Los competidores de la “Carrera Brutal Monterrey 2014”, con boleto pagado, se quedaron vestidos, alborotados y hasta acusan un fraude.

El evento se realizaría los días 25 y 26 de octubre, pero se pospuso indefinidamente y nadie les notifica cuándo les será reembolsado su pago. 

Joshua Than Cancino, de 22 años, formó un equipo con tres amigos y todos compraron su pase para participar en la carrera desde el mes de agosto. 

No saben qué pasará, sólo recibieron un correo electrónico avisándoles de la cancelación.

“El día 9 de octubre la empresa lanza un comunicado en el que nos avisa a los participantes que ya habíamos pagado, que la carrera no se iba a llevar a cabo, debido a que les habían cancelado el lugar, que era en la Séptima Zona Militar”, explica Than Cancino.

“Carrera Brutal” es una competencia de obstáculos que se lleva a cabo en un circuito en donde los competidores, individualmente o en equipo, ponen a prueba su destreza y resistencia física.

Este evento es organizado por tercera ocasión en Monterrey y también se realiza en algunas otras ciudades de la República Mexicana.

El nombre de la empresa organizadora no está a la vista en las páginas de Facebook, Twitter o en el portal oficial, sólo se identifica como “Equipo Carrera Brutal”.

Dentro de estas páginas para la promoción del evento son publicados los nombres de los patrocinadores, como Ciel, Powerade, Sol y hasta el Gobierno de Nuevo León.

El evento fue publicitado en redes sociales desde el mes de marzo, explicó Joshua Than, pero el 9 de octubre emitieron el comunicado que acabó con su sueño de competir.

“Agregaron que ellos se comunicarían con nosotros y que iban a posponer la fecha.

“Sin embargo muchos ya tenían planes esos días para acudir a la carrera”.

Desde entonces las quejas y reclamos aparecieron en cascada debajo del anuncio publicado en Facebook.

El común denominador es que todos los competidores se sienten defraudados y piden el reembolso de su pago para la carrera.

Pero además hay quienes se quejan enérgicamente porque residen en otras entidades del país y ya habían pagado su boleto de avión y el hospedaje.

Eduardo Padrón comentó en la Fan Page de Facebook, el 16 de octubre: “No es sólo el rembolso económico de la inscripción, es todo lo que reservaste ese día: vuelo, hotel, etc. etc., aparte lo que te preparaste para esa fecha, lo que publicaste, lo que dijiste, aunque es moral, cala retractarte….. digan algo COBARDES!…”

Rene Cruz escribió: “Y supongo que hay un escrito de la Sedena donde indica que no prestará las instalaciones, que lo suban para verlo, necesito el reembolso”.

Joshua ya intentó contactar a los organizadores, pero sin éxito. Nadie sabe nada, los correos electrónicos enviados, siguen sin respuesta. Ha llamado hasta a los patrocinadores.

“Entra la grabadora, pero de la empresa que les provee el servicio del 01-800, una empresa americana y el único dato que nos pueden dar es que está registrada a nombre de Carrera Brutal.

“También he tratado de contactar a los patrocinadores. Ninguno de ellos sabe qué está pasando, sólo saben que está suspendido, no tienen conocimiento”.

Erick Horta escribió el 27 de octubre en la página de Facebook de Carrera Brutal: “Ey guerreros, me preguntaba ¿si soy al único que no le han respondido ningún mensaje los organizadores?”.

Lissette Lara dijo en ese mismo espacio, el 26 de octubre: “Qué decepción Carrera Brutal! Mandar un ‘correito’ diciendo que ‘siguen trabajando para lograr una solución a esta situación’… que bueno que lo hagan, es lo mínimo, pero entiendan que habemos quienes NO nos interesa que sigan trabajando en esa solución, porque la solución que al menos YO quiero es mi dinero de regreso…”.

El costo para participar en la Carrera era desde 840, hasta mil 100 pesos, según el día en que fuera pagado y cuántos boletos se compraran.

Joshua Than Cancino y su equipo pagaron vía internet con depósito bancario.

Sólo guarda el comprobante de pago, pero no tiene un documento en el que se identifique la razón social de la empresa organizadora.

Aunque asegura que según su búsqueda el nombre de la empresa organizadora es Conceptos CB S.A. de C.V.

Pero además esta empresa recibió, el 13 de septiembre del 2013 del gobierno estatal, una aportación para gastos operativos de 73 mil 592.84 pesos, según la página de transparencia del Estado.

El año pasado la Secretaría de Turismo promovió y supervisó la realización del evento. 

En la dependencia le aseguraron a Joshua que no tienen información, aunque los logotipos del Gobierno de Nuevo León, siguen apareciendo en sus páginas.

También, Than Cancino acudió a la Procuraduría Federal del Consumidor, sin éxito.

“Me piden en la parte de la  razón social, el domicilio fiscal para poder hacer las notificaciones”, pero ni siquiera en su página de internet muestran una razón social, a pesar de que la ley lo exige”.

Than Cancino dice que no tiene muchas esperanzas de recuperar su dinero, pero que seguirá la huella a los organizadores porque está cansado de que nadie proteste por abusos.

“Veo a todos los que nos defraudaron, somos al menos 120 de la página de Facebook y nadie hace nada, espero hagamos una denuncia conjunta para ver qué pasó con nuestro dinero”.