En septiembre de hace 21 años, México y otros 188 países se comprometieron en la Cumbre del Milenio de las Naciones Unidas, celebrada en Nueva York, a combatir los 15 desafíos globales, los cuales van desde la reducción de la pobreza hasta garantizar un medio ambiente sano a través de 17 objetivos de Desarrollo Sostenible.

La meta para cumplirlos es el 2030, un año en el que las omisiones en estas materias podrían definir el rumbo de la humanidad.

Especialistas coinciden en que el principal problema de México es la visión a corto plazo y la poca importancia que tiene para las autoridades, empresas y sociedad el futuro próximo.

En caso de no cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible, en 2050, México será un “país mutilado, atroz e impune”, prevé el libro “Futuros México hacia 2050”, un análisis a las amenazas y oportunidades que presenta cada uno de los retos que el país enfrenta y va a encarar en los próximos 30 años.


“En el peor escenario, habrá un deterioro generalizado; se abrirán las brechas en todos los retos de manera significativa; los niveles de pobreza, concentración del ingreso y desigualdad serán los mayores de la historia; reinará el caos y peligrará la existencia de las sociedades modernas”

Fragmento del libro “Futuros México hacia 2050”

La Organización de las Naciones Unidas reportó en 2015 (a mitad del camino) que pese a los avances logrados todavía existen muchos desafíos que se deben enfrentar para lograr que el país sea próspero e incluyente.

“ONU México colaboró con el Gobierno (de México) en rubros que impactan el logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio en materia de: combate a la pobreza, seguridad alimentaria, perspectiva de género en planes y presupuestos, promoción del ejercicio de los derechos de la infancia, incremento en el acceso a servicios de salud materna y prevención del VIH/Sida, así como el fomento de una economía verde y el acceso a servicios básicos en áreas urbanas.

“Sin embargo, también se reconoce que pese a los avances logrados, existen desafíos que todavía debemos enfrentar para lograr el país próspero, incluyente y con educación de calidad al que México aspira, labor que se completará en el marco de la Agenda 2030” señaló el organismo internacional.

De los 51 indicadores en los que México comprometió esfuerzos, la ONU reportó durante el sexenio pasado el cumplimiento total de 37 de ellos, pero falló en objetivos básicos como la reducción de la mortalidad infantil, mejora en salud materna y en la disminución de emisiones de dióxido de carbono.

En días recientes el Gobierno federal presentó a través de la Secretaría de Economía el “Informe nacional voluntario 2021 sobre la Agenda 2030 en México”, pese a ser el primer esfuerzo de la actual administración por cumplir con los compromisos pactados con la ONU, las autoridades federales presentaron datos viejos y omitieron señalar factores claves como las emisiones de dióxido de carbono per cápita y totales.

En el documento de la Secretaría al mando de Tatiana Clouthier solo se mencionan las emisiones de dióxido de carbono por energía correspondientes al año 2015, cuando todavía no entraba en funciones la actual administración.

Además, México reportó que todavía no podía controlar la tasa de incidencia de tuberculosis, pero sí la tasa de mortalidad por dicha enfermedad. Durante la actual administración hubo un desabasto por más de un año de la vacuna BCG, la cual protege a los recién nacidos de dicho padecimiento.

Aunque el Gobierno federal omitió mencionar en su informe datos referentes a la tuberculosis, la Auditoría Superior de la Federación reveló en su análisis de la Cuenta Pública de 2019 que las muertes por enfermedades que se pudieron prevenir por la vacunación se incrementaron en un año 170 por ciento, incluida la tuberculosis.

‘Se agravan los retos’ para el desarrollo sostenible

Durante la presentación del “Informe nacional voluntario 2021 sobre la Agenda 2030 en México”, el coordinador residente de las Naciones Unidas en México, Peter Grohmann alertó que la pandemia de COVID-19 pone en riesgo el cumplimiento de los compromisos para el país.

“Los retos que emergen de la pandemia se suman a los estructurales preexistentes en México recrudeciéndolos y profundizando las brechas. Estos retos afectan directamente la vida de las personas y las comunidades, perjudicando el ejercicio de los derechos humanos fundamentales, como el acceso a la salud, alimentación, agua, educación, vivienda y un medio ambiente sanó”, señaló.

El funcionario del organismo internacional denunció que los mayores desafíos para el país son la persistencia de la desigualdad, la insuficiente cobertura de protección social, el limitado espacio fiscal, la informalidad en el mercado laboral y la crisis climática.

Con un mensaje menos alarmista, la secretaria de Economía, Tatiana Clouthier, centró su discurso en la implementación de esta administración de programas sociales para combatir la pobreza y la desigualdad como la pensión universal para adultos mayores y personas con discapacidad y destacó los proyectos emblema de infraestructura que está construyendo el Gobierno federal como el Tren Maya y el Corredor Interoceánico del Istmo de Tehuantepec.

“Sabemos que nos falta mucho más por caminar y en distintos esfuerzos que tenemos con la sociedad debemos decir que el informe muestra que hay mucho por hacer”, concluyó la secretaria de Estado.

Continúa leyendo:

‘El futuro lo construimos todos’, los retos para México

La eficiencia del gasto público para mejorar el futuro