El Instituto Politécnico Nacional aprovecha la experiencia adquirida en el descubrimiento y desarrollo de anticuerpos para el diagnóstico y uso terapéutico en enfermedades como Chikungunya, para encontrar, caracterizar y generar anticuerpos específicos y neutralizantes para el tratamiento de la infección aguda producida por el virus SARS-CoV-2 que provoca la enfermedad de Covid-19.

De esta forma, el IPN se coloca a la vanguardia en materia de investigación, a la par de por lo menos 50 laboratorios que en todo el mundo buscan la prevención y cura del coronavirus.

El proyecto es realizado en la Unidad de Desarrollo e Investigación en Bioprocesos (UDIBI) de la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas (ENCB) y tienen tres objetivos principales: el primero es desarrollar y validar un inmunoensayo para determinar si existen o no anticuerpos anti-SARS-CoV-2 circulantes en la población mexicana. Este ensayo serológico será clave para determinar individuos con inmunidad al virus.

El segundo objetivo es estudiar la diversidad de anticuerpos anti-SARS-CoV-2 que desarrolla la población mexicana, lo cual permitirá conocer la dinámica de pandemia en nuestro país y generar estrategias para prevenir, diagnosticar y/o curar la enfermedad.

Y como tercer objetivo, se obtendrán anticuerpos que bloqueen al virus SARS-CoV-2 y que puedan ser empleados como terapia biotecnológica en diferentes estadios de la enfermedad, pero sobre todo en aquellos individuos que no responden adecuadamente al reto de la infección viral o que tengan enfermedades colaterales que limiten su competencia inmunológica. En estos casos, se les administraría el tratamiento con anticuerpos terapéuticos para bloquear la invasión del virus y así evitar las complicaciones producidas por COVID-19.

Te puede interesar: Así es el termómetro infrarrojo de bajo costo que el IPN hizo para COVID-19

Al respecto, el doctor Juan Carlos Almagro, Director de la Unidad de Descubrimiento de Anticuerpos Terapéuticos de la UDIBI, quien tiene amplia experiencia en la ingeniería y diseño de anticuerpos dentro de la industria farmacéutica a nivel internacional, detalló que los anticuerpos se podrían generar a partir de fuentes naturales y/o artificiales.

Manifestó que el IPN optará como estrategia de búsqueda, un sistema híbrido que utiliza una plataforma generada a partir de genes naturales y sintéticos, estos últimos derivados del análisis de millones de secuencias que emulan la unión que se da entre antígenos y anticuerpos de manera natural.

Juan Carlos Almagro considero que los anticuerpos terapéuticos podrían descubrirse en un año.

A esto seguiría un proceso de evaluación preclínica y clínica que pudiera durar más o menos tiempo dependiendo de la disponibilidad de recursos y de las colaboraciones que se establezcan para ello. Mencionó que los anticuerpos desarrollados contra Chikungunya y el Factor de Necrosis Tumoral (TNF) han permitido a la UDIBI del IPN, establecer y validar los procesos de descubrimiento, optimización y caracterización de anticuerpos, mismos que se han publicado en revistas de alto prestigio internacional.

A su vez la doctora Sonia Mayra Pérez Tapia, Directora Ejecutiva de la Unidad de Investigación, Desarrollo e Innovación Médica y Biotecnológica (UDIMEB), dijo que el IPN ejecuta dicha investigación en el marco del protocolo “Descubrimiento y caracterización de anticuerpos neutralizantes contra SARS-Cov-2 para la aplicación en el tratamiento de la infección aguda”, el cual cumple con los requisitos de los comités de ética, investigación y bioseguridad correspondientes.

Lee: IPN desarrolla tres diferentes ventiladores pulmonares para pacientes de Covid-19