Detectan corrupción en operación de tragamonedas

La Contraloría de Guadalajara y la Dirección de Asuntos Internos de la Comisaría de Seguridad indagan al secretario general municipal, Eduardo Martínez Lomelí, por presuntamente permitir la operación de máquinas tragamonedas ilegales

Detectan corrupción en el ayuntamiento de Guadalajara vinculados con la autorización de máquinas tragamonedas

Detectan corrupción en el ayuntamiento de Guadalajara vinculados con la autorización de máquinas tragamonedas

Comparte esta nota

Los señalamientos de corrupción en el ayuntamiento de Guadalajara vinculados con la autorización irregular de máquinas tragamonedas se reactivaron en estos días.

Las investigaciones apuntan a dos funcionarios en particular: Eduardo Martínez Lomelí, quien funge como secretario general del municipio de Guadalajara, y Juan Pablo Sánchez González, el segundo al mando de la Policía tapatía.

El propio presidente municipal de Guadalajara, Pablo Lemus Navarro, confirmó que ese par de funcionarios es investigado por las instancias municipales.

Esto, luego de que aparecieran múltiples lonas en la ciudad donde se les acusa de presuntamente tolerar la operación de máquinas tragamonedas para recibir como recompensa pagos ilegales.

El 29 de noviembre pasado, las autoridades reportaron el hallazgo de cuatro mantas en Guadalajara con la amenaza: “Secretario Eduardo Lomelí y Pablo Sánchez, segundo de la Policía de Guadalajara, cada mes les llega su cuota, cumplan los acuerdos con los maquineros. Última advertencia”.

Durante el proceso electoral del año 2018 ya habían surgido a la luz pública este tipo de acusaciones en las que se afirma que personal del ayuntamiento recibe pagos ilegales a cambio de permitir la operación de máquinas tragamonedas y por lo que, inclusive, los representantes del partido Morena presentaron una denuncia penal ante la Fiscalía del Estado.

En aquella ocasión, Juan Soltero Meza, quien se desempeñaba como coordinador de la campaña de Carlos Lomelí Bolaños –el candidato de Morena por la gubernatura de Jalisco–, aseguró que la cuota que se cobraba desde el ente de Gobierno era de “750 pesos por cada maquinita de las llamadas tragamonedas”.

Las investigaciones que emprendieron la Contraloría municipal y la Dirección de Asuntos Internos de la Comisaría de Seguridad para determinar si existe una red de corrupción están actualmente en marcha.

Sin embargo, existen señalamientos en el ayuntamiento de que los establecimientos y sitios clandestinos que cuentan con máquinas tragamonedas supuestamente pagan 600 pesos mensuales por permitir la operación de cada aparato con el objetivo de evitar los operativos de inspección municipales.

Rechaza acusaciones por tragamonedas

Eduardo Martínez Lomelí, quien en el año 2021 fungió como alcalde interino de Guadalajara, ha señalado que estas acusaciones son falsas.

“Con relación a unos letreros en los que se menciona mi nombre, considero que tienen tintes políticos en respuesta a las pasadas manifestaciones del fin de semana que, dicho sea de paso, si se refieren a las máquinas tragamonedas, hago una atenta invitación a la ciudadanía para que denuncie cualquier irregularidad que detecten”, afirmó el 30 de noviembre del año en curso.

Añadió que, por su parte, ejercerá las acciones legales ante las instancias competentes para que se investigue y sancione a quien o quienes realizaron las denuncias en su contra.

“Mientras seguiré trabajando por las personas, con la conciencia tranquila, la frente en alto y sirviendo a mi ciudad”, subrayó.

“Existen los mecanismos legales para denunciar cualquier acto ilícito sobre este tema, la invitación es que se haga uso de ellos”
Eduardo Martínez LomelíSecretario general del municipio de Guadalajara

Horas más tarde, el funcionario abordó nuevamente el tema al dar a conocer que fue notificado de la colocación de más letreros “denostando” su imagen.

Reiteró ser una persona inocente que duerme con la conciencia tranquila, por lo que no permitirá ser utilizado y golpeado por circunstancias políticas.

“El día de mañana (1 de diciembre) estaré presentando la denuncia penal en contra de quienes están detrás de este cobarde hecho, que, por cierto, no descarto que se trate de funcionarios del mismo municipio”, explicó.

Delincuencia organizada

La Secretaría de Gobernación (Segob) asegura que la instalación y operación de las máquinas tragamonedas suelen estar vinculadas con la delincuencia organizada, mientras que la Fiscalía de Jalisco ha encontrado nexos entre esos aparatos y las actividades de narcomenudeo en la metrópoli tapatía.

“Las máquinas tragamonedas prohibidas por la ley son una fuente de corrupción de menores, su uso no es un juego, es una adicción que abre la puerta a la delincuencia. Tenemos información de que detrás del uso e instalación de este tipo de máquinas existe una amplia red de delincuencia organizada”, indica la Segob en su página de internet oficial.

La dependencia federal inclusive ofrece una estimación sobre el volumen de recursos ilícitos que estarían produciendo estos aparatos en el país.

“De acuerdo con información obtenida a través de la Secretaría de Gobernación estas máquinas, a nivel nacional, generan un ingreso aproximado de 600 millones de pesos semanales. La adicción de menores de edad a las maquinitas tragamonedas implica en la mayoría de los casos deserción escolar, y va acompañada de actos de violencia para obtener dinero (robos o pandillaje)”, expone.

La Fiscalía de Jalisco, por su parte, reportó el 21 de febrero de 2018 que encontró un sitio clandestino en la ciudad donde se operaban ese tipo de aparatos y se vendía droga a los asistentes.

“Elementos de la Unidad de Investigación Contra el Narcomenudeo de la Fiscalía General del Estado realizaron un operativo para catear una finca ubicada en la colonia Santa Teresita en Guadalajara, donde descubrieron que, además de vender droga, realizaban juegos ilegales de apuestas. Se aseguró equipo de cómputo, máquinas traga monedas y dosis de droga“, informó.

A su vez, detalló que los bienes incautados fueron cuatro máquinas de apuesta, dos computadoras para el registro de apuestas, una impresora de tickets, y 11 envoltorios de plástico que contenían en su interior gránulos cristalinos de la droga conocida como cristal.

Te puede interesar: Avala máquinas tragamonedas

Salir de la versión móvil