Silvestre “N”, el presunto autor material del feminicidio de Cecilia Monzón, fue detenido por ser considerado el responsable de disparar en seis ocasiones a la activista, provocándole la muerte.

Lo anterior fue dado a conocer por la Fiscalía General del Estado de Puebla, quien informó que Silvestre “N” fue aprehendido en Veracruz, lo cual se logró con el apoyo de las autoridades de esta entidad.

Además, aseguraron que ,con la detención del presunto autor material del feminicidio, el crimen en el que Cecilia Monzón perdió la vida el pasado 21 de mayo, está “totalmente esclarecido”.

Silvestre “N” es el cuarto detenido por este crimen, ya que anteriormente fue aprehendido Javier López Zavala, padre del hijo de la activista y excandidato a la gubernatura de Puebla en 2010, quien fue señalado como el autor intelectual.

Del mismo modo, Santiago “N”, el exsecretario privado de Javier fue detenido por haber facilitado la camioneta de escape; mientras que el sobrino de López Zavala, Jair Mauricio “N” también fue aprehendido.

El feminicidio de Cecilia Monzón

Cecilia Monzón fue asesinada el 21 de mayo en San Pedro Cholula, Puebla, luego de salir de su casa a las 9:50 de la mañana, cuando fue perseguida por dos hombres que iban a bordo de una motocicleta.

Según con la investigación, éstos serían Jair, sobrino de Zavala, y Silvestre, quien fue contratado para disparar a la activista. Así, al alcanzarla, éste disparó la pistola tipo Pietro Berretta modelo 92 A1, calibre 9 milímetros.

Tras ello, ambos huyeron hasta una vivienda ubicada en la calle Universidad Autónoma de Tabasco y avenida Universidad Autónoma de Nayarit, en donde se habrían cambiado para luego escapar en una camioneta propiedad de Santiago “N”.

Finalmente, Jair y Javier López Zavala se reunieron para trasladarse al estado de Chiapas; mientras que Silvestre “N” por su parte se dirigió a Veracruz, donde fue detenido este sábado.

Te puede interesar: Presentan avances en casos de Cecilia Monzón y periodistas asesinados en informe “Cero Impunidad”

Cecilia Monzón era una activista y defensora de los derechos humanos, como abogada se dedicaba a atender casos de mujeres en situaciones de violencia o abuso, como agresiones físicas o demandas por pensiones alimenticias.

Antes de su fallecimiento había pedido medidas de protección al estado por las amenazas de muerte e intimidación que había estado recibiendo; sin embargo, no le fueron otorgadas.