El exgobernador de Tamaulipas, Eugenio Hernández Flores, que tenía una orden de aprehensión por parte de la Procuraduría, fue aprehendido en Ciudad Victoria.

Al priista se le acusa por peculado y lavado de dinero y es buscado en Estados Unidos por estos supuestos delitos.

En agosto de este año, el ex mandatario local fue acreedor a un amparo por parte de un juez federal en la Ciudad de México, con el cual podía visitar Tamaulipas sin que las autoridades lo detuvieran.  

El mandatario local gobernó esa entidad por parte del PRI de 2005 a 2010 y anteriormente había fungido como presidente municipal de Ciudad Victoria de 2001 a 2004. 

Agentes de la policía ministerial del estado se cumplimentó la orden de aprehensión girada por el juez segundo penal de Cuidad Victoria en contra del exgobernador, aclaró el procurador … .

“Esto fue de una orden girada el 4 de octubre por la probable comisión de dos delitos: el de peculado y de operaciones con recursos de procedencia ilícita”, explicó en conferencia.

El origen fue por una apropiación de un inmueble en Puertos de Altamira de mil 600 hectáreas con valor de mil 584 millones de pesos.

Se espera que Hernández Flores rinda su declaración preparatoria ante el juez competente.

Desde mayo 2015, Hernández Flores es buscado por la Administración para el Control de las Drogas (DEA) en Estados Unidos y su cuñado, Óscar Gómez Guerra también, por presuntamente conspirar para lavar dinero en ese país. 

De acuerdo con las autoridades extranjeras, el exgobernador priista podría estar vinculado con el presunto lavado de dinero por 30 millones de dólares. 

En 2009 la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO) abrió una carpeta para averiguar un supuesto vínculo con el Cártel del Golfo y los Zetas con el que también relacionan a su antecesor en el puesto, Tomás Yarrington.