Autoridades municipales y estatales desalojaron con el uso de la fuerza pública y de forma violenta a los migrantes venezolanos que estaban instalados junto al Río Bravo, en Ciudad Juárez, Chihuahua.

En el lugar había unas 800 personas.

Elementos del grupo antimotines de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal (SSPM) avanzaron a lo largo del campamento empujando a los migrantes, quienes habían formado una fila para tratar de impedir el desalojo pero fueron empujados por los policías co. Uso de los escudos, golpeados y obligados a retroceder o retirarse.

Personas no identificadas aventaron piedras desde la parte alta y varias personas resultaron heridas, entre migrantes y policías. En el lugar había niños, adolescentes y mujeres.

Las últimas carpas fueron incendiadas y fue necesario que personal de Bomberos entrara.

Puedes leer: Venezolanos comienzan a cruzar hacia Estados Unidos; desmantelan campamentos en Ciudad Juárez

Las autoridades dispusieron de varios camiones para trasladar a los migrantes a refugios o albergues. Pero los migrantes no desean irse a esos espacios por miedo a ser retornados a su país de origen, a Venezuela donde pueden ser tratados como traidores a la patria y encarcelados, así lo indicaron los venezolanos.

Con el uso de maquinaria el Gobierno Municipal terminó de quitar las carpas; decenas de migrantes permanecen en el lugar sin saber a dónde ir. Grupos religiosos han llegado al lugar para dar comida a los migrantes.

Policías municipales fueron atendidos por paramédicos al resultaron con lesiones en el craneo, a parecer causadas por pedradas. Al menos una mujer migrante también resultó herida.

Cerca de 37 migrantes han aceptado irse a un albergue, principalmente mujeres con niños.