"Creo que no se le llevó a una institución específica, sino que realmente nada más se le dejó en libertad”

Martín Sánchez Bocanegra

Presidente de Renace

A siete días de abandonar el Penal del Topo Chico, el paradero de Elena Gouliakova, “La rusa”, es desconocido.

Ni las instancias del nivel estatal o las federale han esclarecido la situación migratoria de la exmaestra de patinaje, a pesar de haberla dejado en libertad.

La asociación Renace, que preside Martín Sánchez Bocanegra, intentó abordar el caso de Gouliakova el martes de la semana pasada; sin embargo, autoridades del penal les aseguraron que la extranjera había sido liberada la tarde del día anterior.

Sánchez Bocanegra explicó que Gouliakova fue internada en el Penal del Topo Chico bajo el delito de daños a propiedad ajena por la compañía Heaven, una tienda de accesorios para dama, misma que le concedió el perdón, pagó los daños de reparación, e inmediatamente fue puesta en libertad por las autoridades.

“Tuvimos el acceso el martes (pasado) en la mañana y fue cuando nos dijeron que el lunes en la tarde había salido en libertad”, expresó el presidente de Renace

“Eso sí está en el expediente pero no lo revisamos (la nacionalidad). No vimos todo el expediente porque cuando fuimos nos notificaron el delito por el que había sido procesada. 

“Pedimos la información en el área de investigación y no nos la han dado completa (…) Yo sí me quedé con la duda en qué situación de estancia estaba en el país”.

Reporte Índigo publicó el pasado 19 de febrero que luego de llegar a Monterrey procedente de Rusia como una importante maestra de patinaje artístico relacionada con la elite regiomontana, Elena Gouliakova sufrió de lagunas mentales, causa de su desgracia al pasar a indigente y después como prisionera del Penal del Topo Chico, escenario de una riña entre internos que dejó un saldo de 49 personas sin vida.

Sánchez Bocanegra aseguró desconocer si las autoridades trasladaron a Gouliakova a una institución especializada en psiquiatría, o si solo fue puesta en libertad.

“Creo que no se le llevó a una institución específica, sino que realmente nada más se le dejó en libertad”, comentó. De todas maneras al estar en libertad ella por su cuenta se mueve para donde ella quiere”

Y es que al haber sido naturalizada mexicana, Gouliakova perdería sus derechos como extranjera para solicitar asilo político, según los artículos 17 y 19 de la Ley de Nacionalidad, por lo que tampoco podría ser deportada a su país de origen.

“Para ello (la naturalización), formularán renuncia expresa a la nacionalidad que les sea atribuida, a toda sumisión, obediencia y fidelidad a cualquier Estado extranjero, especialmente de aquel que le atribuya la otra nacionalidad, a toda protección extraña a las leyes y autoridades mexicanas, y a todo derecho que los tratados o convenciones internacionales concedan a los extranjeros”, dice la ley.

“Asimismo, protestarán adhesión, obediencia y sumisión a las leyes y autoridades mexicanas y se abstendrán de realizar cualquier conducta que implique sumisión a un Estado extranjero”.

> Elena y su montaña rusa

> Tienden puentes a Elens ‘La rusa’

Reporte Índigo publicó la historia de esta mujer, quien luego de llegar a Monterrey procedente de Rusia como una importante maestra de patinaje artístico relacionada con la elite regiomontana, sufrió lagunas mentales y luego de vagar por las calles fue a dar al penal del Topo Chico.