inversión de 18 millones de pesos. 

El Foremoba restaura templos

Durante el sexenio de Vicente Fox se creó el Fondo de Apoyo a Comunidades para Restauración de Monumentos y Bienes Artísticos de Propiedad Federal (Foremoba) como parte del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta).

La Dirección General de Sitios y Monumentos del CONACULTA lo implementó con el objetivo de apoyar a las comunidades rurales o urbanas en la conservación y mantenimiento de los monumentos históricos.

En 2010 y 2011 ejerció presupuestos por 26 y 24.8  millones de pesos, respectivamente.  El FOREMOBA se puso en marcha en 2003.

En el 2004 y gracias a las gestiones de la Secretaría de Cultura y de los propios municipios, Jalisco empezó a participar y concursar en la convocatoria del programa nacional.De 2004 a 2012, 41 bienes históricos y artísticos jaliscienses han sido beneficiados con la aportación económica  de 9.7 millones de pesos.

Sin embargo, en los nueve años de gestiones, la lista de apoyos para trabajos de restauración en templos, catedrales y parroquias católicas sumó 32 inmuebles.

Y en el caso de ex hospitales, puentes y estaciones históricas la cifra fue de nueve, lo que denota una fuerte simpatía y apuesta por la conservación de edificaciones y acervo artísticos de la religión católica.

Llama la atención además que los presupuestos gestionados por Jalisco compiten con los de otros estados con un gran número de monumentos históricos.

Tal es el caso de Puebla, una de las entidades más beneficiadas por el fondo –al igual que Oaxaca- que en 2010 tuvo un presupuesto de 1.6 millones, mientras Jalisco accedió a 1.4 millones.

Zacatecas, a pesar de ser un estado también con un gran número de monumentos históricos y templos, solo accedió a 720 mil pesos en 2011.

Turismo católico

El gobierno del Estado de Jalisco, a través de la Secretaría de Turismo, desde 2008 puso en marcha un concepto turístico-religioso novedoso.

En coordinación con algunos ayuntamientos, La Ruta del Peregrino en Talpa de Allende se concretó como un proyecto que pone en debate el respeto al Estado laico.

Con piezas arquitectónicas, albergues y una estrategia de visita que -según las autoridades- en su fase inicial superó los 40 millones de pesos.

Eventualmente se supo que 30 millones fueron etiquetados en el presupuesto 2009 y hasta 2011 ya se sumaban 50 millones de pesos.

Un proyecto más en la larga lista de aportaciones del gobernador Emilio González Márquez a la Iglesia, que salen del bolsillo de los ciudadanos.