El Gobierno de Chihuahua anunció que durante el operativo para buscar al presunto responsable del asesinato de dos sacerdotes jesuitas y del guía de turistas así como a los hermanos Berrelleza Rábago quienes fueron secuestrados, se han desmantelado nueve campamentos que eran utilizados por integrantes del grupos criminales.

Desde el pasado 20 de junio, se mantienen un operativo en Urique y en la Sierra Tarahumara que permitió ubicar esos campamentos en donde se encontraron dos rifles calibre 7.62×39 ; dos rifles calibre .22 LR; cargadores y cartuchos, informó personal de Gobierno de Chihuahua.

En la zona fueron detenidos Luis R. L., presuntamente en poder de un arma de fuego larga calibre .22 LR; 37 cartuchos útiles del mismo calibre; un equipo de radiocomunicación y una dosis de cocaína; y Martín G. E., en poder de 33 gramos de la droga denominada cristal. En encontró un troca Chevrolet SRT con placas del estado de Texas que contaba con reporte.

Lee: Arrestan a 11 personas en operativo tras asesinato de los sacerdotes jesuitas

El operativo se implementó después del asesinato de los sacerdotes Javier Campos Morales y Joaquín Mora Salazar así como al guía de turistas José Eliodoro Palma Gutiérrez, en la iglesia de Cerocahui, Municipio de Urique, Chihuahua.

El mismo día que ocurrieron esos homicidios, los hermanos Paul Osvaldo y Jesús Armando Berrelleza Rábago fueron agredidos y su casa incendiada. Desde esa fecha ellos permanecen en calidad de desaparecidos.

Por información que lleve a la localización de los hermanos Berrelleza se ofrecen dos recompensas, cada suma de 200 mil pesos. También sigue vigente una recompensa de 5 millones de pesos a quien aporte dato del presunto responsable de esos delitos José Noriel Portillo Gil, apodado “El Chueco”, quien continúa prófugo.